Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
MOVIMIENTO SINDICAL, INDIGENA Y CAMPESINO GUATEMALTECO (MSICG) / Web

El MSICG denuncia penalmente a PDH por tráfico de influencias

Informaciones del MSICG editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - MSICG, Ciudad de Guatemala, 19/05/15.- Esta mañana, el Movimiento sindical, indígena y campesino guatemalteco -MSICG-, presentó ante el Ministerio Público denuncia penal en contra del Procurador de los Derechos Humanos JORGE EDUARDO DE LEÓN DUQUE, y en contra de una Procuradora Adjunta aún no identificada por la comisión del delito de Tráfico de Influencias, tipificado en el artículo 449 bis del Código Penal.

La denuncia tiene su origen en la convocatoria realizada por el Procurador de los Derechos Humanos a todo el personal de la institución para que asistieran de manera obligatoria y bajo amenaza de sanción a una alocución que el mismo realizaría el día 6 de mayo de 2015 a partir de las 08:30 horas en el parqueo de la institución.

En el marco de su alocución, el Procurador de los derechos humanos, manifestó que se reunió con el tribunal para tratar el conflicto colectivo de condiciones de trabajo promovido por el SITRAPDH antes de que se realizara la audiencia prevista ante el tribunal de conciliación para el día 29 de abril de 2015. Dicha reunión, fue eminentemente extra procesal, sin presencia de las partes y, al tenor de lo aducido por el Procurador de los derechos humanos en su resolución el Tribunal le dio la razón tal y como él y su Procuradora adjunta lo habían tratado con el tribunal extraprocesalmente.

Es preciso señalar que ni el Procurador de los Derechos Humanos ni alguna de sus Procuradoras adjuntas estuvieron presentes durante la audiencia ante el tribunal de conciliación, lo cual confirma el carácter extraprocesal de la reunión aludida por el funcionario público ante sus trabajadores y trabajadoras. Debe citarse que tampoco el tribunal informó a la parte sindical de dicha reunión.

En ese sentido, el actuar reconocido públicamente por el Procurador de los derechos humanos ante sus trabajadores, es susceptible de encuadrarse en las conductas calificadas como tráfico de influencias por lo que hoy se presenta la denuncia respectiva ante el Ministerio Público a la espera de que la garantía de antejuicio de que goza no se erija, como en otros casos, en una garantía de impunidad.

El MSICG lamenta que el Magistrado de Conciencia de la Nación haya incurrido y reconocido ante sus trabajadores actos que debilitan la ya menguada credibilidad del sistema de justicia guatemalteco y que ponen de relieve como estas prácticas operan, incluso al más alto nivel y teniendo como protagonista de las mismas al propio Procurador de los derechos humanos pretendiendo arreglar la resolución de un tribunal y afectando a los y las trabajadores en sus derechos humanos más elementales.