Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet OPINIÓN - MÉXICO

El asesinato de Ignacio García Maldonado

Por Gerardo Peláez Ramos

Artículos de Gerardo Peláez Ramos editados en Rebanadas:

Artículo relacionado:

Represión contra los normalistas en Oaxaca - Por Gerardo Peláez Ramos

Rebanadas de Realidad - Distrito Federal, 20/05/14.- En el estado de Oaxaca, a lo largo de los dos últimos sexenios locales, se han producido asesinatos políticos, que, generalmente, tienen como víctimas a dirigentes, cuadros y militantes del movimiento social democrático y de las organizaciones políticas de izquierda, aunque no escapen algunos representantes del charrismo sindical y agrupaciones del Partido Revolucionario Institucional con base indígena y popular. Dentro de ese cuadro de violencia con tintes políticos, se ubica el asesinato de Ignacio García Maldonado, miembro de Comuna Oaxaca y ex preso político de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), ocurrido el sábado 29 de marzo del año en curso.

Nohan sido esclarecidos los asesinatos de los dirigentes sociales y políticos Beatriz López Leyva, coordinadora del Gobierno Legítimo de Andrés Manuel López Obrador en Pinotepa Nacional y ex dirigente del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en San Pedro Jicayán, Oaxaca, en abril de 2009; Catarino Torres Pereda, secretario general del Comité de Defensa Ciudadana (CODECI), el 22 de octubre de 2010; Rafael Vicente Rodríguez Enríquez, dirigente del Frente Amplio de Comunidades Marginadas del Estado de Oaxaca (FACMEO), el 24 de diciembre de 2011; Bernardo Vásquez Sánchez, líder de la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán (COPUVO), el 15 de marzo de 2012; Nicolás Estrada Merino, presidente del Consejo Estatal del PRD, aparecido sin vida en junio de 2013, y Arturo Pimentel Salas, dirigente del Frente Nacional Indígena y Campesino (FNIC), el 21 de agosto de 2013.

Acerca delúltimo lamentable crimen político, la Comuna Oaxaca señala: "1. Condenamos enérgicamente el asesinato de nuestro compañero Ignacio García Maldonado, participante en esta organización social desde sus inicios, y externamos nuestra solidaridad total hacia su familia y sus amigos.

"2. Demandamos de las autoridades el esclarecimiento total de este asesinato y el castigo a los responsables materiales e intelectuales.

"3. Exigimos que en las investigaciones se priorice la vertiente política como origen del crimen, dados los antecedentes de nuestro compañero como activo participante en la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), por lo que fue preso político a partir de 2006. No consideramos casual que este mismo día se hayan encontrado restos de cuerpos frente al domicilio de un defensor de derechos humanos que también destacó por sus acciones a favor del movimiento social iniciado ese año en Oaxaca.

"4. Demandamos también a los gobiernos federal y estatal medidas especiales para la protección de la vida de Flavio Sosa Villavicencio, César Mateos Benítez, Horacio Sosa Villavicencio, Efraín Solano Alinárez y Gilberto López Jiménez, integrantes de la dirigencia colectiva de Comuna Oaxaca, a quienes en las últimas semanas se les ha amenazado de muerte, tanto por la vía del rumor como a través de la intimidación directa. Es el contexto en el que fue cometido el asesinato de nuestro compañero Ignacio García Maldonado".

El caído postrero de Comuna Oaxaca militó activamente en la APPO, siendo detenido el 4 de diciembre del 2006, junto con Flavio Sosa Villavicencio y otros dos líderes del movimiento de 2006, por detectives de la Agencia Federal de Investigación (AFI) y de la Policía Federal Preventiva (PFP), en la Ciudad de México. Permaneció preso en lacárcel regional de Cosolapa, Oaxaca, quedando en libertad el 8 de junio del 2007, por falta de méritos.

La dirección colectiva de Comuna Oaxaca, por conducto de César Mateos Benítez, plantea: "A la fecha no se han esclarecido los más de 20 asesinatos, las desapariciones forzadas, las violaciones, la tortura, los golpes, las detenciones arbitrarias y los procesos judiciales por consigna cometidos contra participantes en el movimiento social de 2006 y 2007, crímenes documentados tanto por observadores civiles nacionales y extranjeros como por instancias públicas, como la propia CNDH".

Abunda la dirigencia de la organizaciónsocial oaxaqueña: "Este asesinato es un claro mensaje de que estamos en la mira, como directiva de Comuna Oaxaca y especialmente como participantes en la APPO de 2006 que decidimos no olvidar, que decidimos insistir permanentemente en nuestra demanda de justicia y de castigo para quienes desde el gobierno cometieron gravísimos crímenes contra el movimiento social de esos años".

En efecto, la represión criminal del gobierno de Ulises Ruiz Ortiz, con la administración de Gabino CuéMonteagudo no ha sido superada, pues bajo el gobierno estatal presentehan caído y caen variosluchadoressociales,sin que se logre la detención, enjuiciamiento y condena de los autores intelectuales y materiales de estos crímenes.Lasejecuciones permanecen en la mayor impunidad, sin que las autoridades den pasos en firme para ponerles fin.

En Oaxaca, además de los asesinatos políticos, se han producido y se producen intentos de homicidio contra dirigentes y activistas del movimiento indígena, campesino, popular y sindical, secuestros, amenazas de muerte y otras acciones punibles que los poderes local y nacional no resuelven.

Ignacio García Maldonado fue un participante distinguido de las históricas jornadas de 2006 en la entidad suriana, parte integrante de la primera hornada de presos políticos del calderonatoy militantede Comuna Oaxaca, por lo que su ejecución es claramente de carácter político. En vista de esta situación, los responsables materiales e intelectuales del crimen deben ser localizados, sometidos a juicio y sentenciados con todo el peso de la ley, a la vez que se disponenmedidas especiales con el objeto de proteger la vida de los líderes de Comuna Oaxaca. De ocurrir hechos violentos en contra de Flavio Sosa Villavicencio y sus camaradas, cabe suponer que los responsables serían las autoridades estatales y federales.

Gerardo Peláez Ramos es autor, entre otras obras, de Partido Comunista Mexicano. 60 años de historia. (Cronología. 1919-1968), 2 tomos, Culiacán, UAS, 1980; Situación actual y perspectivas del movimiento sindical en México, Puebla, UAP, 1978; Historia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, México, ECP, 1984, y Ed. del STUNAM, 2ª ed. corr. y aum., 2000; Las luchas magisteriales de 1956-1960, México, ECP, 1984; Historia del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma de Guerrero, Chilpancingo, CESS del STAUAG, 1990; El sindicalismo magisterial. 1935-1943, México, SNTE, 1994; Diez años de luchas magisteriales (1979-1989), México, Ed. del STUNAM, 1999; Breve historia del STUNAM, México, UNAM-STUNAM, 2001, y Resumen histórico del SUNTU (1979-1995), Culiacán, SUNTUAS Académicos, 2004.