Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet CLÍO, UN LUGAR PARA LA HISTORIA - MÉXICO

En el centenario de la Casa del Obrero Mundial

Por Gerardo Peláez Ramos

Artículos de Gerardo Peláez Ramos editados en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - Distrito Federal, 26/09/12.- El 22 de septiembre de 1912 fue fundada la Casa del Obrero Mundial. Con este motivo tal vez sea de alguna utilidad escribir algunas líneas que den cuenta de algunos aspectos de su corta existencia.

Durante el gobierno de Francisco I. Madero se crearon mejores condiciones para el nacimiento, desarrollo y fortalecimiento de las organizaciones de obreros y artesanos. De acuerdo con un autor soviético: "El movimiento huelguístico se acrecentó. Sólo en 1912 se produjeron más de 70 huelgas. El gobierno de Madero hizo algunas concesiones: redujo la jornada de trabajo, eliminó el sistema de castigos en la producción. Pero los obreros insistían en una jornada de ocho horas y no de diez como la estipulaba Madero; asimismo pugnaban por un mejoramiento general de su vida. Con la finalidad de tranquilizar a los obreros, el gobierno creó la llamada Gran Liga Obrera, adjunta al Departamento del Trabajo. Esta liga era una organización de obreros católicos, llamada a resolver, junto con el gobierno 'revolucionario', todos los conflictos de los obreros y garantizar el progreso de la industria nacional. Los obreros desconfiaron de esta Gran Liga y justamente la calificaron de servir al gobierno". (1)

La creación del Departamento del Trabajo, el ascenso huelguístico y el surgimiento de organizaciones de trabajadores asalariados y artesanos, tenían su reflejo, asimismo, en el abordaje por parte de los políticos de las relaciones obrero-patronales. Comenzó a discutirse en torno a la necesidad de legislar en materia de trabajo. Por ejemplo, el 11 de noviembre de 1912 Francisco Elguero, del Partido Católico, expresó en la sesión de la Cámara de Diputados sobre la legislación obrera: "Así, la acción de los católicos debe dirigirse a fundar círculos de obreros, a fundar establecimientos de enseñanza en derredor de las fábricas; mientras que los trabajadores, como buenos mexicanos y buenos católicos, deben ayudar como puedan a la religión nacional a que reine en sus hogares y purifique las almas de sus hijos; mientras que los capitalistas, por piedad o por prudencia, si quieren que la cuestión social no se convierta para ellos en incendios y explosiones de odio, habrán de buscar en la religión el freno suave, pero eficaz, de las pasiones desatentadas del proletariado". (2)

Al día siguiente en la misma Cámara baja, Jesús Urueta, del grupo renovador, dijo en la sesión que se celebraba sobre la legislación obrera: "...el capital ha sido creado por el robo, señores, exclusivamente por el robo. No es posible la formación del capital sin substraer del trabajo del obrero lo que al obrero le corresponde por su trabajo". (3)

Las condiciones, pues, habían madurado para que los obreros, cuyas filas eran reducidas e integradas fundamentalmente por elementos provenientes del campo y el artesanado, avanzaran en la construcción de sociedades mutualistas, cooperativas, sindicatos y centros horizontales que agrupaban a organizaciones de todo tipo, incluidas las culturales y los órganos de prensa. De esta manera, se fue construyendo el movimiento obrero mexicano tras la caída de la vieja dictadura de Porfirio Díaz.

Como parte de ese ascenso del movimiento obrero, el 22 de septiembre de 1912 fue fundada la Casa del Obrero Mundial, que reunió en sus filas a socios del grupo anarquista Luz y la Unión de Canteros, la Unión de Resistencia de la fábrica de Textiles La Linera, la Unión de Operarios Sastres y la Unión de Conductores de Coches Públicos. Conforme a Jacinto Huitrón, la constitución de la COM se produjo así: en un local de la calle Matamoros, acordaron que el domingo 22 de septiembre de 1912, a las diez de la mañana, se celebraría otro mitin conjunto con asistencia de las cuatro uniones y el grupo Luz, cuyos miembros fueron: Alfonso Arteaga, Felipe Sánchez Martínez, Agapito León Sánchez, Doroteo Rivas, Trinidad Juárez, Jacinto Huitrón, Pioquinto Roldán, Luis Méndez, Eloy Armenta, Severiano Mata, Severino Rodríguez Villafuerte.

