Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO LUZ Y FUERZA MAR DEL PLATA - ARGENTINA
Los Lucifuercistas Marplatenses somos consecuentes
Por José Rigane y Guillermo Albanese, Secretario General y Secretario de Prensa

Rebanadas de Realidad - Sindicato Luz y Fuerza Mar del Plata, 27/11/08.-

1) Breve Historia

Para muchos nuevos lectores, este Sindicato (de primer grado, con personería jurídica) en el año 1992 fue primero separado y en 1996 expulsado por la Federación Argentina de Trabajadores de Luz y Fuerza (FATLyF) por la simple razón de no aceptar la política del Secretariado Nacional de abrazar el modelo privatista neoliberal impuesto en los 90' en nuestro país, que transformó una organización señera y poderosa en un simple sindicato empresario. En base a esa decisión, los trabajadores de Luz y Fuerza a nivel nacional vimos, primero, cómo desguazaron y privatizaron nuestras empresas eléctricas como A y EE, o la ex SEGBA, perdiendo en ese traspaso más del 50% de los puestos de trabajo; y segundo, cómo nuestros derechos laborales (como el tener un convenio de trabajo único, con una única escala salarial) se perdieron, aceptándose incluso, para ello, todas las modas flexibilizadoras laborales, en donde el único sujeto de ajuste era el trabajador y su familia. En el ámbito provincial, y si bien opusimos una enconada resistencia para preservar nuestro CCT 36/75 por los arbitrios de la Corte de Justicia Nacional dependiente del menemato, luego de más de dos años nos impusieron en el ámbito de ESEBA SA el Acta-Acuerdo que no sólo pauperizo nuestras condiciones de trabajo sino que posibilitó la privatización de la misma, al desarticular una empresa única en unidades de negocios, dividiendo la generación, el transporte y la distribución y otorgar dichos sectores a multinacionales que, sin inversiones, se hicieron cargo del patrimonio forjado durante décadas por los bonaerenses; y siendo, además, beneficiados por las tarifas más altas de Sudamérica, con el agravante de que, luego de una década, el convenio de empresa se sigue manteniendo, beneficiándolos nuevamente con costos salariales muy inferiores a los que deben abonar las Cooperativas Eléctricas. A cambio de este retroceso, los dirigentes de FATLyF pretendieron transformarla en un shopping empresario y así incursionaron en POSEER:

  • Una ART (Luz) la cual, por sus pésimas prestaciones y su falta de viabilidad financiera, tuvo que ser liquidada por orden de la Autoridad Nacional.
  • Una AFJP (Futura) que, a la luz de la actual discusión por la reestatización del sistema previsional, le caben las mismas generales de la ley que a las otras capitalizadoras de pensión; concretamente, haber rifado más del 30% del capital ahorrado por sus aportantes; y que sea el Estado y aquellos que originariamente - como este Sindicato nos opusimos a la privatización de las jubilaciones, los que debamos socializar las pérdidas de los inoperantes negocios.
  • Una o varias Centrales Térmicas en el NOA y NEA de nuestro país, para las cuales el Secretariado dispuso de los fondos de nuestra Caja Compensadora (creada con aportes y contribuciones para lograr que nuestros compañeros pasivos accedieran al anhelado 82% móvil) por más de 30 millones de dólares; los cuales, por la resolución adoptada en reunión de Secretarios Generales y que busca su ratificación en el Congreso que sesionará a partir del 24 de noviembre/08 en Mar del Plata, se perfeccionará su venta, pero con la pequeña salvedad de que su precio nunca será superior a los 20 millones de pesos, y encima, abonados en cómodas cuotas anuales.
  • Una variada o innumerable cantidad de empresitas o micro emprendimientos, formados originariamente con lucifuercistas desplazados por las privatizaciones, y a cambio de magras remuneraciones e incluso muchas veces actuando en fraude a la ley (abuso del monotributo), realizan labores propias de las empresas eléctricas disputando el espacio sindical y siendo utilizados hasta como rompehuelgas cuando los trabajadores formales luchan por mejorar sus condiciones de trabajo, creando, bajo el eufemismo originario de preservar fuentes de trabajo, un futuro incierto con trabajadores que apenas accederán a jubilaciones mínimas e insatisfactorias.

2) La realidad:

Los hechos acontecidos desde 2001 en nuestro país y recientemente en el ámbito internacional, han demostrado dos verdades que son casi absolutas. La primera es que el neoliberalismo económico no genera riqueza para los trabajadores y la segunda, que produce infelicidad del pueblo; significando todo ello que quienes se aliaron o compraron los espejitos de colores, sólo fueron, en el mejor de los casos, "idiotas útiles" a un modelo expoliador, y que pretender volver a las fuentes es imposible, por cuanto, como hemos analizado, ni la realidad es la misma que a principios de los 90', por un lado, ni tampoco han demostrado capacidad para gerenciar los negocios que crearon con el patrimonio de los afiliados o la desesperanza de quienes fueron expulsados por las privatizaciones de las empresas eléctricas, por el otro, lo que hace descreer que puedan nuevamente calzarse el overol de sindicalistas y defender los intereses profesionales de los lucifuercistas, como sí hicieron entrañables dirigentes históricos de nuestro gremio a nivel nacional.

