Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Venta de gas: muchas palabras y pocos cambios

Los hechos
Información relacionada:
Guía de artículos sobre la industria petrolífera

Rebanadas de Realidad - Bolivia Press Nr. 8, 03/06/03.- Mientras se sigue discutiendo la revisión del contrato de venta de gas al Brasil (boletín anterior, Noticia 4), para la que Bolivia pone como condición la prolongación del contrato, la ampliación de los volúmenes y la seguridad de los ingresos fiscales, el Presidente de la República les ha dicho a los ejecutivos del consorcio Pacific LNG que la exportación de gas a Norteamérica deberá ser consultada con el pueblo boliviano; y por su parte los partidos con representación parlamentaria parecen acercarse a un consenso para cambiar la Ley de Hidrocarburos, lo que básicamente supondría la elevación de las regalías del 8 al 50 %, la eliminación de la respectiva Superintendencia y la recuperación de YPFB. Hasta aquí las palabras y anuncios. En los hechos los ministros de la Presidencia y de Hidrocarburos desahucian dichas reformas, el Presidente aclara que la consulta al pueblo será sin referéndum, y las negociaciones en Brasil parecen apuntar a una considerable rebaja de los precios de nuestro gas.

Comentario

Detrás de los discursos y declaraciones, lo que vale son los hechos. Petrobras, cuyas ganancias se incrementaron en un 540 %, sigue fijando las condiciones. El Gobierno habla de consulta pero en realidad se refiere al "tiempo necesario para convencer a la gente". El Ejecutivo deja que los legisladores se distraigan discutiendo una reforma que al final no se permitirá. Para colmo de inercia fáctica (contraria a la dinámica de las palabras), desde Probioma (Santa Cruz) nos hacen saber que después de cuatro años de las denuncias formuladas por las organizaciones chiquitanas en el sentido de que la construcción del Gasoducto Río San Miguel (Bolivia) Cuiabá (Brasil) iba a causar graves impactos socio-ambientales en la región, se ha llevado a cabo una inspección y se ha logrado evidenciar que se viola normas de prevención ambiental, no se ha cumplido los planes de manejo y mitigación ambiental, ni los planes de revegetación, ni los compromisos de uso del derecho de vía; sigue habiendo cuerpos de agua no restaurados que ocasionan problemas a las comunidades; la mina Don Mario sigue impune; etc. La impunidad de las petroleras y sus socios, ésa es la realidad.
 
Gentileza de: BoliviaPress, e-mail, web.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones