Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - MÉXICO

Josefina Vázquez Mota, candidata de la ultraderecha

Por Gerardo Peláez Ramos

Artículos de Gerardo Peláez Ramos editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Distrito Federal, 17/03/12.- Como es del conocimiento público, la candidata del Partido Acción Nacional a la Presidencia de la República, Josefina Vázquez Mota, además de estar empeñada en continuar con la gigantesca matanza de mexicanos que algunos llaman guerra de Calderón contra el narcotráfico y el crimen organizado, es defensora de la política "modernizadora" de Augusto Pinochet, ex dictador de Chile, y de la educación "excelente" del Instituto Tecnológico Autónomo de México, es crítica gratuita de la Universidad Nacional Autónoma de México y promotora de las soluciones de fuerza de los movimientos sociales legítimos. Para ilustrar esta última aseveración es útil referirse a la represión del 14 de noviembre de 2007, en Chilpancingo de los Bravo, contra los estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, represión que fue saludada por la principal lideresa panista, a la sazón secretaria de Educación Pública.

De acuerdo con la reportera Berenice Reyes, de La Jornada Guerrero, los hechos ocurrieron de la siguiente manera; "En la agresión de policías del estado a egresados y alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa por lo menos 230 jóvenes fueron lesionados, 10 detenidos y dos desaparecidos. Entre los lesionados, Lizmarc Evaristo Abelino, alumno del grupo 1° A de la Normal Rural fue reportado en la clínica del ISSSTE como grave; en el informe médico se precisa que el joven presenta lesiones en el cráneo.

"Padres de alumnos y egresados informaron que desde este martes se encuentran en resguardo de la Normal Rural de Ayotzinapa y dijeron que ahí se mantendrán en apoyo a sus hijos. Jaime Ramírez integrante de la asociación de padres de familia, señaló que continuarán en defensa de los estudiantes y egresados normalistas, "vamos a pedir la destitución del secretario de Educación y del gobernador del estado, no avalamos la represión y agresión en contra de nuestros hijos porque sus demandas son justas".

"Ayer cerca de las 12:00 horas el contingente de unos 800 egresados, alumnos y miembros de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM) salieron en una marcha del Palacio de Gobierno rumbo al Congreso local para instalarse en plantón. Ahí permanecieron hasta las 5 de la tarde cuando cientos de policías de seguridad pública estatal, rodearon el edificio del Congreso.

"Un helicóptero sobrevoló el recinto legislativo. En ese instante el diputado presidente de la Comisión de Gobierno, Carlos Reyes Torres, salió, y los estudiantes dijeron esta salida fue como la señal para que los policías con equipo antimotines actuaran. Al verse rodeados por los policías, los manifestantes se escudaron en el primer piso del recinto legislativo, en donde pensaban que los antimotines no entrarían, pero ahí los agredieron con gases lacrimógenos y toletes. Los jóvenes fueron golpeados y perseguidos en el primer piso del edificio del Congreso del Estado, lo mismo que reporteros que cubrían la noticia.

"Los estudiantes salieron corriendo por las calles seguidos de policías antimotines, hacia las instalaciones de Ciudad Universitaria (CU) para resguardarse en el estacionamiento de la unidad académica de Ingeniería. Ahí llegaron todos los integrantes de la FECSM y estudiantes, y trabajadores del servicio médico universitario atendieron a los lesionados". (La Jornada Guerrero, edición electrónica, 15-XI-07).

Por su parte, el corresponsal Hugo Pacheco León escribió: "Ayer unos 500 policías antimotines del gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo, coordinados por el secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Heriberto Salinas Altés, con todos sus funcionarios del área, entraron al recinto del Congreso del Estado para desalojar a normalistas de Ayotzinapa y de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM). Cerca de mil estudiantes se habían plantado en el Congreso del Estado para exigir plazas de maestros para los egresados de la generación 2007, denominada Lucio Cabañas Barrientos, y que no desaparezca la licenciatura en educación primaria.

"Los policías desataron el ataque, a golpes con toletes y escudos, patadas y con gases lacrimógenos, cuando recibieron una señal, que fue una sirena que sonó desde el helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Civil (SSPPC) que sobrevolaba el edificio". (La Jornada Guerrero, edición electrónica, 15-XI-07).

Tales hechos represivos fueron apoyados por la entonces titular de la Secretaría de Educación Pública, el 16 de noviembre de ese año. Según la periodista Cindy Pacheco, del cotidiano ya citado: "La secretaria de Educación Pública, Josefina Vázquez Mota, advirtió que no entregará plazas a estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa pues éstas se otorgan con base en los niveles de aprovechamiento de los egresados, y en Guerrero el rendimiento es bajo.

"La titular de la SEP respaldó aquí el desalojo con policías del Congreso local que ordenó el gobierno del estado contra los egresados normalistas que tomaron ese recinto el miércoles pasado en Chilpancingo. Dijo, a manera de justificar la medida, que el gobernador Zeferino Torreblanca hizo una evaluación previa de los hechos que ocurrían para accionar esta medida.

"Primero en la ponencia La educación como factor de competitividad, que ofreció a empresarios que participan en el 14 Congreso del Comercio Exterior Mexicano (Comce), en Acapulco, dijo que el sector educativo en Guerrero "no ha tenido una batalla fácil", pero "ha puesto el ejemplo" al no otorgar plazas con bajos niveles académicos.

"Comentó que la SEP analiza en forma permanente la formación de los maestros, y que los que están frente a grupo tengan mejores calificaciones. "Yo aquí quiero felicitar el caso de Guerrero, que no ha sido una batalla fácil, pero en ese estado, por ejemplo, sólo para los mejores calificados egresados de la normal van las plazas de empleo".

"Más tarde en entrevista, Vázquez Mota afirmó ser respetuosa de las medidas que emprenda el estado para el caso de los normalistas Ayotzinapa, y reiteró que las plazas educativas se entregan de acuerdo con el mérito académico de los egresados.

"La agenda educativa en México, argumentó, como en otros países, parte del respeto a las decisiones autónomas de los estados, y en este caso, señaló que en este sector y en otros, las entidades lograron su independencia de la Federación desde 1992".

"A su juicio, los estudiantes violentaron el "respeto irrestricto" de la ley y el respeto a terceras personas con las diversas movilizaciones que han emprendido en la entidad". (La Jornada Guerrero, edición electrónica, 17-XI-07).

Las expresiones de Josefina Vázquez Mota no son nada raras, pues es de sobra conocida su militancia en la extrema derecha del partido blanquiazul. Héctor Moctezuma apuntaba en Milenio, del 9 de febrero del año en curso: "Ni con todo el apoyo de Los Pinos, ni con compra de votos o coacción del sufragio, Felipe Calderón Hinojosa pudo sacar adelante a su delfín, Ernesto Cordero, como candidato del PAN a la Presidencia de la República.

"El Yunque le ganó todas a Calderón. Sus favoritos perdieron, no solamente la presidencial, sino también en Guanajuato, Yucatán y Jalisco, en donde yunquistas serán los abanderados del blanquiazul en las contienda por las gubernaturas estatales en esas entidades federativas.

"El inquilino de Los Pinos, embarcó no solamente a su amigo, el ex secretario de Hacienda, sino también a familiares muy cercanos, la hermana, el cuñado, la sobrina, se fueron con la finta.

"No se les hizo, una Josefina Vázquez Mota, identificada con esa organización de ultraderecha que desde hace algunos años se incrustó en Acción Nacional y poco a poco ha ido ganando importantes posiciones, les ganó la partida con un amplio margen.

"Al más puro estilo del viejo PRI, con una gran derroche de recursos, como lo pudieron comprobar muchos miembros del blanquiazul, Ernesto Cordero fue subido hasta el segundo lugar, con un 38.1 por ciento de las votaciones, que no alcanzó para que Felipe Calderón pudiera salirse con la suya".

La militancia en los grupos de ultraderecha y las concepciones de la candidata panista explican su alineamiento con políticos de la reacción española y colombiana, quienes se han destacado precisamente como destructores de las conquistas de los trabajadores y ejecutores de planes antiobreros y antipopulares al servicio del capital financiero internacional, colaboradores cercanos de los gobiernos y monopolios de Estados Unidos y enemigos de los procesos democráticos, populares y antimperialistas de América Latina. Vicente Fox, Felipe Calderón, José María Aznar, Mariano Rajoy, Álvaro Uribe Vélez y Juan Manuel Santos son políticos ultraderechistas que ejercen la dictadura internacional del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y los gobiernos gringos.

Nadie debe llamarse a engaño. Las elecciones federales de julio próximo definirán el futuro inmediato del país. La ultraderecha está encabezada por la candidata pinochetista del Partido Acción Nacional, Josefina Vázquez Mota, conocida, asimismo, por su definido clericalismo, su militante defensa de la contrarreforma laboral, del proyecto golpista de Ley de Seguridad Nacional y de la continuación de la carnicería de decenas de miles de compatriotas por indicaciones y bajo el mando de los vecinos del norte. La derecha del Partido Revolucionario Institucional y el Partido Verde Ecologista de México está representada por Enrique Peña Nieto, que, como el PAN, propone e impulsa la privatización de Petróleos Mexicanos y la derogación del carácter laico del Estado mexicano. La izquierda electoral está presidida por Andrés Manuel López Obrador, del Movimiento Progresista, que integran el Partido de la Revolución Democrática, el Partido del Trabajo y el Movimiento Ciudadano. El programa de AMLO es un programa democrático, nacional y popular, que enarbola algunas demandas de la izquierda opositora y social.

La posición abstencionista o la nulificación del voto, hoy día, son improcedentes. En las condiciones actuales, de destrucción de la propiedad pública, de privatización de la economía y de abandono de funciones fundamentales del Estado mexicano, de simulación de la seguridad social como es el caso del llamado Seguro Popular, de destrucción del Instituto Mexicano del Seguro Social y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, de militarización de la sociedad y de entrega de la soberanía nacional a Estados Unidos, el proceso electoral puede ser utilizado por la izquierda opositora y social para golpear al neoliberalismo, facilitar y fortalecer la organización de la clase obrera, los campesinos y el pueblo, impedir la desnacionalización completa de la economía mexicana y abrirle paso al desarrollo económico, que implica la creación de empleos suficientes y bien remunerados, el renacimiento del campo y el fortalecimiento de Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad. Es una orientación suicida permitir que la ultraderecha y la derecha hagan y deshagan a su gusto.

Votar por Andrés Manuel López Obrador y los candidatos del Movimiento Progresista es un deber de la izquierda electoral, la izquierda social y la izquierda extraparlamentaria. No hacerlo es una posición equivocada, que puede facilitar los planes antinacionales y entreguistas de la banda del PAN y sus socios del PRI. El abstencionismo y la nulificación del voto no representan, en 2012, ninguna posición combativa y mucho menos radical. Al contrario, reflejan una grave incomprensión de la labor de traición nacional que han desarrollado los neoliberales a partir de 1982, pero en especial desde el año 2000 de los panistas ineptos, corruptos y proyanquis Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, que ahora tienen como candidata a Josefina Vázquez Mota.

Gerardo Peláez Ramos es autor, entre otras obras, de Partido Comunista Mexicano. 60 años de historia. (Cronología. 1919-1968), 2 tomos, Culiacán, UAS, 1980; Situación actual y perspectivas del movimiento sindical en México, Puebla, UAP, 1978; Historia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, México, ECP, 1984, y Ed. del STUNAM, 2ª ed. corr. y aum., 2000; Las luchas magisteriales de 1956-1960, México, ECP, 1984; Historia del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma de Guerrero, Chilpancingo, CESS del STAUAG, 1990; El sindicalismo magisterial. 1935-1943, México, SNTE, 1994; Diez años de luchas magisteriales (1979-1989), México, Ed. del STUNAM, 1999; Breve historia del STUNAM, México, UNAM-STUNAM, 2001, y Resumen histórico del SUNTU (1979-1995), Culiacán, SUNTUAS Académicos, 2004.