Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ESPAÑA

Prensa & Política S.R.L.

Por José María Otero (*)

Rebanadas de Realidad - Madrid, 18/02/07.- En el mundo actual, con las corporaciones mediáticas que controlan la información y la desinformación permanente a gusto y piaccere, se le vende a los ciudadanos lo que interesa a los grandes beneficiarios que financian dichas fuentes para alimentar sus propios intereses. La mejor prueba ha sido el comportamiento inusual de la muchas veces independiente prensa norteamericana que se tapó los ojos y los oídos para ignorar la desvergonzada agresión imperialista del gobierno Bush sobre Irak para quedarse con su petróleo, el cauce de los oleoductos por Afganistán y zonas circunvecinas (ya le va tocando el turno a Irán) y los negocios de las grandes firmas que apañan y manejan al presidente norteamericano. Ya sabemos que los innumerables crímenes de guerra de los gobiernos de U.S.A., pasan desapercibidos para la gran prensa o se tocan de refilón para olvidarlos con gran celeridad. Ahí están las pruebas de la implicación yanqui en las guerras sucias de Latinoamérica que tan bien planificó el premio Nobel Kissinger, apuntalando a los regímenes dictatoriales y sanguinarios del continente. O Vietnam. Y Afganistán. Irak… Y las humillantes y degradantes aberraciones de Guantánamo, Abu Graigh, los vuelos secretos de la CIA cargados de prisioneros despojados de sus derechos civiles y trasladados a cárceles secretas de distintos países para torturarlos. Y ahí sigue Condoleezza Rice, que debería ser juzgada en la Haya junto a Rumsfeld, Bush, Cheney, viajando a Medio Oriente para ¡arreglar la situación bélica de la zona…!

El ejemplo del papel de la prensa explica porque un personaje caricaturesco y maniqueo como Silvio Berlusconi puede llegar a presidente de Italia, nada menos, porque ha llegado a controlar una parte importante de los medios de comunicación y lograr vender su imagen a través de los mismos. O el ruso Putin que tiene a la prensa de su país férreamente vigilada. Es muy claro que los popes de la comunicación mundial están haciendo todo lo posible para imponer los dictados de las grandes multinacionales en aras de una globalización que se ha demostrado criminalmente nefasta para una enorme porción de la población mundial que se hunde en la miseria más cruel. Cuando se señala al "eje del mal" por Bush y sus adláteres mediáticos y se mencionan los peligros de "las armas de destrucción masiva" que poseen algunos países, están pretendiendo con su propaganda de desinformación que ignoremos que las únicas armas de destrucción masiva la tienen Estados Unidos y algunos aliados suyos. Y que, lo que resulta más grave, las utilizan contra pueblos desarmados, civiles de toda condición, mujeres, ancianos y niños.

En España la situación en ese sentido orilla el sainete grotesco. En este momento, los medidores internacionales la señalan como la octava potencia económica mundial. Estamos hablando de un país que la dictadura franquista, a mediados de los setenta, la dejó a años luz de los países avanzados de Europa. Económica, edilicia y culturalmente. El milagro se ha conseguido en 30 años. Además los números sólo arrojan cifras mágicas para un presente global poco halagüeño: La tasa de paro ha caído vertiginosamente. La Bolsa bate todos los récords de su historia. La construcción es imparable, aunque a precios sobrevalorados e inalcanzables para la mayoría, sobre todo para los jóvenes. Las conquistas sociales no se detienen y muchas minorías: inmigrantes, homosexuales han conseguido derechos que les eran negados. Se ha blanqueado la situación de una gran masa de trabajadores ilegales extranjeros. Las cifras de ingresos de la Seguridad Social se han incrementado notablemente. La Banca española logra cifras de beneficios impresionantes y compran incluso bancos de otros países como Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Portugal o Italia. Hay más Universidades, Hospitales, trenes de alta velocidad, autopistas, aeropuertos supermodernos, Restaurantes de lujo, Shoppings y supermercados enormes, cadenas de multicines, un parque automotor colmado de vehículos de gama alta y así podríamos seguir un largo rato. Bastaría por último echar un vistazo a la calidad de la basura amontonada en los contenedores para tener una idea del momento que vive España. Que este año ha crecido un 3,7%, mientras que la Unión Europea lo ha hecho un 2,7%.

Esta es la cruda realidad, pero si a un recién llegado se le ocurre leer las portadas de los diarios El Mundo, ABC o La Razón creerá que ha arribado a una nación en descomposición a la cual acechan peligros de todo tipo. Especialmente si lee El Mundo. O si escucha a la Radio del Obispado, la COPE donde los tertulianos, comandados por Federico Jiménez Losantos incitan permanentemente al odio, a derribar al gobierno por todos los medios posibles y logran crear un estado de confusión, porque además azuzan permanentemente al primer partido de la oposición, el Partido Popular, para que desate una guerra sin cuartel, haya o no haya elementos de juicio en que apoyarse. Y así el partido de la derecha, dominado por prejuicios y atavismos, manejado desde las sombras por el desenmascarado José María Aznar, ha tejido junto a propagandistas y mercaderes de opinión astutos, una tupida red de estereotipos, cargada de tópicos y fragmentos de la realidad que dibujan a la medida de sus intenciones.

Y aunque las realidades chocan contra sus premisas, ellos continúan tratando de domeñar a una masa borreguil a base de manipulaciones constantes. Como la de intentar colar a ETA en el mayor atentado producido en Europa después de la II Guerra Mundial: el atentado de Atocha que hoy sienta a los acusados islamistas en el banquillo. El que fuera Ministro del Interior Angel Acebes, durante aquellos hechos,-que fueron consecuencia de la participación de España en la guerra de Irak contra la opinión de la enorme mayoría de los españoles-, sigue hablando con todo desparpajo y acusando al gobierno de todos los despropósitos habidos y por haber. Ahora se ha sabido que además de los vuelos de la CIA que repostaban en España con prisioneros en su interior, durante la estadía de Rajoy y Acebes en el Ministerio del Interior, también el gobierno de Aznar envió policías a interrogar prisioneros en Guantánamo sin autorización judicial, en una actuación escandalosa e inhumana. Y no sólo no piden disculpas, sino que exigen que el gobierno actual explique eso. Constituyendo ello unos hechos gravísimos, en la prensa afín a los populares no se le asigna la menor importancia. El PP siempre utilizó al terrorismo y las víctimas para sus fines políticos, y a la señora Pilar Manjón que preside una de las Asociaciones de Víctimas del Terrorismo (perdió a su hijo en el atentado de Atocha), que enmudeció a la Comisión de Investigación del 11-M con un discurso emocionante, la han insultado permanentemente, la han amenazado y la han obligado a llevar escolta policial porque no se alinea con el partido de la derecha en sus tesis. Que consisten en mentir hasta el final. Porque perdieron las elecciones por mentirle a los ciudadanos asegurando que había sido ETA la autora de la masacre y así lavar sus manos por la invasión de Irak.

La manipulación de estos sectores inescrupulosos, políticos advenedizos y "formadores de opinión" que engrosan sus arcas vertiginosamente a costa de manejar a un rebaño fácilmente domesticable, desinformándolo, le hace creer al recién llegado que España es un polvorín a punto de estallar. Quizás haya que recordarle a esta gente que perdió el poder por mentir y no aprende de sus errores, aquel proverbio judío: "Con una mentira suele irse muy lejos, pero sin esperanzas de volver".

(*) Periodista español.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones