Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - MEXICO / Web del autor:
Historia de un pésimo sistema educativo; contra él luchan los maestros conscientes de la CNTE
Por Pedro Echeverría V.

Artículos de Pedro Echeverría editados en Rebanadas:

Artículos relacionados:

Los cinco primeros congresos de la CNTE (1990-1999) - Por Gerardo Peláez Ramos
Acuerdos de la CNTE: más movilización, plantones, bloqueos, rebeldía y lucha social - Por Pedro Echeverría V.

Rebanadas de Realidad - Distrito Federal, 13/05/14.-

1. Un alto funcionario de la SEP, Rodolfo Tuirán, hizo ayer, un balance crítico del Conalep, que –según dijo- es un sistema de enseñanza técnica con 35 años de existencia que ha formado más de un millón 222 mil alumnos; que hoy está integrado por 307 planteles de todo el país y tiene una matrícula de 304 mil jóvenes. Reconoció Tuirán que se trata de uno de los subsistemas de educación media superior con mayores tasas de abandono escolar: 19 por ciento; tres de cada cuatro estudiantes se concentran en 11 de las 47 carreras de ese colegio. De acuerdo a los empresarios, sólo 36 por ciento tienen un alto perfil en habilidades socioemocionales (requeridas por muchas empresas), como autocontrol, liderazgo y capacidad para sobreponerse a periodos de dolor emocional o situaciones adversas.

2. No pudo ocultar Tuirán que cuarenta y dos (42) de cada 100 egresados de esa casa de estudios no poseen experiencia y prácticas profesionales (obvio) son el principal factor que dificulta su inserción en el mercado laboral; 16 por ciento ha tardado más de seis meses en obtener empleo y 11 por ciento no han podido conseguirlo. La mitad de quienes concluyeron su formación se emplea en ocupaciones de baja calificación, y dos de cada tres reciben ingresos hasta de tres salarios mínimos. Pero la infraestructura y equipamiento refleja claramente el abandono gubernamental: “los directores han señalado que en 58 por ciento de planteles faltan aulas, 45 por ciento tiene carencias de mobiliario y 70 por ciento de equipo de cómputo. Además, 69 por ciento en laboratorios y 21 por ciento en talleres”.

3. El sistema educativo en México –desde la escuela primaria hasta los doctorados y postgrados- de acuerdo a informaciones internacionales y estudiosos de la región, es pésimo y la autocrítica del gobierno muy cínica. Como puede verse no se trata sólo de las escuelas tecnológicas o para el trabajo industrial como CONALEP, sino hay cientos de estudios que demuestran que la primaria, la secundaria, las preparatorias, los tecnológicos, las licenciaturas, los centros de investigación, están muy mal. ¿Las causas? El capitalismo, el individualismo, la explotación, la concentración de la riqueza en pocas manos, la pobreza y la miseria en 80 por ciento de la población. Así que no es un problema exclusivamente escolar ni mucho menos; es un problema del sistema social que se manifiesta en todos los grados escolares.

4. Veamos un poco de historia buscando comprender el problema: México es una nación con una enorme riqueza cultural. En la parte central, en el sur y sureste de su territorio, durante dos mil años, se desarrolló parte de la gran cultura mesoamericana. Durante los siglos del XVI a XVIII, vivió 300 años de conquista y colonización española y, a partir del segundo decenio de siglo XIX, México logró su independencia formal, pero las garras del capitalismo europeo y yanqui, portando una nueva cultura, se afianzaron en nuestro país. De todas maneras, aunque México jamás haya logrado su autonomía total –como seguramente tampoco la mayoría de los países del mundo- esos cambios culturales le dieron una enorme fortaleza y solidez.

5. Cuando México inicia el siglo XX vive en medio de una feroz dictadura de los terratenientes, de los militares, de la Iglesia y de los inversionistas extranjeros, europeos y yanquis. La educación escolar era recibida por una minoría de privilegiados que muy bien les sirve para someter con mayor eficacia a los miserables y oprimidos. Fue necesario el triunfo de una gran revolución (la Revolución Mexicana de 1910-1917) para que se implantara por la fuerza la educación pública en todo el país. La Revolución tuvo que luchar contra los hacendados, terratenientes y el clero para que pudieran abrirse escuelas rurales así como para iniciar la lucha contra el analfabetismo.

6. A partir de 1921 -cuando José Vasconcelos fundó la SEP y se inició la gran campaña de “identidad nacional”, se crearon escuelas y “casas del pueblo”, así como normales rurales- podría decirse que la educación ha tenido tres grandes etapas: 1. La que va de 1921 a 1940 que puede ser la rural revolucionaria; 2. La de 1940 hasta 1976 que es la urbana capitalista, y 3. De 1976 hasta 2007 que corresponde a la globalización imperialista. Cada período o etapa educativa ha correspondido estrictamente al modelo económico y político que se ha impuesto en el país obedeciendo siempre a los cambios internacionales, sobre todo a partir de 1940 y la segunda guerra mundial.

7. Si bien la capacidad y la conciencia de los funcionarios ha sido importante y la presencia del sindicato de maestros, con su enorme poder, han contribuido para el estancamiento y la caída de la educación mexicana, hay otros fenómenos –al parecer de mucho mayor peso- que determinan el rumbo y los avances educativos. Muchos países, como México, vivieron un tanto aislados del contexto internacional antes del fin de la Segunda Guerra y del surgimiento de organizaciones internacionales como la ONU; por eso pudieron aplicar políticas que obedecían a sus dinámicas internas. Luego de los acuerdos internacionales, el surgimiento de “apoyos” y préstamos, todo cambió.

8. La educación mexicana en sus primeros años – de 1921 a 1940- respondió al enorme impulso de la revolución agraria y antiimperialista que buscaba repartir latifundios, defender el patrimonio nacional, acabar con los prejuicios religiosos, organizar a los indígenas y campesinos para el trabajo y una vida sana y libre. Casi el 70 por ciento de la población vivía en el campo, producía para él y por eso recibía una educación que respondía a esas necesidades. Los planes, los programas, las asignaturas, giraban en torno al trabajo y a las necesidades de los hombres del campo. Las ideas de los funcionarios de gobierno y de los profesores obedecían al campo.

9. A partir de los años 40 se empezaron a registrar cambios educativos radicales que obedecieron a circunstancias internacionales. En México cambió el gobierno y su orientación política, en 1943 se cambió el texto del artículo 3 constitucional quitándole lo de “educación socialista” para ponerle “educación democrática”, asumió Torres Bodet la secretaría de Educación y se fundó el Sindicato Nacional de Trabajadores de Educación (SNTE). Al concluir la guerra se fundó la ONU y en 1946 se creó la UNESCO para “recomendar” políticas educativas en el mundo. Al mismo tiempo las políticas de inversiones extranjeras fueron capitalizando el campo.

10. Las ciudades comenzaron a crecer aceleradamente al mismo ritmo en que las inversiones en la industria, el comercio, las carreteras y los transportes se hacían mayores. Los grandes empresarios y los poderosos funcionarios del gobierno alemanista, en estrecha alianza con los inversionistas yanquis, se enriquecieron enormemente en unos cuantos años. Los planes y los programas educativos, así como la orientación de los profesores, se fueron adecuando a las necesidades de las ciudades. Los valores educativos fueron cambiando al mismo ritmo en que se abandonaba el campo y la agricultura. No fueron los profesores, sino los objetivos educativos.

11. El gran impulso educativo de los sesenta con el Plan de Once Años de Torres Bodet en la época lópezmateista y el segundo empuje de la época echeverrista (CCH, UAM, Bachilleres), fueron sólo querer poner al día a la educación nacional que requería el capitalismo para su desarrollo. La realidad es que lo único que se buscaba era capacitar mano de obra para integrarla a la producción y al mismo tiempo frenar la gran demanda educativa nacional en la escuela primaria de los sesenta y media superior y superior de los setenta. En aquellos sexenios lo gobiernos priístas pudieron frenar en parte el descontento, aunque el movimiento de 1968 anunció que algo grave pasaba.

12. La tercera etapa -1976-2007- pertenece al proyecto neoliberal privatizador que se inicia con la gran producción petrolera, su profunda crisis en 1981 y la firma en 1982 de la vergonzosa carta de intención entre el gobierno mexicano y los bancos financieros internacionales. En ese año México inició su entrega total como país al permitir la supervisión de una serie de cláusulas que esos bancos impusieron. La educación de ahora sólo responde a los intereses el gran capital internacional que mediante la reconversión industrial impone la competitividad subordinada. La universidades han impuesto en sus planes y programas la rentabilidad económica para beneficio de empleadores.

13. Con el proyecto de privatización que se inicia con el presidente De la Madrid, se profundiza con los mandatarios Salinas, Zedilo y Fox, se ha impuesto la competitividad subordinada y la reconversión industrial en la educación. Se busca identificar a la sociedad con los empleadores que son quienes en los hechos imponen el proyecto educativo. Logran que los profesores y los investigadores se supediten a criterios de mercado, de lo mercantil y lo que se llama criterios de rentabilidad económica. Con el argumento de que todos los egresados deben lograr empleo se orientan todas las carreras universitarias a las necesidades del mercado laboral y se abandona lo humanístico.

14. En México desde 1984, junto con la firma del Tratado de Libre Comercio, se creó el CENEVAL con el argumento de que las evaluaciones ayuden a unificar programas y conocimientos con otros países. El centro de evaluación se convirtió en un gran negocio multimillonario privado al mismo tiempo que ha servido para rechazar de la escuela pública a millones de estudiantes y, al mismo tiempo encaminarlos a los negocios de los colegios privados. La educación mexicana seguirá desplomándose si los estudiantes y profesores no le ponen un freno a esas políticas educativas entreguistas de todos los gobiernos neoliberales y privatizadores, paso para construir un proyecto libertario.

15. El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de México tiene un millón y medio de afiliados, dicen que es el sindicato más grande de América Latina. Cuenta con una o dos secciones sindicales en cada estado de la República y éstas a la vez tienen delegaciones de zona o de escuela. Aglutina a profesores, técnicos, manuales, y administrativos. Fue fundado en 1943 por líderes gobiernistas y desde entonces no ha dejado de estar al servicio de cada gobierno sexenal en turno. Sus máximos líderes nacionales y estatales, desde los años de su fundación, han recibido del gobierno diputaciones, senadurías, presidencias municipales y otros cargos. A cambio de ello y muchos más privilegios, los líderes han puesto a la masa magisterial a servicio del gobierno en turno. Desde siempre hubo movimientos de oposición, pero casi nada ha podido hacer para cambiar las cosas.

16. La educación en México, según informes internacionales, es de las peores del mundo en calidad, más reducido presupuesto y baja matricula escolar. Siempre fue pésima la educación mexicana en todos sus niveles, pero empeoró a partir de la implantación del neoliberalismo privatizador en 1982, sobre todo durante el gobierno panista de Vicente Fox. La educación pública está sufriendo recortes presupuestales para beneficiar a las escuelas privadas al servicio de quienes puedan pagarlas. Los programas educativos se orientaron a la tecnología para crear mano de obra barata y se ha abandonado la orientación humanística. Millones de niños y jóvenes que han abandonado sus estudios al ser rechazados y por pertenecer a las clases pobres han ido a engrosar el desempleo, el ambulantaje o la migración hacia EEUU. El panista Felipe Calderón siguió el mismo funesto camino de su antecesor.

17. En México gobiernos y dirigencia sindical han degradado a la educación nacional. Aunque la educación pública nació a principios de los veinte para liberar al pueblo de la explotación y de la ignorancia a que estaba sometido por hacendados, empresarios y curas, la degeneración de los gobiernos y de los líderes sindicales la obligó a desvirtuar su rumbo. Los sindicatos son instrumento de lucha y defensa de los trabajadores, pero cuando sus dirigentes los someten a los intereses del gobierno y de las empresas se convierten en un aparato de dominación. El sindicalismo debe ser independiente, participativo y democrático, pero cuando es controlado por una burocracia sindical y política reaccionaria que sólo busca poder, dinero y beneficios personales, debe ser combatido con fuerza por los trabajadores. En educación ha sido el caso.

18. El SNTE nació en un México “nacionalista” que resistía frente al gobierno yanqui avorazado por tragarse todo. Todavía se movían en su interior corrientes que venían del cardenismo socializante que reivindicaban la consigna de “Por una educación al servicio del pueblo”. Finalizada la Segunda Guerra y después de arribar Miguel Alemán a la presidencia, México ingresó a la ONU, a la UNESCO, a los tratados internacionales, a la economía urbana en sustitución de la rural y a la política de competencia, dando lugar a radicales cambios de todo tipo. Los programas educativos comenzaron a cambiar en objetivos, orientación y valores, la escuela rural inició lentamente su caída, las ciudades poco a poco comenzaron a ser el centro, los profesores adquirieron otros intereses y el SNTE se entregó de manera definitiva a servir los intereses del capital y del gobierno.