En el acto tomaron parte Luis Méndez, Francisco Verduzco, Eloy Armenta, y J. Trinidad Juárez. Nació la Casa del Obrero, a la cual se le agregó después la palabra Mundial, "no hubo acta de fundación ni elección de comité, ya que se trataba de un acto cultural. Apenas se nombró a Luis Méndez como tesorero y a mí como administrador de la naciente institución obrera". (4)

La fundación de la COM no pasó inadvertida para la prensa de aquel entonces. El 26 de enero de 1913, el diario Nueva Era editorializaba: "¿Comienza a sembrarse en México la fatal semilla del anarquismo? ¿Es nuestro país un terreno propicio para que fructifique esa negra división de sociedad? ¿Nuestra clase obrera inconsciente se prestará a combinaciones criminales, halagadas por promesas más o menos realizables, más o menos encaminadas a fin determinado?" (5)

Pese a la caracterización de la COM como organización anarcosindicalista, sostenida mayoritariamente por los investigadores del movimiento obrero mexicano, lo cierto es que era apoyada por el grupo de diputados renovadores: José Natividad Macías, Luis M. Rojas, Alfonso Cravioto, Miguel Alardín, Francisco Ortiz Rubio, Gerzayn Ugarte, Jesús Urueta y Félix F. Palavicini, quienes participaron activamente en las acciones sociales y culturales de la Casa. Otros políticos también colaboraron con ella. Algunos de sus integrantes, como Fredesvindo Elvira Alonso y Antonio de P. Araujo son calificados por algunos historiadores como "socialistas parlamentarios".

Antonio Díaz Soto y Gama, Lázaro Gutiérrez de Lara, Adolfo Santibáñez, Santiago R. de la Vega, Rafael Pérez Taylor, José Santos Chocano e Isidro Fabela, ofreciendo clases de gramática, dibujo, taquigrafía, aritmética, geometría, historia general, cosmografía, física, música y declamación, así como la enseñanza de oficios.

Sin embargo, la cuestión central de la COM fue el papel de centro impulsor que jugó en la formación de sindicatos y otras organizaciones de trabajadores. De hecho, puede afirmarse sin temor a equivocación que desempeñó, en cierto sentido, el rol de federación o central obrera, no obstante su carencia de aparato. Ello encajaba en el propósito manifiesto de intervenir en la constitución de sindicatos para demandar aumentos de salarios, reducción de la jornada laboral, indemnización por accidentes de trabajo y destitución de agentes patronales autoritarios. Influida por el anarcosindiclaismo, como método de lucha promovía la acción directa, lo que significaba resolver los conflictos mediante la lucha y negociación entre trabajadores y patrones sin mediar el Estado, con la utilización de las huelgas, los paros, el boicot, los mítines y las manifestaciones. Repudiaba la participación política de los sindicatos.

Para dos autores muy conocidos, la Casa del Obrero Mundial fue, junto con la Cámara del Trabajo de Veracruz, la que definitivamente introdujo" en el país el sindicalismo revolucionario como sistema de lucha económica del proletariado contra la burguesía". (6)

Las actividades de la COM, notorias en la organización y luchas de la clase obrera y los artesanos, concitó la desconfianza y cierta hostilidad del gobierno de Madero, que según el maestro Silva Herzog, tenía ideas cimentadas en el liberalismo del siglo XIX, lo que condujo a la expulsión del país de uno de los fundadores de dicha organización, el dirigente colombiano Juan Francisco Moncaleano, y a la clausura de la Escuela Racionalista adscrita a la Casa del Obrero Mundial. (7)

El primer Primero de Mayo de masas

En México el primer Primero de Mayo se celebró en la Ciudad de Chihuahua con un acto convocado por organizaciones mutualistas en 1892. La segunda celebración tuvo lugar en la capital federal en 1912, bajo la convocatoria del Partido Socialista Obrero, que organizara el alemán Pablo Zierold, futuro simpatizante del Partido Comunista Mexicano. La tercera se llevó a efecto el 1º de Mayo de 1913 en la Ciudad de México, en plena dictadura huertista, con una característica central: ser el primer Día del Trabajo conmemorado masivamente por los obreros, empleados y artesanos. Participaron obreros de la fábrica de Fósforos y Cerillos, ferrocarrileros de la División Estado de Hidalgo, operarios de la Impresora del Timbre, Benemérita Sociedad Minerva de Tejedores, obreros de la fábrica El Salvador, operarios de los talleres Valentín Elcoro, Sindicato de Tejedores del Distrito Federal, 5º Comité del Partido Popular Obrero y otros.

En un artículo difundido por una editorial libertaria, se informa: "Todas las organizaciones obreras de resistencia hasta aquí mencionadas invitaron a las sociedades mutualistas a la Primera Celebración en México del Día del Trabajo, Jornada Mundial por las 8 horas. Y para el efecto se emitieron estampillas de a cinco centavos para cubrir los gastos. Eran de fondo rojo y letras negras, que decían Sindicalismo Radical Reformista entre alegorías del trabajo, el gorro frigio y dos banderas rojas, con palmas de laurel en la base, que Rosendo Frausto litografió.

"Ese 1º de mayo de 1913, por medio de una manifestación de 20,000 obreros, frente al antiguo Palacio Municipal, habló el licenciado Soto y Gama, y ante la Cámara de Diputados, José Colado, pidiendo al Bloque Renovador la implantación de la jornada de 8 horas, el descanso dominical y la indemnización por accidentes de trabajo. En un gran cartel se decía: Ni odio de razas ni división de credos. Para el trabajador no hay más patria que el mundo ni más religión que la justicia social.

"Al cartelón de la Casa del Obrero se le agregó la palabra Mundial, ya que en Los Ángeles, California, Moncaleano había fundado la Casa del Obrero Internacional. A cinco estandartes rojos en forma heráldica, se les puso una franja oblicua negra y a la bandera roja, símbolo del trabajo, a iniciación mía, se le puso la mitad negra…" (8)

La Casa del Obrero Mundial sobresalió en la organización de sindicatos, federaciones y círculos culturales; la preparación y realización de huelgas y paros; la solidaridad con las luchas de los trabajadores de México, España y otros países; la celebración de manifestaciones y mítines; la edición y difusión de periódicos, revistas y folletos; la distribución de libros y folletos de Piotr Kropotkin, Mijaíl Bakunin, Errico Malatesta, Jean Grave, Ricardo Mella y otros autores anarquistas, materialistas y anticlericales; la lucha por la libertad de presos políticos en Estados Unidos, Argentina, España y otros países. Pero no debe omitirse que descuidó, gravemente, la lucha contra el latifundismo el imperialismo internacional, especialmente el norteamericano, enemigo tradicional y principal de la independencia y soberanía nacionales de nuestro país.

Pacto entre la COM y la Revolución constitucionalista

El curso sindicalista seguido por la COM dio un brusco viraje el 17 de febrero de 1915: el grueso de la dirección en la disputa entre la corriente campesina, de una parte, y la corriente burguesa, por otra, optó por esta última. De aquí arranca lo que los charros llamaron, desde fines de los años 40 hasta el año 2000, alianza histórica del movimiento obrero organizado y el Estado mexicano. En efecto, los líderes mundiales suscribieron un pacto con la Revolución constitucionalista para combatir a los ejércitos campesinos de Villa y Zapata. "1ª El gobierno constitucionalista reitera su resolución, expresada por decreto de 4 de diciembre del año próximo pasado, de mejorar, por medio de leyes apropiadas, la condición de los trabajadores, expidiendo durante la lucha todas las leyes que sean necesarias para cumplir aquella resolución".

"2ª Los obreros de la Casa del Obrero Mundial, con el fin de acelerar el triunfo de la Revolución constitucionalista e intensificar sus ideales en lo que afecta a las reformas sociales, evitando en lo posible el derramamiento innecesario de sangre, hacen constar la resolución que han tomado de colaborar, de una manera efectiva y práctica, por el triunfo de la revolución, tomando las armas, ya para guarnecer las poblaciones que están en poder del Gobierno Constitucionalista, ya para combatir a la reacción".

"6ª Los obreros de la Casa del Obrero Mundial harán propaganda activa para ganar la simpatía de todos los obreros de la República y del obrero mundial hacia la Revolución constitucionalista, demostrando a todos los trabajadores mexicanos las ventajas de unirse a la revolución, ya que ésta hará efectivo, para las clases trabajadoras, el mejoramiento que persiguen por medio de sus agrupaciones.

"7ª Los obreros establecerán centros y comités revolucionarios en todos los lugares que juzguen conveniente hacerlo. Los comités, además de la labor de propaganda, velarán por la organización de las agrupaciones obreras y por su colaboración a favor de la causa constitucionalista". (9)

Firmaban, en Veracruz, Rafael Zubaran Capmany, Rafael Quintero, Carlos M. Rincón, Rosendo Salazar, Juan Tudó, Salvador Gonzalo García, Rodolfo Aguirre, Roberto Valdés, Celestino Gasca.

El ala izquierda del movimiento obrero mexicano repudió el pacto celebrado entre la COM y la Revolución constitucionalista. Es posible que el texto más conocido contra ese acuerdo sea el de Ricardo Flores Magón, que a la letra dice: "Obreros de las ciudades: expiáis en estos momentos una falta que falsos amigos os hicieron cometer: la de desligaros de la acción de vuestros hermanos los obreros de los campos. Al hacer armas contra los trabajadores del campo, hicisteis armas contra vuestros propios intereses, porque el interés del explotado es el mismo, ora empuñe el arado, ora el martillo. No impunemente fusilasteis al zapatista y al anarquista del Partido Liberal Mexicano, que son vuestros hermanos de clase, pues que de esa manera hicisteis fuerte al enemigo común, a la burguesía, que hoy os paga vuestros servicios con miseria, y si protestáis, ¡con la muerte!" (10)

La alianza entre la COM y la Revolución constitucionalista permitió que en Sonora, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán, Jalisco, Colima, Michoacán, Oaxaca, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, México, Tlaxcala y Puebla, se formaran numerosos centros obreros, de filiación sindicalista.

En Yucatán surgieron el Sindicato de Mecánicos, Herreros y Paileros, Sindicato de Mecánicos Electricistas, Sindicato de Conductores de Carruajes, Sindicato de Tipógrafos, Sindicato de Obreras de las Fábricas de Cigarros, Sindicato de Obreros de las Fábricas de Cigarros y otras agrupaciones.

La capacidad organizativa de la clase obrera, expresada en la labor societaria de la COM, incomodaba a los gobernantes constitucionalistas, a los generales y, claro está, a los capitalistas. Las contradicciones entre mundiales y estas tres entidades aparecieron rápidamente.

El 19 de enero de 1916, el general Pablo González planteó: "¡No! La Revolución no es ni puede ser el patrimonio de un solo grupo. La Revolución es un movimiento de amplio carácter social, que, si afecta en manera muy importante a los trabajadores, también debe amparar a las demás clases y conservar, dentro de la libertad y la justicia, el orden en la sociedad. La idea revolucionaria no está reñida con el orden social. El espíritu de reforma no debe considerarse opuesto al espíritu de organización y de paz. Si la Revolución ha combatido la tiranía capitalista, no puede sancionar la tiranía proletaria, y a esta tiranía es a la que pretenden llegar los obreros, especialmente los de la Casa del Obrero Mundial, que no satisfecha con las concesiones recibidas y los beneficios conquistados, multiplican y exageran sus demandas y hasta se producen en forma de violentos reproches contra las autoridades constitucionalistas, que han sido sus resueltas aliadas y su firme sostén".

"Si desgraciadamente, los grupos obreros se extralimitaran en el ejercicio de sus derechos y obraran con violencia en cualquier forma contra las personas e intereses que juzguen contrarios, el Cuartel General se verá precisado, para dar garantías a los ofendidos, a exigir responsabilidades a los culpables". (11)

Sin dejar de reconocer su digna actitud y combativa ante el imperialismo norteamericano, Venustiano Carranza era más conservador que Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles y otros caudillos revolucionarios, entre otras razones porque no entendía el papel tan importante que estaba llamado a desempeñar el movimiento obrero, y, en consecuencia, dio trato militar y represivo a problemas políticos. Esto quedó en evidencia en 1916, durante la huelga general de la clase obrera capitalina. De cara a este histórico movimiento, Carranza expidió el 1 de agosto de 1916 un decreto que establecía: "Artículo 1º. Se castigará con la pena de muerte, además de a los trastornadores del orden público que señala la Ley de 25 de enero de 1862:

"Primero. A los que inciten a la suspensión del trabajo en las fábricas o empresas destinadas a prestar servicios públicos o la propaguen; a los que presidan las reuniones en que se proponga, discuta o apruebe; a los que la defiendan y sostengan; a los que la aprueben o suscriban; a los que asistan a dichas reuniones o no se separen de ellas tan pronto como sepan su objeto, y a los que procuren hacerla efectiva una vez que se hubiere declarado.

"Segundo. A los que con motivo de la suspensión de trabajo en las fábricas o empresas mencionadas o en cualquiera otra, y aprovechando los trastornos que ocasiona, o para agravarla o imponerla destruyeren o deterioraren los efectos de la propiedad de las empresas a que pertenezcan los operarios interesados en la suspensión o de otras cuyos operarios se quiera comprender en ella; y a los que con el mismo objeto provoquen alborotos públicos, sea contra funcionarios públicos o contra particulares, o hagan fuerza en las personas o bienes de cualquier ciudadano, o que se apoderen, destruyan o deterioren bienes públicos o de propiedad particular.

"Tercero. A los que con amenazas o por la fuerza impidan que otras personas ejecuten los servicios que prestaban los operarios en las empresas contra las que se haya declarado la suspensión del trabajo". (12)

El 26 de agosto de 1916, como parte de la violencia oficial ejercida contra los huelguistas, se verificó el Segundo Consejo de Guerra que acordó la siguiente sentencia: "Ernesto H. Velasco es culpable de haberse unido a varios obreros para originar un paro general que alcanzaba a afectar los talleres nacionales de armas y a los servicios públicos. Ernesto H. Velasco es culpable de complicidad en el delito de rebelión, y por lo mismo, reo de la pena de muerte, conforme al artículo 26 de la ley de 25 de enero de 1862". (13)

Posteriormente, dada la amplia movilización en defensa de Ernesto H. Velasco, dirigente del Sindicato Mexicano de Electricistas, la condena anterior fue modificada.

En resumen, la Casa del Obrero Mundial representó un importante paso en el proceso de organización de la clase obrera y otros trabajadores asalariados, con una fuerte influencia del anarquismo. Empero, la definición asumida ante la opción campesina, que encabezaban Emiliano Zapata y Francisco Villa, y la opción constitucionalista, que jefaturaba Venustiano Carranza, la dirección de la COM se inclinó por la segunda, en tanto que una ínfima minoría de ese liderato se alineó con las fuerzas del Ejército Libertador del Sur. Puede concluirse que no se avanzó en la alianza de obreros y campesinos, sino al contrario, quedaron divididas las dos principales fuerzas sociales llamadas a impulsar y concretar los cambios revolucionarios en el país.

A cien años de constituida la Casa del Obrero Mundial, la clase obrera y otros trabajadores asalariados se enfrentan a una ofensiva en contra de la organización sindical, la contratación colectiva, la jornada de ocho horas, el derecho de huelga, la estabilidad en el empleo y las prestaciones sociales, mediante la reforma regresiva de la Ley Federal del Trabajo que impulsa el gobierno ilegítimo y entreguista de Felipe Calderón Hinojosa, el peor presidente desde 1930, quien es apoyado en su labor destructiva por el Partido Acción Nacional (conocido por su cipayismo proyanqui) y una franja importante del Partido Revolucionario Institucional. En respuesta, el movimiento debe rechazar militantemente dicha contrarreforma antiobrera y avanzar hacia la unidad sindical, bajo las banderas que enarbolan el Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana, la Unión Nacional de Trabajadores, el Sindicato Mexicano de Electricistas y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación.

Notas:

(1) V. Ermolaev, "México de 1870 a 1917", en Ensayos de historia de México, México, ECP, 2ª ed., 1973, p. 90.

(2) Josefina Mac Gregor Gárate, La XXVI Legislatura, un episodio en la historia legislativa de México, tesis, México, FFL UNAM, 1976, p. 131.

(3) J. Mac Gregor G., La XXVI..., p. 132.

(4) Jacinto Huitrón Chavero, Orígenes e historia del movimiento obrero en México, edición electrónica.

(5) Morales Jiménez, Alberto, La Casa del Obrero Mundial. Ensayo histórico, México, BINEHRM, 1982, p. 54.

(6) Rosendo Salazar (y José G. Escobedo), Las pugnas de la gleba, México, CNE PRI, 1972, p. 12.

(7) Jesús Silva Herzog, Inquietud sin tregua, México, Cuadernos Americanos, 1965, p. 143.

(8) Jacinto Huitrón, Primera celebración del Día del Trabajo en México, edición cibernética de Ediciones Antorcha.

(9) Emilio Portes Gil, Autobiografía de la Revolución mexicana, edición cibernética de Ediciones Antorcha. Este célebre documento es reproducido por Luis Araiza, Rosendo Salazar, Jacinto Huitrón, Jesús Silva Herzog y decenas de autores más. Es de los materiales básicos del movimiento obrero mexicano, junto con el Programa y Manifiesto del Partido Liberal Mexicano de 1906, el discurso de Lombardo de 1932 "¡El camino está a la izquierda!", la respuesta a Plutarco Elías Calles del Comité Nacional de Defensa Proletaria de junio de 1935 y los Estatutos de la Confederación de Trabajadores de México de 1936.

(10) Ricardo Flores Magón, "La huelga general de 1916", en Consideraciones, núm. 18, septiembre-octubre de 2000.

(11) Gerardo Peláez Ramos, "Revolución mexicana: cronología documental (1910-1917)", en La Haine, Nueva Radio y otros portales.

(12) Luis Araiza, Historia del movimiento obrero mexicano, t. III, México, Ed. Casa del O. Mundial, 2ª ed., 1975, pp. 159-160.

(13) Historia Obrera, núm. 9, 9-VII-77, p. 43.

Gerardo Peláez Ramos es autor, entre otras obras, de Partido Comunista Mexicano. 60 años de historia. (Cronología. 1919-1968), 2 tomos, Culiacán, UAS, 1980; Situación actual y perspectivas del movimiento sindical en México, Puebla, UAP, 1978; Historia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, México, ECP, 1984, y Ed. del STUNAM, 2ª ed. corr. y aum., 2000; Las luchas magisteriales de 1956-1960, México, ECP, 1984; Historia del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma de Guerrero, Chilpancingo, CESS del STAUAG, 1990; El sindicalismo magisterial. 1935-1943, México, SNTE, 1994; Diez años de luchas magisteriales (1979-1989), México, Ed. del STUNAM, 1999; Breve historia del STUNAM, México, UNAM-STUNAM, 2001, y Resumen histórico del SUNTU (1979-1995), Culiacán, SUNTUAS Académicos, 2004.