Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet MOVIMIENTO SINDICAL, INDIGENA Y CAMPESINO GUATEMALTECO (MSICG) / Web

El MSICG condena el allanamiento de sede sindical

Por el Consejo Político

Informaciones del MSICG editadas en Rebanadas:

Información relacionada:

El MSICG condena las amenazas de muerte contra directiva sindical - Por el Consejo Político

Rebanadas de Realidad - MSICG, Ciudad de Guatemala, 25/03/13.- En horas de la tarde del día de hoy, 25 de marzo de 2013, mientras el Comité Ejecutivo Central del Sindicato de trabajadores del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social –STIGSS- sindicato afiliado al MSICG, sesionaba en la Sala de sesiones de su sede sindical, una persona de sexo femenino, sin uniforme, gafete o distintivo de institución alguna, tocó al timbre de la sede sindical, creyendo que se trataba de una afiliada al sindicato, de la secretaría del Sindicato se activó el mecanismo electrónico para abrir la puerta, momento en que dicha persona accedió al inmueble e ingresó directamente a la sala de sesiones del STIGSS identificándose como la Auxiliar Fiscal del Ministerio Público, ROSA MARÍA VIVAR MONTENEGRO, y que para el efecto de las diligencias a practicar se hacía acompañar de dos agentes de las fuerzas más.

AL estar frente a los compañeros la funcionaria Pública del Ministerio Público les indicó de forma prepotente que se encontraba en la sede del Sindicato con la finalidad de inspeccionar el libro de Actas de Asambleas Generales del Sindicato aduciendo la existencia de una denuncia promovida en contra del STIGSS, indicando al Comité Ejecutivo Central que o entregaban el libro voluntariamente o que lo secuestrarían si ellos querían hacerlo de la manera difícil y que dijeran donde se encontraba María Teresa Chiroy Pumay porque a ella también la andaban buscando.

Al requerirle la orden de Juez competente que le autorizara a ingresar a la sede sindical, practicar algún tipo de inspección o requerir el libro de Actas de Asambleas Generales del sindicato e incluso secuestrarlo, la Auxiliar Fiscal insistió en que podían entregarlo voluntariamente o bien por las malas, negándose a presentar o entregar al Sindicato, orden de juez competente, oficio requiriendo el libro o copia de la supuesta denuncia en contra de los directivos sindicales. Paralelo a esto la funcionaria del Ministerio Público redactaba un acta que, al querer ser razonada por los directivos sindicales en el sentido de señalar que la funcionaria pública se encontraba en la sede sindical sin orden de juez y sin autorización del Comité Ejecutivo Central del STIGSS esta les fue arrebata de las manos.

Derivado de ello, los compañeros optaron por pedir auxilio a la Policía Nacional Civil y comunicarse a la sede de su central sindical, MSICG, a efecto de resguardarse de cualquier atropello adicional a la irrupción ilegal de la Auxiliar Fiscal en la Sede Sindical apersonándose tres agentes de la Unidad Antiexplosivos de la Policía Nacional Civil y, posteriormente, varios miembros del Consejo Político del MSICG, quienes pudieron percatarse de que en las afueras de la Sede sindical se encontraba aparcada la Unidad de Recolección de Evidencias del Ministerio Público identificada como MP 63. Posteriormente, ante la denuncia presentada telefónicamente, acudió a la sede sindical un representante de la Procuraduría de Derechos Humanos quien tomó nota de la denuncia de los sindicalistas que posteriormente se condujeron a la sede de la Procuraduría de Derechos Humanos con la finalidad de ratificar y ampliar la denuncia acompañando las videograbaciones y fotografías tomadas en el momento de los hechos.

Llama la atención poderosamente que este allanamiento de la sede sindical con intención de apropiarse del libro de Actas de Asambleas Generales del STIGSS, motivado por una supuesta denuncia en contra del Sindicato de la cual no tiene conocimiento oficial del STIGSS, se suma a la estrategia de las autoridades del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social de penalizar la actividad sindical de aquellos sindicatos que no han admitido sujetarse a la voluntad patronal, tal es el caso del Comité Ejecutivo del STIGSS y los compañeros RODOLFO JUÁREZ RALDA y LEYLA LERISSA CHANQUIN JOCOL, directivos del STPIGSS, que actualmente son objeto de procesos penales impulsados por las autoridades del IGSS por la realización de sus funciones sindicales.

El MSICG condena estas acciones ejecutado en contra de la sede del STIGSS por parte de la Auxiliar Fiscal del Ministerio Público, ROSA MARÍA VIVAR MONTENEGRO y denuncia la posibilidad de que la sede del sindicato sea allanada, a pocos días de la realización de la Asamblea General Extraordinaria en que se elegirá a los miembros del Comité Ejecutivo Central de la Organización, con la finalidad de secuestrar el libro de Actas de Asambleas Generales del sindicato, lo que dejaría acéfala a la organización sindical al imposibilitar la realización de la Asamblea aún y cuando el actual Comité Ejecutivo Central se ha impuesto, en 15 de las 16 filiales del Sindicato a la planilla impulsada por las autoridades del IGSS a efecto de someter a su control al sindicato mayoritario.