Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - MEXICO / Web del autor:
López Obrador destruye en “Proceso”, argumentos de los privatizadores del petróleo
Por Pedro Echeverría V.

Artículos de Pedro Echeverría editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Distrito Federal, 11/08/13.

1. El dos veces candidato presidencial, nacido en Tabasco, hijo de trabajador petrolero y batallador en defensa del petróleo, Andrés Manuel López Obrador es entrevistado por Jenaro Villamil en la revista Proceso. Denuncia y demuestra que posee todos los argumentos para enseñar claramente el magno fraude que el gobierno de Peña Nieto, los empresarios, los medios de información, el PRI, el PAN, incluso el PRD, pretenden hacer contra el pueblo de México privatizando el petróleo. Sus argumentos son diáfanos, deben leerse, pero no parece seguro de contar con la fuerza necesaria para evitar que las clases dominantes impongan la privatización y la reforma del artículo 27 constitucional. Para mí es lo más alarmante: el que siempre hemos poseído la razón como pueblo pero nunca hemos tenido la fuerza para ganar o, por lo menos, para defendernos.

2. ¿Cuándo y en dónde las demandas de los trabajadores han estado mal? ¿Cuándo y en dónde la clase dominante ha dejado de defender sus intereses particulares de clase? La burguesía para triunfar ha usado dos tácticas: o compra a los líderes o reprime con violencia. Reprimir abiertamente nunca le ha convenido porque se hace más grande su desprestigio; ha preferido acudir a la táctica de compra de líderes o mediatización de movimientos y parece que en los últimos años no ha fallado. Dentro de ese contexto el PRI volvió a darle vida al famoso Pacto por México o contra México en el que ha agrupado a partidos, sindicatos, asociaciones cuyos dirigentes indiscutiblemente salen ganando. Y el gobierno lo sabe bien: sin su apoyo económico y político –sobre todos después de las pasadas elecciones- esos partidos y dirigentes hoy no serían nada.

3. Para AMLO el nivel de la rentabilidad en la extracción del crudo en México “es el más alto del mundo” y lo demuestra con mucha simpleza: cuesta 10 dólares producir cada barril y se vende a 100 dólares. Y aclara: “sin no fuera por los gastos y demás, podría costar cuatro dólares…ahí tienen 60 % de sobreprecio de corrupción”. Con ese argumento, si se venden millones y millones de barriles diarios cada año, ¿te imaginas las enorme ganancias que se producen? Y subraya AMLO algunas frases del gran monopolista yanqui: “El petróleo es el más grande negocio del mundo, bien administrado… y hasta mal administrado” como es el caso de México. ¿De qué le serviría a López Obrador tener la razón –como la hemos tenido mil un veces- si la sola alianza asegurada de los legisladores del PRI y del PAN es suficiente para aprobar la privatización?

4. Obvio, si a partir del ocho de septiembre 50 mil gentes convencidas por el lópezobradorismo y la izquierda –sobre todo la CNTE- deciden ocupar la cámara de diputados y senadoras, algunas carreteras, embajadas y bancos, por 10 días, otra cosa sería. Pero si se decide que “en nombre de la paz y para evitar provocaciones de la ultra”, mandan a la gente a sus casitas a ver televisión, entonces sería un engaño sobre otro engaño, una traición sobre otra traición. Deberíamos ponernos a dormir los izquierdistas para no despertar a sufrir más vergüenzas. O se diría: una derrota más sumada a las cien mil que hemos sufrido, no es para tanto. Entre un año se habrá olvidado y seguiremos así para siempre. ¿O se olvida que la administración del Pacto por México o contra México, maneja enormes cantidades de dinero y cargos políticos para repartir?

5. Pero también en la entrevista se alerta que otro sector que se ofrecerá a la inversión extranjera es el eléctrico cuya apertura comenzó en el gobierno de Carlos Salinas; y se denuncia que los funcionarios que intervinieron en la discusión son ahora ejecutivos de las transnacionales más poderosas: Luis Téllez, José Córdoba Montoya, Georgina Kessel. ¿Qué mejor momento para la clase empresarial y los inversionistas extranjeros que estos meses que el PAN y el PRI han estrechado sus votos para privatizar lo que les venga en gana? Hoy domingo se publicó que el PRD no abandonará el “Pacto” con el PRI y el PAN y que tampoco está dispuesto a recibir recomendaciones de nadie, así sean de López Obrador. Incluso podría participar el PRD en algunas protestas pero sin olvidar sus compromisos con los privatizadores. Podrán ayudar a reprimir los radicalismos.

6. En entrevista a Manuel Bartlett –que no es izquierdista, pero ha hecho más importantes denuncias que cualquier personaje del PRD- la periodista Jesusa Cervantes de Proceso, señala que todo este proceso es engaño y manipulación. Denuncia que desde que se acordó la firma del TLC durante el gobierno de Carlos Salinas se demostró que estos señores conforman una gran familia que goza de información privilegiada, de relaciones importantes y se convirtieron en sus empleados, tales como Pedro Aspe, Gurría, Téllez y demás. ¿Puede olvidarse que Carlos Pascual, quien fuera embajador de EEUU en México señaló que EEUU debe aprovechar bien que hoy estamos al borde de una revolución de las energías renovables que si se desarrolla bien puede ser maravilloso para la industria norteamericana: que puede significar el bienestar de América y del mundo?

7. El problema de siempre es: ¿Cómo lograr levantar la fuerza de los trabajadores y de las izquierdas con el fin de que sean superiores a las de la clase dominante? ¿Cómo no repetir nuestros vergonzosos lamentos de que fuimos derrotados por las maniobras y engaños de la clase dominante? Quienes por muy jóvenes sólo han sido derrotados una o dos veces por la burguesía pueden aguantar otros reveces; pero quienes nunca hemos gozado una victoria y sólo hemos sufrido mil derrotas, estamos ya curtidos de golpes. Pero dado que “lo último que muere son las esperanzas” y cualquier golpe dado a los trabajadores nos duele también a nosotros, tenemos que seguir luchando –donde haya que estar- por los intereses de los oprimidos. No hay otro camino.