Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
MEDIO AMBIENTE

Energías para vivir (Primera Parte)

Por Luis Alberto Cervera Novo (*) Correo

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 13/05/07.-

El origen

El FUEGO, primera fuente de energía utilizada por el ser humano, le permitió al hombre socializarse al asentarse en comunidades; desarrollando la agricultura, domesticando animales e incorporando la carne a su dieta.

Con estos pasos, alcanzar un salto cualitativo en el desarrollo de su cerebro; entonces aparece la creación de herramientas de trabajo, junto al constante desarrollo cultural y espiritual.

Desde las remotas cavernas a la actualidad, el consumo de energía fue creciendo constantemente como sostén de ese avance imparable del crecimiento humano.

Luego del fuego, el AGUA y el VIENTO se convirtieron en fuentes generadoras de energías renovables, los molinos hídricos y los barcos a vela, crearon los cimientos energéticos de la era industrial. Pero esta nueva etapa requería más y más energía. Se sumó entonces el CARBON y posteriormente el PETROLEO. Días después el GAS y con ello comenzamos a explotar nuevos y poderosos recursos, pero con una característica totalmente distinta a los existentes, no ser renovables. Sin embargo, jamás, se pensó en su agotamiento.

De aquí a la fecha se sucedieron las usinas generadoras de energía eléctrica, a carbón, petróleo o gas, los motores a explosión, las grandes represas hídricas, la energía atómica, eólica y solar. Y todo ello no alcanza a cubrir la voraz demanda energética que sostiene un modelo de consumo, que, tampoco se cuestiona.

El problema

Esta inmensa producción y derroche de energía, generó el llamado "efecto invernadero"debido al aumento de la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera generado por la utilización de combustibles fósiles (petróleo y carbón).

Con su consecuente e inexorable cambio climático que no solo modificará climas y geografías, también pondrá en riesgo la existencia misma de la vida en todas sus manifestaciones.

Este consumo y despilfarro de energía del mundo desarrollado, que solo suma un tercio de la población mundial, afecta a los 6500 millones de habitantes del planeta y a las lógicas aspiraciones de los países mas débiles y mas poblados a querer también desarrollarse y alcanzar los niveles de confort que ofrece el crecimiento económico.

Este es el gran interrogante, cómo resolver esta encrucijada: un mundo confortable para todos.

Pero, para los países desarrollados el conflicto es otro: como proveerse de la energía que le demanda su nivel de vida sin proponerse modificar su matriz de consumo energético.

De esta manera arrastran a todo el planeta hacia el abismo del recalentamiento.

Su única propuesta es buscar reemplazo al petróleo que se acaba. Así nace la "quimera" de los BIOCOMBUSTIBLE.

Transformar cereales en Biodiesel y caña de azúcar en Alcohol, a escala masiva, en las fértiles tierras del subdesarrollo.

En esta propuesta se une el entusiasmo de honestos innovadores y el accionar de ejercitados gerentes de Agronegocios. Nuevamente no pensamos en el agotamiento de la fuente.

La tierra fértil, también puede ser no renovable, si se la somete al monocultivo intensivo y a los pesticidas que destruyen la biodiversidad. Erosión y desertificación ya afecta a millones de hectáreas en el mundo.

El suelo, desde el inicio de la agricultura fue, es y debería ser fuente de alimentos, oxigeno y agua para ésta y futuras generaciones.

Recordemos que el planeta es un sistema, prácticamente cerrado. El único ingreso del exterior es la energía solar, todos nuestros recursos para la vida están dentro del mismo.

El modelo Biocombustible nos propone transformar alimentos en naftas, sin que ello reduzca significativamente el efecto invernadero y generando nuevas complicaciones. Según la revista Environmental Science and Technology, científicos de la Universidad de Stanford (EE.UU.) afirman que: "los resultados de su investigación, muestran que una alta mezcla de etanol plantea un riesgo igual o mayor para la salud pública que la gasolina, ya que causa un daño significativo al incrementar la presencia de Ozono en el ambiente. Estiman un incremento de las muertes anuales por problemas respiratorios.

Como generamos energía hoy

En la actualidad la producción de energía eléctrica mundial se genera, aproximadamente, de la siguiente manera: (1)

  • - 40% proviene de la quema de carbón.
  • - 19% de represas hidroeléctricas.
  • - 15% de usinas a gas natural.
  • - 10% de usinas a petróleo.
  • - 15% de energía nuclear.

Por lo tanto el 65% de la generación eléctrica depende de combustibles fósiles, generadores de CO2 y próximos a agotarse. Si a esto le sumamos el 20% que generan las centrales hidroeléctricas, en momentos que las proyecciones del cambio climático (IPCC- ONU) le auguran dificultades operativas, por reducción del caudal de los ríos, el panorama es más que preocupante.

Dependemos de la energía, provocamos el recalentamiento del planeta para resolver esta necesidad. Pero la energía que generamos no es suficiente y en lugar de buscar una solución a más energía y menos contaminación, solo buscamos más de lo mismo. Parece que no podemos plantearnos un cambio que sea más equitativo. Nos condenamos a desaparecer si no frenamos esta carrera.

Vale buscar soluciones urgentes, pero repetimos, no hipotecando la tierra fértil que nos garantiza alimentos, bosques, oxigeno y biodiversidad.

Hay otros caminos para lograr ENERGIAS PARA VIVIR.

Nota:
(1) Revista "Algo en Común" - Agosto 2006
(*) Licenciado en Gestión Ambiental Urbana (UNLa) e integrante de Conciencia Al Sur (CONSUR), Grupo de Reflexión y Gestión.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones