Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN

Elecciones en España: ganaron todos

Por José María Otero (*)

Rebanadas de Realidad - Madrid, 30/05/07.- Aunque tenga un punto de cretinismo político, lo cierto es que cada vez que se celebran comicios en España, al desvelarse los resultados casi todos festejan. Algunos de la boca para afuera. Otros, con motivo. A veces da risa escuchar la autocomplacencia de ciertos políticos que le encuentran el ángulo positivo al dictamen de los votantes, y es como un mal partido de fútbol o una película discreta, que siempre tendrá algún pasaje que se salve de la quema. Quizás la definición del presidente Zapatero sea la síntesis perfecta del análisis de la jornada electoral: "Yo estoy contento, el PP también, lo que quiere decir que ha sido una jornada perfecta". Y es que hubo alegrías y decepciones para todos. Y también algunos resultados que obligan a una alquimia de pactos que no se resolverán fácilmente dadas las características de los partidos que deben dirimir sus acuerdos y diferencias programáticas para poder formar gobiernos de coalición que no traicionen a sus votantes. En algún caso concreto como Navarra, la cosa no será fácil.

LOS FEUDOS DEL PP. El partido conservador español que lidera Mariano Rajoy con la sombra acechante de José María Aznar detrás, ha consolidado su predominio en Madrid, Valencia, Castilla-León, Murcia, Ceuta y Melilla terrenos que le son propicios aún cuando varios de los candidatos que presentaron para ser reelegidos en Murcia y Valencia estén imputados en delitos varios ante la Justicia. La victoria impresionante de Madrid representa mucho en la moral del primer partido de la oposición por tratarse de la capital del Reino y por el impacto psicológico de los números avasallantes que le permiten repetir mandato a Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón en la Comunidad y Ayuntamiento. Valencia y Murcia se confirman como bastiones de la derecha y aún cuando haya todo tipo de explicaciones a la estrepitosa caída de los representantes del PSOE en Madrid, incluso en zonas conocidas como el "cinturón rojo" en el sur de la capital, mi opinión es que los tiempos han cambiado y el proletariado que permitió poner la palabra "obrero" en las siglas socialistas, ya no reviste en general tal carácter.

España ha crecido en todos los conceptos, ha subido la renta per cápita, y hoy por hoy los trabajos más sufridos como el de la construcción, la hostelería, las obras públicas, la recogida de frutos y verduras, la limpieza, la asistenta de hogar, recaen en su gran mayoría en inmigrantes con carencias de todo tipo. Los que llegan con mejor preparación y recursos económicos se instalan como empresarios y una creciente burguesía va reemplazando a aquellos andaluces, extremeños, manchegos que llegaban a Madrid, Cataluña o País vasco para trabajar como albañiles, pintores, recolectores de basura, para servir en casas, o en fábricas de la España en desarrollo. Estos trabajos pasaron a mano de los africanos, ecuatorianos, marroquíes, peruanos, argelinos, bolivianos, polacos, colombianos, rumanos, búlgaros, filipinos, que no votan. Y Madrid, como Valencia se ha hecho burguesa y los resultados pintan a las claras el espectro social de sus votantes. Lo cual no significa que todo el mundo viva en el paraíso, pero un vistazo a las grandes torres, los shoppings, los multicines, los autos de lujo, los restaurantes y los aviones colmados de pasajeros pintan una España distinta, evolucionada, rica.

LAS ALEGRÍAS DEL PSOE. Si bien el PP, gracias al filón de Madrid especialmente, ha superado en unos 150.000 votos a los socialistas en el cómputo general, también el partido gobernante ha obtenido numerosas satisfacciones. Además de revalidar su tirón en regiones como Castilla-La mancha, Asturias, Extremadura o Aragón, ha subido en otras Comunidades y ha ganado numerosos ayuntamientos. Especialmente impresionante es haber ganado las cuatro provincias de Cataluña (Barcelona, Tarragona, Lleida y Girona) y las cuatro de Galicia (Vigo, La Coruña, Lugo y Orense) (en acuerdo con Coalición Galega). Se ha llevado las Alcaldías de Las Palmas, Logroño (Con el PR), San Sebastián, Sevilla, Vitoria, Toledo o Jaén (con ILV-CA), varios reductos de estos arrebatados al PP. En Canarias han dado un vuelco espectacular y si logran pactar con Coalición Canaria se quedarán con la Comunidad desplazando al PP-CC que mandaban en coalición. Y han conseguido anular la mayoría absoluta al PP en Baleares y Navarra. Acá se están sustanciando algunos pactos que encierran luces y sombras y una gran cantidad de interpretaciones para todos los gustos. La dispersión del voto en Baleares, aunque el PP tiene mayoría simple luego de haber perdido la absoluta, hace depender de 4 partidos minoritarios la suerte de la legislatura. Si el PSOE logra pactar con estos cuatro grupos puede alzarse también con esta próspera Comunidad.

Como vemos, los dos grandes partidos tienen motivos para festejar. Dentro de unos meses habrá elecciones generales y las espadas están en lo alto. Rajoy no remonta en las encuestas y Gallardón ha dado un toque de corneta reclamando un lugar en la fórmula, como segundo. Es una señal de los navajazos que se avecinan en el PP. El candidato de la derecha, muy influenciado por la FAES (Fundación ultraconservadora que dirige Aznar), utilizó la campaña a estas elecciones con el tema del terrorismo que no tiene nada que ver con las municipales. Lleva 3 años intentando desgastar al gobierno con ETA y acuñando sentencias apocalípticas sobre el presente y futuro de España (Zapatero está entregado a ETA. El gobierno ha cedido al chantaje etarra. Zapatero entregará Navarra a ETA como moneda de cambio). Curiosamente lo mismo dijeron los líderes del PP cuando El PS catalán pactó con ERC e IU para manejar la Generalitat y elaboraron el nuevo Estatut. Los resultados de estas elecciones demuestran que la campaña no sólo no hizo mella en los electores sino que el PSC ha ganado votos y el PP se ha hundido. Lo repitieron cuando el PS gallego pactó con Coalición Galega, intentando asustar a los votantes con el tema del indepentismo. Hoy el PP que gobernó Galicia durante tantos años ha sido borrado del mapa.

Una de las banderas de esta campaña electoral fue la amenaza de que Zapatero entregaría Navarra a los vascos si ganaba las elecciones en esa Comunidad. Incluso Rajoy encabezó una manifestación "para proteger a Navarra dentro de España" y batieron el parche con ese argumento durante toda la campaña. Aznar fue más lejos: "El que no vote al PP está votando a ETA". Resulta increíble que alguien pueda tragarse un bulo semejante. Para anexionar Navarra al País Vasco tendrían que hacer un referéndum y la mayoría de los navarros se consideran españoles y tienen un Régimen Foral único y envidiable. Además la Constitución no permite semejante maniobra. Pero el argumento permanente del PP es pintar desastres a tutiplén. Asustar. Y ahora se encuentran con que han perdido la mayoría absoluta que disfrutaban en Navarra y si el PSOE pacta con Nafarroa-Bai (un grupo de varios partidos nacionalistas provenientes de otras formaciones), las siglas que representan al PP quedarán afuera del poder. Y vuelven a verter anuncios de enormes desgracias si el PSOE se une con estos nacionalistas, como si no fueran un partido democrático y legal. Entonces Rajoy se ha sacado un as de la manga y propone al PSOE hacer un pacto conjunto para gobernar allí. Después de todas las acusaciones gravísimas y sospechas que lanzó durante la campaña sobre ellos. Como si imitara a Groucho Marx: "Estos son mis principios. Si no les gustan tengo otros".

(*) Periodista español.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones