Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet MOVIMIENTO SINDICAL, INDIGENA Y CAMPESINO GUATEMALTECO (MSICG) / Web

El MSICG saluda la victoria del pueblo en Grecia

Por el Consejo Político

Informaciones del MSICG editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - MSICG, Ciudad de Guatemala, 25/01/15.- El Movimiento sindical, indígena y campesino guatemalteco -MSICG- saluda y felicita el triunfo del pueblo de Grecia en las elecciones realizadas este 25 de enero de 2015 en las cuales el partido de izquierda, Syriza, ha obtenido una contundente victoria que permite sustituir la política de concentración y miseria, impuesta desde Berlín y Bruselas, por una política de dignidad, inclusión y cohesión construida desde los pueblos que sin lugar a dudas permitirá demostrar que existen alternativas al modelo económico-social, individualista y deshumanizado que se nos ha impuesto hasta ahora.

No obstante, la construcción de alternativas va a enfrentar siempre procesos de desestabilización y aislamiento lo cual hace imperativo el fortalecimiento de las alianzas alternativas y el fortalecimiento de los lazos de solidaridad y resistencia entre los pueblos.

La contundente lección de dignidad que nos ha dado el pueblo de Grecia, sobreponiéndose incluso a las amenazas internacionales tratando de mantener la política vampírica en contra de la clase trabajadora requiere de esta y sus organizaciones a nivel mundial, recuperar su visión y accionar geopolítico, la reivindicación del principio básico de solidaridad de clase y de globalizar la lucha y resistencia de la clase trabajadora de la misma manera en que se ha globalizado y manifestado la solidaridad de clase de las minorías que nos han expropiado cada vez en mayor medida de nuestro derecho a vivir con dignidad.

El empobrecimiento y miseria de la mayorías frente al enriquecimiento de minorías a costa de estas, es una muestra inequívoca que la negación de la lucha de clases es tan solo una herramienta para impedir que percibamos y reaccionemos ante la lucha de clases que se ha mantenido e intensificado contra nosotras y nosotros.

Grecia ha encendido hoy un fuego más intenso y más importante aún que el fuego olímpico, ha encendido una esperanza de transformación y de recuperación de la soberanía y el poder transformador de los pueblos.