Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

CONFEDERACIÓN GENERAL DE TRABAJADORES DEL PERÚ C.G.T.P

Rebanadas de Realidad - PLADES - Perú, Lima, 06/01/06.-
Lima 04 de Enero de 2006.
OFICIO Nro. 0020-2006-CGTP
SEÑORA
GINA BRENDA CECILIA MUÑOZ ZIGNAIGO
GERENTE GENERAL DE IBERIA LINEAS AEREAS DE ESPAÑA S.A.

Presente.

De nuestra consideración.

Reciba el saludo institucional de la Confederación General de Trabajadores del Perú (C.G.T.P.), mediante la presente pasamos a manifestarle lo siguiente:

En nuestra condición de Organización Sindical de carácter nacional, es nuestro principal interés y primordial tarea, velar por el respeto irrestricto de los Derechos Laborales Fundamentales de todos los trabajadores en el Perú. En tal sentido debemos transmitirle nuestra profunda preocupación y enérgico rechazo por los arbitrarios despidos que la empresa está pretendiendo practicar en contra de tres de sus trabajadores, la Señora Rosa María Martínez de Alejandro, Patricia Elsa Céspedes Meneses y el Señor Juan Andrés Mantilla Mendoza.

Estos trabajadores con muchos años de servicios ininterrumpidos, han recibido el día 02 de Enero del 2006, sendas cartas donde la empresa les comunica que son despedidos, sin causa o justificación alguna, manifestando simplemente que Iberia "ha decidido dar por terminado el vínculo laboral". Asimismo, el 04 de Enero de 2006, al ser impedidos de ingresar a su centro de labores, el representante de la empresa manifestó al oficial de la Policía Nacional que acudió a constatar los hechos, "que su cese era decisión de la empresa y que se les está pagando la indemnización por despido arbitrario".

Sin embargo, la Constitución Política del Perú señala en su Artículo 22º que "el Trabajo es un Derecho" y en su artículo 27º establece que "La ley otorga al trabajador adecuada protección contra el despido arbitrario".

Así, de acuerdo a las leyes peruanas los despidos injustificados o despidos sin causa, que constituyen despidos arbitrarios, se encuentran prohibidos y proscritos, constituyendo flagrantes atentados contra el Derecho al Trabajo. En tal sentido los despidos injustificados, fundados en la sola voluntad de la empresa y no en las causales establecidas expresamente en la ley, carecen de todo efecto legal.

Esto ha sido expresamente determinado por el Tribunal Constitucional del Perú, en su uniforme y constante Jurisprudencia de carácter vinculante y obligatorio cumplimiento, así en la Sentencia recaída en el caso Telefónica del Perú con el Sindicato Unitario de Trabajadores de Telefónica del Perú S.A. y la Federación de Trabajadores de Telefónica del Perú (EXP. N.° 1124-2001-AA/TC), que fue un triunfo de la clase trabajadora en el país, el Tribunal señaló:

  • 1. Se produce el denominado despido incausado cuando: Se despide al trabajador, ya sea de manera verbal o mediante comunicación escrita, sin expresarle causa alguna derivada de la conducta o la labor que la justifique.
  • 2. Que forma parte del contenido esencial del Derecho al Trabajo, el derecho a no ser despedido sino por causa justa y por lo tanto, el despido incausado o arbitrario cometido por el empleador, vacía totalmente de contenido y atenta contra este derecho constitucional, en consecuencia al producirse este acto viciado de inconstitucionalidad, la protección adecuada no puede ser sino la reposición del trabajador en el trabajo.
  • 3. La indemnización será una forma complementaria o sustitutoria, sólo y únicamente en el caso que así lo determine voluntaria, libre y expresamente el trabajador, pero nunca podrá constituir la imposición arbitraria y unilateral del empleador como reparación de un acto desde un inicio, inválido por atentar contra un derecho constitucional.

A partir de esta Sentencia, en el Perú, los despidos incausados quedaron prohibidos como practicas legales para las empresas y empleadores en general, pudiendo por lo tanto el trabajador, ante un acto de esta naturaleza, exigir la restitución plena de su derecho fundamental vulnerado y obtener su reposición en el empleo, siendo la indemnización una alternativa que depende no de la voluntad unilateral del empleador sino de la decisión autónoma y libre del trabajador. Este criterio ha sido confirmado en la Sentencia del caso Eusebio Llanos Huasco, (EXP. N.° 976-2001-AA/TC), donde se establece que ante un despido incausado procede la reposición del trabajador en su puesto de labores y lo que también recientemente ha sido ratificado en su Sentencia (EXP. N.° 0206-2005-PA/TC).

Por lo tanto, el Tribunal Constitucional ha establecido claramente que en el Perú los despidos incausados, como los que ha pretendido practicar Iberia en contra de tres de sus trabajadores, son considerados como actos violatorios del Derecho Constitucional al Trabajo, que atentan contra el estado de derecho en el Perú y por tanto deben ser rechazados y proscritos por atentar contra un derecho fundamental.

De esta forma, Iberia Líneas Aéreas de España S.A., que es una transnacional de capitales españoles, al practicar estos despidos arbitrarios, está desconociendo los derechos de los trabajadores en el Perú, transgrediendo la Constitución Política, sus leyes y desconociendo lo establecido por el Tribunal Constitucional Peruano, máxima instancia en nuestro país en materia de Derechos Humanos.

Resulta inconcebible que una empresa que se precia de mantener un compromiso social con sus empleados, que sostiene que sus relaciones laborales con sus miles de empleados en todo el mundo se rigen por las leyes vigentes en cada país, que en el 2004 pasara a formar parte del "Dow Jones Stoxx" de sostenibilidad que agrupa a las empresas más comprometidas y con mejores prácticas en el terreno económico, medioambiental y social y que además recibiera de la Fundación Sagardoy de España, el premio "a toda una trayectoria", en reconocimiento a su acción social y políticas laborales, mantenga en el Perú una conducta y comportamiento reñido con las buenas practicas laborales, que atentan frontalmente contra los derechos fundamentales de los trabajadores y desconocen las leyes que rigen el estado de derecho en el Perú.

Como Central de Trabajadores, debemos expresar nuestro mayor rechazo a estas practicas antilaborales y ratificamos nuestra infatigable lucha por que sean desterradas en forma definitiva del país. Por ello es que invocamos a la empresa Iberia, haga honor a las buenas practicas sociales y corporativas que manifiesta profesar y enmiende esta conducta ilegal que no hace mas que enturbiar su imagen corporativa en el Perú y en el ámbito internacional.

Quedamos sin otro particular.

Atentamente.

 
Edward Loli Ventocilla
 
Juan José Gorritti Valle
 
Secretario Nacional de Defensa
 
Secretario General
 
CGTP
 
CGTP
Gentileza del Programa Laboral de Desarrollo (PLADES), Lima, Perú.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones