Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
MOVIMIENTO SINDICAL, INDIGENA Y CAMPESINO GUATEMALTECO (MSICG)

El Estado de Derecho nuevamente se pone a prueba

Por el Consejo Político del MSICG

Informaciones del MSICG editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - MSICG, Ciudad de Guatemala, 25/12/09.-

Guatemala, 6 de diciembre de 2009.

El Movimiento Sindical, Indígena y Campesino Guatemalteco -MSICG- lamenta que la renuencia del Señor Presidente de la República de Guatemala en dar cumplimiento a lo establecido por los artículos 102 literal f) de la Constitución Política de la República de Guatemala y al artículo 103 del Código de Trabajo lo hayan llevado a ofrecer declaraciones en donde anunciaba que consultaría con la iglesia y otros sectores sobre la fijación de los salarios mínimos para el año 2010, al margen de los mecanismos contemplados en los convenios internacionales ratificados por Guatemala y el Código de Trabajo.

Sin embargo, para el MSICG resulta todavía más lamentable la actitud unilateral asumida por los representantes de los trabajadores en la Comisión Nacional del Salario, al proponer, sin consulta a las organizaciones, un incremento al salario mínimo que no solo no resuelve las condiciones de trabajo precario en que deben sobrevivir las guatemaltecas y guatemaltecos sino que alejan de cualquier posibilidad por generar en el país condiciones de trabajo decente.

Las organizaciones que integramos el MSICG manifestamos a las trabajadoras y trabajadores de Guatemala que la propuesta presentada por los "representantes" de los trabajadores carece de aprobación y de respaldo por parte de nuestras organizaciones y que observamos con consternación la propuesta expuesta por el Señor Adolfo Lacs en la Comisión Nacional del Salario, la cual consideramos denigrante para la clase de trabajadora, para el Estado de derecho y para la lucha por el trabajo decente.

El MSICG recuerda que la función de las Comisiones Paritarias del Salario Mínimo y de la Comisión Nacional del Salario no observa un carácter vinculante y que, al tenor de lo establecido por la ley, es un órgano de consulta que, como tal debió dictaminar la premisa básica del Estado de Derecho; es decir, el cumplimiento de la ley por parte del Presidente de la República de Guatemala y, en consecuencia, fijar un salario mínimo que cubra al menos el costo de la canasta básica vital.

En ese sentido, exige al Presidente de la República cumplir con su deber legal de fijar un salario mínimo de conformidad con la ley y olvidarse de incluir en su fijación aspectos relacionados con la productividad, cuya viabilidad fue ya descartada por la Comisión de Expertos en la Aplicación de Convenios y Recomendaciones de la OIT ante las denuncias presentadas por el MSICG así como pretender incluir en su fijación elementos de precarización de las condiciones de trabajo como el trabajo a tiempo parcial.

El Movimiento Sindical, Indígena y Campesino Guatemalteco (MSICG), integrado por: CCDA, CGTG, CNAIC-P, CNSP, CUSG, FNL y UNSITRAGUA

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Efrén Emigdio Sandoval Sanabria, Coordinación Pro tempore del MSICG.