Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - PANAMÁ

Ganó Martinelli, pero también Jovane

Por Olmedo Beluche (*)

Artículos de Olmedo Beluche editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Ciudad de Panamá, 04/05/09.- El resultado de los comicios del 3 de mayo es contundente, ganó el empresario Ricardo Martinelli con el 60% de los votos. Ganó porque, como decía su slogan de campaña, el pueblo panameño quiere un “verdadero cambio”. Por una vía tal vez insospechada, este triunfo confirmó lo que decíamos algunos sectores del campo popular: desde la gran huelga en defensa de la Caja de Seguro Social, en 2005, el pueblo panameño rompió con los dos partidos centrales del régimen nacido de la invasión de 1989: el PRD y el Panameñismo.

El fiasco que representó el gobierno de Mireya Moscoso, con todos sus escándalos de corrupción, y la rápida decepción producida por Martín Torrijos en sus primeras medidas económicas, hizo que las ilusiones y esperanzas que enormes sectores del pueblo panameño tenían en ambos partidos, y el régimen “partidocrático”, se esfumaran. Hasta aquí Panamá seguía las mismas tendencias que vemos en otros países del continente. Muchos decían: “necesitamos un Chávez”.

Pero la dirigencia sindical, el movimiento social y la izquierda política no presentaron la propuesta que el momento exigía. Las diferencias sectarias, el divisionismo, el escepticismo, el abstencionismo político, la contraposición falsa entre lucha callejera y lucha parlamentaria, impidieron que cuajara la propuesta política que la necesidad histórica reclamaba. Tan sólo una fracción de los sectores populares y progresistas comprendimos los hechos e iniciamos la formación del Partido Alternativa Popular, a mediados de 2007, en medio de muchos de debates y limitaciones.

Pero hubo alguien que sí vio la ocasión y la aprovechó: Ricardo Martinelli. Este empresario conservador, con una hábil campaña publicitaria se fue apropiando del discurso que no levantó la inexistente propuesta de las izquierdas panameñas: calificó de “huesos viejos” a los “políticos de siempre”, que “entran pobres y salen millonarios”, y que han tenido “40 años sin resolver los problemas del pueblo panameño”. Así se fue consolidando el “populista de derecha” que acaba de ganar las elecciones, claro, ayudado por una falsa “izquierda” (calificativo inmerecido de la candidata del PRD) de “corazón” que reniega de su pasado y no podía proponer nada porque era “más de lo mismo”.

Pero hay una esperanza a futuro: el Prof. Juan Jované. Jované, encabezando una alianza de sectores populares, recién en octubre de 2008, inició la lucha por una candidatura presidencial independiente, contra los partidos tradicionales y su régimen antidemocrático. En pocos meses la campaña “Jované Presidente” demostró que desde la izquierda, el movimiento social y popular puede tener una propuesta de gobierno seria.

Aunque inconstitucionalmente el Tribunal Electoral impidió inscribir su candidatura, a pocos días de las elecciones, Jované y su equipo nos anotamos una victoria moral y política cuando la Corte Suprema nos dio la razón, rompiendo el monopolio de los partidos tradicionales en la postulación presidencial. Una victoria democrática.

Esta victoria democrática, el respeto adquirido, las manifestaciones populares de simpatía recogidas a lo largo del país hacia el proyecto político encabezado por Jované, es ya una realidad incontrovertible que no puede ser ignorada. Corresponde a los dirigentes populares administrar, consolidar y construir este proyecto para que, cuando el péndulo vuelva hacia el otro lado, a más tardar en 2014, digamos presentes.

(*) Sociólogo, profesor de la Universidad de Panamá y Secretario General del Partido Alternativa Popular (PAP).