19. El sindicalismo en México, parecido a otras naciones del mundo, desde los años cuarenta fue un pilar del gobierno y, por tanto, un eficiente instrumento de control y mediatización de los trabajadores. El 99.9 por ciento de los líderes antes, durante la ocupación de sus cargos y después han sido corruptos; pero no porque hayan nacido así sino porque son parte del engranaje sindical, político y económico del sistema. Podría afirmarse que líder sindical y corrupción son sinónimos, obviamente con la excepción de un líder por mil. Y precisamente esa realidad ha llevado al pueblo de México a repudiar a los políticos, a los partidos, incluso a los sindicatos, confundiendo a éstos con los líderes. Así que en el SNTE pronto se festejarán los 64 años de corrupción en los que su líder 1989-2013 (Elba Ester Gordillo) mantuvo un principalísimo lugar.

20. En 2004 Esther Gordillo Morales, cuando era diputada federal con licencia, fue electa como presidenta ejecutiva del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), nuevo cargo que fue creado con la modificación de estatutos en el V Congreso Extraordinario. La elección de la ex coordinadora de la bancada priísta del Congreso Federal como Presidenta Ejecutiva del SNTE, se realizó mediante el procedimiento de votación de la planilla única, que obtuvo 2 mil 785 votos a favor, de un total de 2 mil 850 sufragios emitidos por los delegados de 58 secciones de los diferentes estados del país. Esto demostró una vez más el liderismo espurio del SNTE es una terrible maquinaria difícil de romper porque cuenta con el apoyo del gobierno, los empresarios y toda una ideología burguesa metida hasta los huesos del magisterio.

21. Los secretarios de Educación en cada sexenio han sido siempre unos perfectos ignorantes en la materia. El señor Tamez, ministro de la SEP del gobierno de Fox, no pudo hilar un discurso o tan siquiera una frase y, aunque la siguiente Vázquez Mota hablaba mucho, careció de las más mínimas ideas de lo que había que hacer; precisamente por ello dejó todo en manos de la Gordillo, la corruptísima líder del SNTE. Hay que reconocer que personajes como Vasconcelos, Torres Bodet, Reyes Heroles y Muñoz Ledo no tenían nada de idiotas, pero a ser parte de los gobiernos, soportaron la pesada carga del poder. El PAN nació combatiendo a la educación pública al llamarle “socialista y comunista”; lo escribió en su programa y el 90 por ciento de sus líderes –Calderón al frente- estudiaron en colegios privados.

22. El 95 por ciento de los profesores, técnicos, administrativos y manuales de cada escuela de México y afiliado del SNTE –con excepción de los de educación superior- estudió en instituciones públicas. Solamente una minoría –los privilegiados- obtuvo sus grados en los colegios privados que pudo pagar. Casi todos los miembros de ese sindicato nacieron con la ideología del nacionalismo mexicano, la educación gratuita, laica y popular, la comunidad rural. Votaron abrumadoramente por el PRI y sus gobiernos. Esos mismos trabajadores de la educación –por medio de los líderes de su sindicato- como sirvieron al PRI, se aliaron al gobierno panista que históricamente los ha combatido y despreciado. La única explicación es la ignorancia y el oportunismo de los líderes de de los mismo trabajadores. Pero debe decirse que otros sindicatos han hecho lo mismo.

23. La líder sindical espuria Esther Gordillo del SNTE, lleva un año en el “fresco bote” o en la cárcel. No por ser corrupta o haber lavado dinero, sino por indisciplinarse al PRI-gobierno o querer aparentar mucha fuerza e independencia. Llegó a ejercer un enorme control sobre el 80 por ciento del SNTE hoy en la cárcel no controla ni a sus familiares. La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que lucha a diario desde 1979 ha duplicado su fuerza en los últimos 15 meses que ha estado en calles y plazas luchando. El SNTE recibe decenas de millones de pesos en cuotas sindicales que, sumados a los otros millones que recibe del gobierno, se convierten en un gigantesco capital que le sirve para corromper a líderes, trabajadores, medios de información etcétera. El próximo 15 de mayo los maestros festejaremos nuestro día manifestándonos en las calles.