Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Hipermercado dejó en la calle a 90 operarios

Ante la "desaparición" de la empresa contratada por un supermercado, 90 personas quedaron literalmente en la calle. Hoy no encuentran a los directivos de la empresa y el hipermercado no les da una respuesta satisfactoria. Los operarios eran de la sección de maestranza. Tres representantes del sindicato visitaron LA UNIÓN y la CTA Lomas apoyó el reclamo.
Por Ricardo Carossino, de la redacción del diario La Unión

Rebanadas de Realidad - Lomas de Zamora, prov. de Buenos Aires, 11/06/04.- Noventa operarios de maestranza que realizaban sus tareas en el hipermercado Coto, de Temperley, quedaron en la calle luego de que la empresa contratada por el supermercado, (Limpcor SA) "desapareciera", según explicó a LA UNCIÓN el delegado del sindicato de los trabajadores de maestranza, Héctor Carrizo.

De acuerdo con lo informado por Carrizo, acompañado por dos operarios (Ariel Paz y Víctor Nieves) y por el representante de Sutna-CTA de Lomas, Ramón Alvarez, la empresa Limpcor SA les adeuda "dos meses de sueldo" y "el dueño, Néstor Val, no aparece".

Carrizo explicó a LA UNCIÓN que "todo empezó cuando Limpcor se atrasó en el pago del sueldo de abril". Desde ese momento, y ante los reclamos que los operarios de limpieza, "comenzaron las explicaciones para dilatar el pago que nunca llegó".

"Empezaron a decirnos que esperáramos que la plata iba a estar. Después Limpcor dijo que 'Coto no le había entregado el cheque'. Hablamos con el gerente de Coto, Nelson Cassol y afirmó que 'sí lo habían entregado'", afirmó Carrizo y agregó que, ante el nuevo reclamo, "Limpcor argumentó que le habían robado el cheque y que la persona víctima del asalto estaba bajo un tremendo shock traumático".

Todo esto sucedió a mediados de mayo, según informó Carrizo y resaltó que "el 25 de mayo pusieron un cartel en el supermercado para informar que el 26 a las 15, se iniciarían los pagos de sueldo". Carrizo dijo también que "luego pasaron el horario a las 20 y después para el otro día".

Ante la incertidumbre, los trabajadores convocan a una asamblea y deciden tomar una medida de fuerza para reclamar sus derechos legítimos.

El reclamo con escrache se hizo en las instalaciones de Coto el domingo pasado y si bien no hubo incidentes que lamentar, tanto Carrizo como el representante de la CTA de Lomas, Julio Gutiérrez, coincidieron en señalar que "hubo intimidaciones por parte del supermercado y del Grupo policial GEO".

"Un encargado del sector Electrodomésticos estuvo sacando fotos", aseguró Carrizo e indicó: "Nos dijeron que si no terminábamos la protesta y desalojábamos el lugar, nos obligarían a hacerlo por medio del Grupo GEO".

Los operarios por temor a ser agredidos tomaron la decisión de desalojar las instalaciones tomadas y volver al otro día para continuar reclamando sus haberes.

La sorpresa fue el día siguiente (el lunes pasado) cuando el hipermercado, según subrayó Carrizo, les hizo firmar una comunicación interna en la que "Coto informaba de su desvinculación con Limpcor SA y les comunicaba que tenían el ingreso prohibido en la sucursal Temperley".

A pesar del comunicado, Carrizo dijo a LA UNCIÓN que Coto, no se habría aún desentendido del todo y la empresa de hipermercados "prometió respuestas favorables, como una posible reincorporación a través de otro empleador tercerizado".

Respecto de Limpcor SA, Carrizo agregó que "la empresa estaba ubicada en la calle Libertad 434 en Capital Federal", pero cuando fueron a hacer sus reclamos "ya no estaba".

En el comunicado que les entregó Coto, según Carrizo, "Limpcor daba otras tres direcciones: Club de campo Mapuche en la calle Melipal 15, en la provincia de Buenos Aires, y otras dos en capital (Tandil 2533 y Valdenegro 4456)". De acuerdo a lo indicado por los operarios entrevistados, no fueron a constatar la existencia de la empresa en esas direcciones.

Por su parte, el representante de Sutna-CTA, Ramón Alvarez reafirmó el reclamo al afirmar: "Una empresa de limpieza cesanteó a todo su personal. Quedaron en la calle sin ninguna justificación. Son 90 operarios a quienes les deben, incluso, los sueldos de abril y mayo".

"Nos enteramos este lunes ante el planteo de los operarios. Ellos reclaman sus derechos y sus sueldos", expresó Álvarez en diálogo con LA UNCIÓN y añadió que "además, fueron intimidados por un encargado de Coto en una protesta en la cual se encontraba un cantidad importante del Grupo policial GEO".

Álvarez en nombre de la CTA coincidió con Gutiérrez en solidarizarse con los trabajadores de maestranza y en ese sentido dijo que "la CTA repudia esta actitud, en primer lugar, de la empresa a la que pertenecen los compañeros, Limpcor, y por consiguiente se hace extensivo a Coto que debería dar contención y respuestas a las 90 personas que ahora están a la deriva".

Tanto Carrizo como los trabajadores que lo acompañaban manifestaron sus preocupaciones y sus incertidumbres al señalar que "son muchas las familias que de esta forma quedan sin ingresos". Al respecto afirmaron: "Hay tres mujeres embarazadas y muchos sostenes de familias con niños que no saben que será de sus vidas".

"Necesitamos una respuesta urgente para saber qué va a pasar con nosotros porque hemos perdido el trabajo, la única fuente de ingreso para poder vivir", dijo Paz, en tanto, Nieves agregó: "Esperamos que alguien nos conteste y esperamos, también, que el supermercado nos reincorpore y se nos pague los haberes atrasados. Tenemos que comer".

"Tenemos que comer", la frase queda flotando al final de la entrevista, más que como un reclamo, como una súplica a la solidaridad para que estas 90 personas no agranden una de las cifras más alarmantes de la Argentina: una desocupación de cerca del 40 por ciento. O sea, casi la mitad de los argentinos.

Gentileza del diario La Unión, de Lomas de Zamora. E-mail.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones