Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
ESPAÑA Y ARGENTINA

Lecciones que no aportan nada

Por José María Otero (*)

Rebanadas de Realidad - Madrid, 25/07/07.- La presencia de la candidata a la presidencia de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en España dio lugar a numerosas manifestaciones de gente del empresariado, el periodismo y los políticos españoles en Madrid. En general impresionó muy favorablemente por su espléndida oratoria y el dominio de la escena, cosas en la que lamentablemente muchos importantes dirigentes argentinos que pasaron en los últimos años por Madrid habían dejado bastante que desear, salvo casos muy puntuales. Al margen de las consideraciones que puedan merecer a uno y otros las declaraciones de la candidata a Presidenta, me interesa puntualizar la reacción del secretario de Comunicación del Partido Popular español, Gabriel Elorriaga en unas declaraciones al diario La Nación, que pueden confundir a numerosos lectores argentinos. En ellas Elorriaga se manifiesta consternado por "la falta absoluta de procedimiento" con que se decidió la postulación de la esposa de Kirchner y la concepción personalista de la política, que a su juicio, ello encierra. En este punto podríamos coincidir, siempre y cuando no fuera un miembro destacado del partido Popular el que sostuviera tal teoría, dado que en su Partido, el ex presidente José María Aznar decidió que su sucesor y candidato a la Presidencia de España sería Mariano Rajoy, cuando en el seno del partido se incubaban y defendían otras candidaturas que Aznar rechazó, imponiendo a dedo el nombre de este registrador de la propiedad que no ha conseguido recibir respaldo alguno en las diversas encuestas celebradas durante los tres últimos años.

Cuando la periodista le pregunta por su impresión sobre el gobierno de Néstor Kirchner, el entrevistado no se corta un pelo y ataca de lleno: "Hay enormes problemas allí. Para empezar, el preocupante sesgo populista del presidente. Hay un gobierno con problemas de corrupción en el sentido más amplio de la palabra". Y sin entrar de lleno en la materia y aceptando sus afirmaciones, volvemos al tema inicial. El Partido Popular está salpicado por toda clase de corrupción en sus filas. Ex importantes cargos del gobierno de Aznar, Presidentes de Comunidad, ex Ministros, actuales concejales y empresarios vinculados al partido de la derecha están procesados y con cargos por importantes malversaciones, peculados, comisiones por recalificaciones de proyectos inmobiliarios y un largo rosario de delitos urbanísticos. Es cierto que todos los partidos importantes cargan con ese problema en España pero mientras algunos toman el toro por los cuernos y expulsan de sus filas a los corruptos, en el PP no se altera nadie y el paisaje sigue inmutable con los procesados en sus filas.

Después dice que la candidata carece de un programa concreto y lógicamente no explicita los pormenores de su afirmación porque con esa vaguedad despacha también aquellas políticas que no condicen con las suyas o las defiende un partido que compite con el propio. Y vuelve a insistir en "una fuerte señal de concepción personalista de la política", refiriéndose a los Kirchner, olvidando que Aznar decidió por motu proprio la invasión de Irak con Bush y Blair, contra la opinión del 96% de la población española y a continuación puso a Rajoy como candidato presidencial. O sea, que en estos casos su partido no tiene una concepción personalista de la política aunque los hechos demuestren lo contrario. Lógicamente intentar llevar el ascua a su sardina y aprovecha para intentar dinamitar la gestión de Zapatero, acusándolo de cultivar relaciones de corte personal con líderes "poco atractivos" como Castro o Chávez, "marginados de las relaciones internacionales". Y dicen que tienen puntos en común Kirchner y Zapatero, "que viajan poco por el mundo y no tienen contactos internacionales". En el caso de Zapatero es una falacia en todo sentido y no hay más que repasar las hemerotecas para comprobarlo. Claro que cuando viaja lo acusan por ello y huir de los problemas cotidianos y no estar en el sitio debido. Pero bueno, sabemos cómo las gastan políticos del tipo de Elorriaga, aunque deberíamos tener en cuenta que la Argentina era un volcán en erupción hace cuatro años y el Presidente de turno tiene que estar al frente de un barco en peligro permanente de zozobrar, más que de realizar viajes internacionales -que sí hizo- del tipo de los de Menem que sólo servían para malvender el país y salir en las revistas del corazón jugando al golf o al tenis, bailando y haciendo compras con Zalemita. Y casualmente Menem es el gran aliado del Partido Popular a cuya campaña presidencial de Aznar contribuyó generosamente con fondos oscuros, y malvendiéndole a empresas hispanas los bienes de la Nación.

En su alegato propagandístico le da su apoyo a Macri como alternativa de gobierno y en este caso pareciera estar suficientemente documentado sobre un presunto desconocido programa de gobierno del electo Intendente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, demostrando con ello la pobre fundamentación de su juicio crítico sobre los planes de Cristina Fernández en caso de resultar consagrada por las urnas. En este y otros temas sobre los que se explaya muestra claramente la hilacha, sin ruborizarse. Como cuando dice que Zapatero perdió los contactos internacionales que España construyó con países como Alemania o Francia, que curiosamente se opusieron de plano a la guerra de Irak. O cuando dice que con Felipe González se entendían mucho mejor y le hicieron una campaña en contra llena de golpes bajos y descalificaciones con el latiguillo de Aznar en el Parlamento: "¡Váyase señor González!". O cuando insiste en que ETA con Zapatero está más fuerte que nunca. Y este gobierno actual ha encarcelado a 382 etarras en tres años y medio. Todo un récord, a casi uno por día. Y ha sido la etapa más tranquila de la democracia con un solo atentado y 2 lamentables muertos.

El título de La Nación explota muy bien, a piaccere, las declaraciones de este político de segunda fila: "En la Argentina, la democracia no se ejerce limpiamente". Encaja en la línea del periódico pero no en las coordenadas que exigen los métodos transparentes de la democracia, de los cuales su partido es un permanente trasgresor. Bastaría con ver la cantidad de denuncias en las últimas elecciones sobre votos digitados con enfermos o empleados y obreros, censos inflados, votos por correo comprados, formularios encargadas en imprenta para ejercer el voto y otros detalles significativos al respecto. Argentina necesita evidentemente consejos sabios de pensadores, analistas internacionales de prestigio, políticos de relieve y economistas que no estén contaminados por las grandes fuentes de las finanzas y los bussines internacionales. Pero el panorama de los políticos "famosos" no alienta los optimismos en ese sentido, y ya no se trata solamente de los Bush o Putin. Jacques Chirac enfrenta serios problemas con la Justicia gala por sus trapisondas. Berlusconi, íntimo de Aznar y el PP español, de momento va zafando del acoso de los Tribunales gracias a estar aforado y protegido por su cargo, pero su brazo derecho ya está entre rejas. Curiosamente Elorriaga apela al "populismo" de Kirchner, Chávez y compañía para desacreditarlos. Desaparecido el comunismo ya se ha patentado este nuevo vocablo que desacredita a quien se lo endosan. Difícilmente se encuentre alguien más populista que Berlusconi, pero en este caso los populares miran para otro lado.

Como las declaraciones de Elorriaga atienden a difuminar la visita exitosa de Cristina Fernández, para alertar a los despistados, simplemente conviene aconsejar a los argentinos que se interesen en las críticas constructivas para el presente y el futuro del país, pero deberían desechar rápidamente estas consideraciones interesadas y dirigidas a confundir a la opinión pública del país sudamericano. Que intenten primero los Elorriagas arreglar los problemas de su partido que se amontonan día a día y van provocando deserciones como las de Matas, Calomarde o Piqué ante la deriva ultraderechista aznarista .

(*) Periodista español.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones