Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - MEXICO / Web del autor:
Privatización del petróleo: Desde hace más de 50 años es lo mismo: unos ríen y otros lloriquean por interés
Por Pedro Echeverría V.

Artículos de Pedro Echeverría editados en Rebanadas:

Artículo relacionado:

México: Manuel Gómez Morín, indigno de la medalla Belisario Domínguez - Por Gerardo Peláez Ramos

Rebanadas de Realidad - Distrito Federal, 10/12/13.-

1. Informan los medios: que el Senado aprobó ayer en comisiones y en lo general la reforma energética con amplia mayoría “ciega, sorda y muda”; que legisladores de PRD y PT criticaron la desnacionalización del petróleo y la electricidad; que los senadores Encinas, Bartlett y Padierna dijeron que era un robo a la nación, que votaban contra del sometimiento a intereses extranjeros y que no se podía avalar la desnacionalización de los recursos petroleros del país. Mientras Cárdenas decía que era un regreso al Porfirismo; Morena dijo que acusará a Peña de traición a la patria y la UNAM descubría que sí era una reforma privatizadora. Lloriqueos vergonzosos de políticos que llevan más de 50 años, pero siguen gozando de las mieles del poder.

2. La realidad es que la burguesía de gobierno y empresarial no tiene nada de “ciega, sorda y muda”, más bien lo contrario: nos ha dominado durante siglos con la risa en los labios, con sus botas sobre nuestro cuello y divulgando por los medios de información que siempre tiene la razón. Por el contrario, en la izquierda decimos tener siempre la verdad, pero sólo nosotros lo sabemos. ¿Tenemos el apoyo real del pueblo a pesar que desde que nacen los mexicanos son dominados por la familia burguesa, por el clero, por la escuela autoritaria, los medios de información y por las relaciones sociales capitalistas? Los votos en las elecciones burguesas nunca han contado ni jamás podrán ser independientes; pero si llegaran a ser limpias, el pueblo votaría por sus verdugos que lo han ideologizado.

3. ¿Movilizaciones? Muy limitadas y pacíficas: sólo las de maestros de la CNTE, algo de Morena y unos cuantos seguidores del PRD y PT. Todos sabíamos (en un 99 por ciento) que la privatización del petróleo se aprobaría ampliamente por el PRI y el PAN y que los llamados en contra eran sólo los distractores de siempre. El PAN en sus 12 años de gobierno sólo pudo amenazar; el PRI en un año –junto con el PAN y el PRD- ha aprobado lo que ha querido. La izquierda social en México es casi inexistente; desapareció la poca que existía en 1977, cuando el gobierno del PRI la legalizó dándoles presupuestos, cargos de gobierno, legisladores y abriéndoles los medios de información. Estaba desesperada por el poder y se transformó rápido en socialdemocracia.

4. Las izquierdas en México han seguido aquellos consejos: “Estar 10 años en la izquierda es bueno, por las experiencias; 20 años ya es de tontos; 30 años es de idiotas; 40 años de enfermos mentales y 50 años deben ser encerrados en el manicomio”. ¿Pueden imaginarse no vivir sin gozar de los privilegios del poder: mucho dinero, viajes, hoteles, vinos, amantes, regalos, negocios? “Vivir fuera del presupuesto es un error”, dicen los oportunistas. Incluso podría conservarse un discurso progresista, pero nunca poner en entredicho a la patria, el himno, la bandera, los héroes, la propiedad, la paz. Por conocer muy bien a la izquierda acomodaticia, la derecha actúa con enorme confianza; de ser enemiga de clase por su carácter empresarial, les ofrece a los “progresistas” realizar alianzas.

5. La realidad es que no se hizo nada, absolutamente nada sobresaliente para frenar la privatización del petróleo: las firmas y encuestas han sido siempre boberías; las vueltas alrededor del Ángel, son peor, y las denuncias internacionales es de tontos. Los bloqueos a los edificios del senado o a la cámara de diputados no funcionan porque sólo cambian de sede los legisladores a más lujosos y cómodos edificios. ¿Qué funciona entonces? Habría que probar una semana de bloqueo de todas las entradas por avión y carreteras, la misma semana de bloqueo de bancos, gasolineras y embajadas; pero seguramente los 500 mil miembros del ejército, los 500 mil de la armada y el millón de policías radicados en el DF, habrán ocupado antes esos lugares y encarcelado a cientos de dirigentes.

6. Los maestros de la CNTE, en sus recientes 9 meses de batallas, han probado todas las tácticas de presión para obligar al gobierno a echar abajo la reforma educativa privatizadora, pero hasta ahora no han podido triunfar. Están convencidos de que sólo siendo “contundentes” podrán avanzar, pero su “contundencia” ha sido muy limitada. La toma del aeropuerto del DF sí se puede pero con 30 mil personas y desde distintas entradas y diferentes estrategias. Pero la toma por varios días sería definitiva para exigir la renuncia de cualquier gobierno traidor a los trabajadores. Si medidas como ésta no se adoptan, pueden pasar otros 100 años las llamadas “oposiciones” en el parlamento cobrando magníficos salarios.