3) Las consecuencias:

  • Hoy, la FATLyF no es la institución poderosa de otrora. Hoy se encuentra desmembrada, descapitalizada y fundamentalmente- sin la creencia fervorosa de sus trabajadores de antaño, que podían diferir de las orientaciones políticas o ideológicas de sus dirigentes, pero se sabía que, a pesar de esas diferencias, el objetivo era único: el bienestar y la felicidad de sus trabajadores.
  • Decimos desmembrada porque es sabido que no sólo nuestro Sindicato es rebelde, sino que importantes regiones de nuestro país, como toda la Patagonia, han comenzado a transitar su camino propio, incluso con la discusión y homologación de su propio convenio de trabajo, sino también Sindicatos chicos del interior, como también Delegaciones de otros sindicatos que no se s i e n t e n r e p r e s e n tados por sus conducciones y que comienzan la búsqueda de su propia organización, algo que seguramente el año próximo tomará mayor auge en base al reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia al restablecer el verdadero valor de la libertad sindical.
  • Decimos descapitalizada porque más allá de los nulos y ruinosos negocios que más arriba describimos, las pérdidas de cotizaciones por menor afiliación o por independencia de sectores (como recién vimos), debemos sumar que, en base a la política de terquedad de la Secretaría General, la FATLyF adeuda a esta organización sumas millonarias, producto de haber incumplido el mandato Congresal (34º Congreso Ordinario "Cros. Di Bernardo, Avarta y Fragueiro") y donde se resolvió que el Secretariado debía remitir las contribuciones patronales para que nuestros afiliados, y trabajadores de nuestro territorio, accedieran a los beneficios impuestos por los artículos 69, 70 y 72 del CCT 36/75, lo que ha motivado una primera sentencia judicial favorable a nuestros intereses y la orden de embargar la totalidad de los importes que las empresas de nuestra jurisdicción y parciales (10%) de otras entidades, como EDEN, EDES, Central Piedra Buena, aportan para los beneficios sociales ya indicados a una cuenta judicial (BAPRO Tribunales Mar del Plata 516752/4), que en la actualidad posee un saldo al 31/10/08 de $ 2.467.915,97, dinero éste que, pese a nuestras ofertas de llegar a una solución amigable, no hubo acuerdo y que nos hacen acordar "al perro del hortelano", ya que ni los trabajadores afiliados a Sindicatos adheridos a FATLyF, ni nuestros trabajadores pueden gozar del derecho que el Convenio les ha otorgado.
  • Para terminar con este tema, porque no es nuestra intención limitar nuestra posición a esta cuestión, debemos advertir que, de mantenerse la situación, la misma se asemeja a la deuda externa de nuestro país antes del default de 2001, ya que, mientras los embargos son trabados por períodos que se van devengando para pagar una deuda atrasada (desde enero 1995), FATLyF adeuda los mismos meses objeto de embargo (enero 2008 en adelante), acrecentando mes a mes la misma; y podría darse la paradoja de que hasta bienes inmuebles sean insuficientes o insatisfactorios, como recientemente lo ha resuelto también la justicia al rechazar la sustitución del embargo propuesta por la Federación, al ofrecer la Colonia de Vacaciones de González Catán.
  • Entendemos que es necesario terminar con la tozudez y dar cumplimiento a la propia palabra, o mejor dicho, a las decisiones orgánicas.

4) A modo de conclusión:

  • Como Sindicato cofundador de la CTA somos consecuentes con nuestros principios, sabemos que la nuestra no es la única verdad, sabemos la existencia de diferencias; sin embargo también sabemos que, aún en esas diferencias y en el marco de la democracia y libertad sindical, si hay honestidad intelectual, todos podemos desarrollar un camino con alianzas tácticas en procurar la mejor representación y defensa de los intereses de los trabajadores. Es más, a pesar de nuestra expulsión, convivimos en distintas empresas con Sindicatos adheridos a FATLyF; y ello no ha sido escollo para que muchas veces encontremos la síntesis y lograr con ello mejoras económicas, de respeto institucional y personal por parte de las patronales.

No estaremos nunca de acuerdo con muchas decisiones adoptadas al calor de las políticas estatales o partidarias; creemos firmemente en la independencia de esos poderes; buscamos, con estas líneas, no ofender, sino que la historia sea bien contada y que no haya ni silencios cómplices, ni tampoco olvidos interesados. Desde un acto de sinceridad y de crítica puede ser creíble la decisión de volver a las fuentes. Hasta tanto ello no ocurra nos permitimos seguir con la sospecha de que "es más de lo mismo".