Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
VIGILAR LA LIBERTAD DE PRENSA, ES DEFENDER EL DERECHO DEL VECINO A LA INFORMACIÓN

En un día, levantan tres programas políticos, en dos radios

El levantamiento simultáneo de tres programas radiales, en dos emisoras muy dependientes del dinero del Estado Municipal, reclama una revisión del papel de la prensa independiente en la democracia moderna.
Por Raúl David Caballero

Rebanadas de Realidad - Diario Perspectiva Sur, Quilmes, prov. de Buenos Aires, 24/03/04.- Ayer fue noticia el levantamiento de tres programas radiales en dos emisoras locales. Todos el mismo día. Todos más recostados sobre la actualidad política de la ciudad. Todos aparecen cuestionados por sus opiniones críticas para con la administración que encabeza Sergio Villordo. Entonces, por lógica consecuencia, el tema vuelve a ser "la libertad de prensa en la democracia de hoy".

Quizás deba mencionar antes de continuar, para la debida advertencia al lector, que PERSPECTIVA SUR como Multimedio empleador de más de 80 personas, sufrió en total soledad, una brutal y sistemática discriminación que incluyó un pertinaz hostigamiento periodístico, económico y judicial, durante los tres últimos años de la Gestión Geronés. Todo, por su determinación editorial de poner en la consideración pública las denuncias judiciales en su contra.

La lógica del poder

La lógica del poder no incluye a la libertad de prensa. Ningún funcionario otorga la libertad de prensa, se trata de un derecho básico de la democracia, anterior a todo funcionario. Por eso, también todos los días se conquista.

Ningún poder quiere que otro ofrezca una mirada alternativa a la suya, porque en la esencia del poder está la dominación, la hegemonía. Su sueño dorado es el control más absoluto.

En tiempos de globalización, esta descarnada descripción sale mucho más a la superficie, y se coloca mucho más cerca de la mirada de cualquier observador.

La base de la democracia

La democracia nace muy preocupada por ofrecerle límites institucionales al poder: consagra el valor supremo de la Ley, por sobre la mejor opinión del funcionario de turno; divide los poderes del Estado, para que se contrapesen y se controlen; obliga a los candidatos a presentarse a elecciones, por mandatos acordados; exige la publicidad de los actos de gobierno; consagra la libertad de prensa como un valor de la ciudadanía y su derecho a estar informada, etc, etc.

Qué pasa con la prensa

Por su parte, la prensa en Occidente está en manos de empresas privadas, sujetas a los avatares del mercado en su legítima búsqueda de lucro. Será verdaderamente legítimo mientras se mantenga dentro de las razonables posibilidades del entorno donde funciona. Así las empresas deben comprar insumos, contratar personal, atender sus compromisos fiscales como cualquier otra empresa de plaza.

Además, estas empresas periodísticas tienen por mandato público el deber de informar con toda la objetividad y confiabilidad que esté a su alcance. El lector, el oyente o el televidente, con su elección permanente, premia y castiga; elige; vota todos los días.

La administración del dinero público

El tema de fondo, es: ¿Una administración comunal, tiene derecho a elegir cómo distribuye el dinero destinado a la publicidad de sus actos de gobierno? ¿El dinero público debe ser destinado aún a los medios más independientes? ¿Se puede condicionar a la prensa con el dinero que surge del Presupuesto oficial, es decir de lo cobrado entre todos los vecinos? ¿Acaso todos los vecinos, en una sociedad democrática, piensan igual?

¿Es legítimo que una empresa periodística se mantenga en el tiempo financiada con dinero público y sus relaciones políticas, mientras en su cara pública reclame libertad de prensa o periodismo independiente?

Digamos las cosas con claridad. Un Gobierno tiene derecho a elegir un medio sobre otro, en función de lo que quiere informar. Pero no tiene derecho a discriminar por posiciones políticas o ideológicas. Lo que pasó con estos tres programas radiales es otra mala señal que damos desde Quilmes.

El peso de la realidad

Claro que estos debates -que se dan siempre en las facultades de periodismo- tienen escaso correlato directo en cada realidad. En cualquier país del mundo la prensa oficialista la pasa mejor que la prensa opositora (el dicho en tiempos del abuelo decía, "hacete amigo del juez").

En Quilmes sabemos bien de eso, porque también tenemos al decano entre los medios que desde hace años viene enseñando qué es hacer prensa oficialista. En cualquier tema, de cualquier institución o ante cualquier administración comunal, siempre el oficialismo tiene razón, así de simple. Y si no la tiene, mejor dejo que otro publique primero, para no quedar mal.

Periodismo dependiente

En Quilmes, y bien podría ser el caso que nos ocupa, todavía subsisten medios de prensa, nacidos a la sombra de algún sector político, que pretenden mostrarse como parte del periodismo sin censura, que se financian casi totalmente con el dinero del Estado municipal, ahí también cabe preguntarse si se trata de una situación legítima y sostenible.

No obstante, aunque en el caso que nos ocupa, quienes toman la última decisión de levantar los programas son cada uno de los medios y no el Gobierno, todavía resulta muy difícil comprender, qué expresión de libertad de prensa suponen dos medidas empresarias coincidentes, a escasos días de haber comenzado la temporada 2004, en emisoras política y económicamente muy dependientes, con programas que paradójicamente, ven críticamente la actualidad.

Gentileza del diario Perspectiva Sur. E-mail.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones