Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - MÉXICO

Universidad Intercultural Indígena de Michoacán: sindicación y lucha

El 14 de noviembre de 2011 se constituyó el Sindicato de Trabajadores de la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán.
Por Gerardo Peláez Ramos

Artículos de Gerardo Peláez Ramos editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Distrito Federal, 18/01/12.- Con el objeto de conquistar la firma de un contrato colectivo de trabajo, mejorar las condiciones laborales, alcanzar la seguridad social, obtener estabilidad en el empleo y establecer la bilateralidad, las compañeras y compañeros que laboran en la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán constituyeron el 14 de noviembre de 2011 el Sindicato de Trabajadores de la UIIM. Con este paso conquistarán sus derechos laborales y sindicales que les son negados desde 2007. La UIIM tiene su sede en Pátzcuaro, en la patria chica de Isaac Arriaga y Primo Tapia.

En la asamblea constitutiva del SITUIIM se aprobaron la Declaración de Principios y los Estatutos del sindicato, a la vez que fue elegido el Comité Ejecutivo, que quedó integrado con los siguientes cuadros: Marilú Peña Guevara, secretaria General; Rita Libertad Adame Campos, secretaria de Organización, Actas y Acuerdos; Vicente González Hidalgo, secretario de Trabajo; Laura Salazar Paredes, secretaria de Finanzas y Previsión Social; Patricia Alvarado Portillo, secretaria de Vinculación, Prensa y Propaganda, y Graciano Hernández Neri, secretario de Educación, Cultura y Deportes. Asimismo, fue elegida la Comisión de Honor y Justicia, formada por Amalia Ramírez Garayzar, Mauricio González Avilés y Carlos Montalvo Martínez.

De los 120 trabajadores que integran la plantilla laboral de la UIIM, 96 se han integrado al nuevo organismo sindical, con lo cual hacen mayoría absoluta. Como es común estos casos, de acuerdo con la experiencia histórica del movimiento obrero mexicano, el SITUIIM solicitó ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje su registro. No hay razón válida para que éste les sea negado.

Obtenido su registro, con el objetivo de firmar bilateralmente el contrato colectivo de trabajo, seguramente emplazarán a huelga a la institución en que prestan sus servicios. De esta manera, los trabajadores de la UIIM para alcanzar los tres derechos básicos que contienen el Artículo 123 de la Constitución General de la República y la Ley Federal del Trabajo: los derechos de contratación colectiva, de organización y de huelga, de persistir la cerrazón patronal, se verán obligados a colocar las banderas rojinegras.

Las autoridades de la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán, pese a presumir de ser de izquierda y de ser respetuosos del derecho de sus empleados y maestros a organizarse en sindicato, se han dado a la tarea de ejercer represalias en contra del SITUIIM. Así, tres profesores de tiempo completo de la licenciatura de lengua y comunicación intercultural no fueron recontratados, se cambió de área académica a una maestra de la misma licenciatura y a dos profesoras, incluida la secretaria general de la organización, se les condicionó el contrato.

Para enfrentar, derrotar y destruir al sindicato, las autoridades universitarias la emprendieron contra los trabajadores administrativos, a quienes, si no renuncian a su afiliación al SITUIIM, se les castiga con el despido.

No contentos con los despidos y readscripciones, los directivos patronales de la UIIM se negaron a pagar el aguinaldo y la prima vacacional a ocho trabajadores indígenas de la comunidad de Pichátaro.

Según declaración de Marilú Peña Guevara, secretaria general del SITUIIM, existe un decreto con fecha de 22 de noviembre del 2010 para que la UIIM brinde la cobertura del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado a sus trabajadores; empero, a la fecha están ayunos de esta prestación.

Al carecer de organización, los trabajadores de la UIIM, desde la creación de la institución, carecen de derechos básicos, que sólo pueden alcanzarse y ejercerse mediante la sindicación. Por ello, hasta ahora, la situación laboral de los profesores de asignatura es bajo un contrato mercantil por servicios profesionales, lo que viola la legislación laboral nacional.

"Sostuvimos una reunión con el rector de la UIIM, Hugo Rodríguez Uribe, quien nos dijo que debido al contrato no teníamos derecho al sindicato. Sin embargo, contamos con asesoría jurídica especializada en sindicatos universitarios y nos dicen lo contrario", expresó Marilú.

La institución, constituida por decreto oficial el año 2006, imparte educación a alrededor de mil estudiantes de las etnias purhépecha, mazahua, otomí y pirinda, además de mestizos, en las instalaciones ubicadas en el valle de Kanhanguio de Pichátaro, Faro de Bucerías en la costa nahua y San Felipe de Los Alzati en el oriente de Michoacán. En esta universidad se cursan las licenciaturas de Desarrollo Sustentable, Gestión Comunitaria y Gobiernos Locales, Lengua y Comunicación Intercultural, Arte y Patrimonio Cultural y Salud Comunitaria.

El SITUIIM es un sindicato de institución, por lo que superó, de entrada, la organización que se dieron mayoritariamente los trabajadores universitarios en el siglo XX, con el Sindicato de Profesores y el Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana, la Unión Sindical de Catedráticos (hoy Sindicato de Trabajadores Académicos) y el Sindicato de Trabajadores Administrativos y de Intendencia al Servicio de la Universidad Autónoma de Guerrero, el Sindicato de Trabajadores y Empleados y el Sindicato del Personal Académico de la Universidad Nacional Autónoma de México, así como los sindicatos de las universidades de Sinaloa, Puebla, Morelos y muchos otros casos. Excepciones notorias fueron los casos del Sindicato de Trabajadores de la Universidad (hoy Autónoma) de Nuevo León, el Sindicato Independiente Nacional de Trabajadores del Colegio de Bachilleres y el Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana, que surgieron como sindicatos de institución, expresión universitaria de lo que son los sindicatos de empresa.

Los sindicatos universitarios nacieron, se desarrollaron y siguen existiendo, en su mayoría, como sindicatos gremiales, esto es, de administrativos y de académicos, lo que establece graves dificultades para la acción unitaria, común.

Hugo Rodríguez Uribe, rector de la UIIM, en una interviú realizada por Celic Mendoza Adame de La Jornada Michoacán, expresó: "Soy un hombre de izquierda y entiendo al sindicalismo como un nacimiento de civilización o de alteridad a los graves problemas de imposición o constricción laboral".

Agrega la reportera: "En entrevista con La Jornada Michoacán, afirmó que no objeta ni objetará la conformación de un sindicato al interior de la UIIM. Sin embargo, manifestó la importancia de que dicho sindicato sea progresista.

"Rodríguez Uribe se pronunció por que los dirigentes sindicales sean individuos que hayan cumplido sus compromisos académicos de investigación e institucionales, por lo que celebró la unidad de los trabajadores al respecto.

"Además, aseguró que la universidad debe tener profundo respeto para la comunidad indígena y viceversa. 'Deben existir posibilidades de intercambio entre todas las culturas y de fraternizar con ellas y solidarizarse con esfuerzos comunes, por lo que celebraría mucho que dentro del sindicato exista la figura de revocación de mandato como en las comunidades indígenas; que quienes no dirijan con apego a la probidad, la ética y la honestidad en el uso de los recursos que aportan los trabajadores, sea revocado'".

De conformidad con lo señalado, el rector debería respetar irrestrictamente el derecho de los trabajadores a organizarse en sindicato y tratar de no dar consejos y recomendaciones acerca de cómo debe actuar éste. Las autoridades deben firmar un CCT con el SITUIIM y lo demás es lo de menos. El carácter a los sindicatos sólo se lo pueden imprimir los trabajadores y nadie más. Así de fácil.

En un comunicado suscrito el 14 de enero el SITUIIM sostiene: "Las y los trabajadores de la UIIM decidieron fundar su organización sindical debido al grave deterioro de sus condiciones de trabajo. Desde el inicio de sus actividades, en agosto del 2007, en la Universidad se carece de seguridad social; los contratos laborales son de carácter temporal a pesar de que las labores son permanentes. En todo este tiempo no ha habido un solo aumento de salario y el nivel de prestaciones está muy por debajo del que ofrecen otras instituciones educativas del mismo tipo en el país.

"En este contexto es de resaltar que la situación de los docentes de asignatura de la UIIM es particularmente grave dado que sus salarios son muy bajos; se les hace firmar un contrato civil que contraviene la Ley Federal del Trabajo y no se les otorgan las prestaciones a que tienen derecho como aguinaldo, seguridad social, y vacaciones pagadas".

Concluye el nuevo organismo: "Por todo lo anterior, el Sindicato de Trabajadores de la Universidad Intercultural Indígena le hace un llamado a las autoridades de la institución a poner fin a los actos de intimidación contra las y los afiliados a esta organización; exhortamos a la autoridad laboral en Morelia a que se conduzca con apego a derecho y emita el laudo de reconocimiento legal a nuestro sindicato.

"Llamamos a la comunidad universitaria nacional, a los sindicatos auténticos, a las organizaciones sociales y a la ciudadanía en general a solidarizarse con nuestra justa lucha".

La solidaridad con el SITUIIM se ha expresado en forma clara y precisa por el SPUM, la Sección IX del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, el Sindicato de la Unión de Trabajadores del Instituto de Educación Media Superior del Distrito Federal, el Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, el Sindicato Mexicano de Electricistas y otras organizaciones sindicales y populares.

Cabe esperar que el Sindicato de Trabajadores de la Universidad Intercultural Indígena de Michoacán obtenga su registro legal, firme su contrato colectivo de trabajo y fortalezca al movimiento sindical democrático e independiente de Michoacán, en especial al SPUM, el SUEUM, la Sección XVIII del SNTE y la Sección 271 del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana.

Gerardo Peláez Ramos es autor, entre otras obras, de Partido Comunista Mexicano. 60 años de historia. (Cronología. 1919-1968), 2 tomos, Culiacán, UAS, 1980; Situación actual y perspectivas del movimiento sindical en México, Puebla, UAP, 1978; Historia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, México, ECP, 1984, y Ed. del STUNAM, 2ª ed. corr. y aum., 2000; Las luchas magisteriales de 1956-1960, México, ECP, 1984; Historia del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma de Guerrero, Chilpancingo, CESS del STAUAG, 1990; El sindicalismo magisterial. 1935-1943, México, SNTE, 1994; Diez años de luchas magisteriales (1979-1989), México, Ed. del STUNAM, 1999; Breve historia del STUNAM, México, UNAM-STUNAM, 2001, y Resumen histórico del SUNTU (1979-1995), Culiacán, SUNTUAS Académicos, 2004.