Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO REGIONAL DE LUZ Y FUERZA DE LA PATAGONIA (SRLYFP), CHUBUT, SANTA CRUZ, TIERRA DEL FUEGO E ISLAS DEL ATLÁNTICO SUR - ARGENTINA / Web
Adherido a la CGT de la República Argentina; las 62 Organizaciones y a la FLATIC.

52 aniversario de la creación del Sindicato de Luz y Fuerza de la Patagonia

1961"21 de Enero"2013

Informaciones del SRLyFP editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - SRLyFP, Comodoro Rivadavia, Chubut, 21/01/13.- El 52 Aniversario de nuestra Organización coincide con el inicio de un nuevo período institucional en el Sindicato Regional de Luz y Fuerza de la Patagonia, en el que los Compañeros y Compañeras nos han honrado con la responsabilidad de seguir conduciendo los destinos de nuestro Sindicato, siempre sobre la base del mandato histórico que nos han conferido y que se sustenta en la Defensa de los Derechos del Trabajador y su Familia.

El año 2013 encuentra a los Trabajadores en general y a los Lucifuercistas en particular, en un momento de definiciones claras y profundas. De manera muy concreta y respetuosa, hemos venido, a través de los últimos años, planteando una discusión seria, responsable, sobre algunos temas que, observados primero como deformaciones indeseables en el marco del proyecto económico, han sido mantenidos, como parte de la planificación del Gobierno Nacional, vulnerando sustantivamente los derechos de los Trabajadores.

Nos referimos concretamente a un conjunto de medidas, cuya modificación ha venido siendo reclamada, fundamentalmente por la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGTRA) desde sus distintas instancias orgánicas, y particularmente expresadas por su Secretario General, el Compañero Hugo Antonio Moyano. En este marco, señalamos puntualmente, la eliminación del Impuesto al Trabajo, instituido bajo la forma de aplicación del Impuesto a las Ganancias al salario de los Trabajadores, la intolerable discriminación aplicada a nuestros hijos, mediante la aplicación de un techo salarial a partir del cual se dejan de percibir las Asignaciones Familiares, y la devolución de aportes realizados por los Trabajadores a sus Obras Sociales, que han sido retenidos por el Gobierno, y nunca entregados para la ejecución de los fines para los cuales fueron devengados por cada Trabajador, es decir, las prestaciones de salud. Pese a esta verdadera confiscación que asciende a más de $19.000.000.000 (Diecinueve mil millones de pesos), nuestras Obras Sociales han mantenido las prestaciones en base a una correcta y austera administración de los fondos que perciben.

Estos reclamos han sido mantenidos en el tiempo, en el marco de un diálogo que hemos propuesto y no ha encontrado respuestas por parte del Gobierno Nacional. En ese contexto el Poder Ejecutivo Nacional ha operado incansablemente para establecer topes a las negociaciones salariales en paritarias. Esta actitud sólo puede ser comprendida en la pretensión de la aplicación de un ajuste no declarado, que se descarga fundamentalmente sobre el bolsillo de los Trabajadores.

Todo ajuste al sector asalariado se lleva adelante mediante inflación (negada en sus cifras reales por el Gobierno) y congelando el poder adquisitivo. Además, el índice de aumento del salario acumulado del Ministerio de Trabajo se encuentra muy lejos de la actualización del Mínimo No Imponible para el Impuesto a las Ganancias, por lo que esto retrasa la capacidad de compra de los asalariados formales, lo que es siempre parámetro para el resto de los Trabajadores que se encuentran fuera de convenio e incluso el que está en la informalidad (Trabajadores en negro).

Citamos para ejemplificar esto que en 2011 se homologaron convenios para 4.235.000 trabajadores y hoy ya son más de 2 millones los que pagan "ganancias" y vieron desvirtuados los resultados obtenidos en las paritarias por el retraso del Mínimo No Imponible. Conspirando asimismo con las mentadas economías regionales.

En nuestro ámbito particular de actividad, señalamos la crisis del Sector Energético en la República Argentina y particularmente en toda la Patagonia, que no recuerda similitudes históricas ni dimensiones económicas. Esta situación, comprende a todas las ramas (generación, transporte y distribución) de energía, provocada por una profunda desinversión, ausencia de políticas y congelamiento tarifario. A través del tiempo no sólo hemos advertido acerca de este proceso degradatorio, sino que hemos participado de manera comprometida en cuánto ámbito ha existido para analizar soluciones, muchas veces proponiendo y generando dichas instancias, lo que nos permite, con autoridad, afirmar que es absolutamente necesario revertir esta inercia decadente que ha llevado al Sistema de Servicios Públicos Esenciales a una situación de extrema fragilidad.

De no asumir los distintos Gobiernos, (léase Nacional; Provinciales y Municipales) con responsabilidad y premura, las decisiones que comiencen a revertir el actual estado de situación, no sólo impactará regresivamente sobre los Trabajadores del sector y sus Familias, sino que también afectara caóticamente a los usuarios de esos Servicios Públicos Esenciales, es decir a la población.

Este cuadro descriptivo de la realidad, motiva no sólo nuestro análisis y reflexión, sino fundamentalmente nuestra decisión de actuar en el marco del supremo valor que caracteriza a las Organizaciones Sindicales, la acción colectiva, primero para la conquista y luego para la defensa de los derechos plasmados en nuestro Convenio Colectivo de Trabajo.

Y para ello, vamos a dar todos y cada uno de los debates necesarios, vamos a enfrentar cada disputa con nuestro mayor grado de unidad y de organización en salvaguarda de los sagrados intereses de nuestros representados, los Trabajadores y sus Familias, estamos como siempre dispuesto al dialogo, pero que nadie se confunda en pretender arriarnos como ganado al matadero, creyendo que con topetazos vamos a traicionar a nuestros Compañeros y Compañeras, entregando conquistas y derechos adquiridos consagrados en nuestros Convenios Colectivos de Trabajos, que nos costaron a lo largo de nuestra historia, sangre, sudor y lágrimas.

Entendemos finalmente, que reafirmar el compromiso de fidelidad a nuestra historia de lucha y organización es la mejor manera de celebrar este nuevo aniversario de Nuestro Sindicato Regional de Luz y Fuerza de la Patagonia.

Juan Domingo Espinosa
Héctor Rubén González
Secretario General Adjunto
Secretario General

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Héctor Rubén González, Secretario General