Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO LUZ Y FUERZA MAR DEL PLATA - ARGENTINA
FEDERACIÓN DE TRABAJADORES DE LA ENERGÍA DE LA REPUBLICA ARGENTINA (FeTERA)
Adherida a CTA, COSSEM, ICEM.
Cómo enfrentar la flexiseguridad
Por José Rigane (*)

Artículos relacionados:

Opinión: La flexiseguridad, la nueva zanahoria del neoliberalismo - Por Susana Merino
España: La flexiseguridad es la tumba de los derechos laborales y sociales

Rebanadas de Realidad - ACTA, Buenos Aires, 24/06/09.- Frente al crecimiento de los conflictos y de las perspectivas que se vislumbran por al vance de la crisis financiera internacional y sus efectos en nuestro país, los trabajadores debemos planificar una estrategia integral y llevar adelante un plan de acción.

“Los trabajadores no vamos a pagar la crisis” es el principal planteo de la Central de Trabajadores de la Argentina en este marco, y eso se traduce cotidianamente en distintas acciones y luchas en todo el territorio nacional.

Se profundiza la crisis cada vez más, aunque algunos no quieran verlo o decirlo. Nosotros estamos planteando que ya se perdieron 200 mil puestos de trabajo y eso es lo que tenemos que enfrentar. Por ello, se ha propuesto convocar a una reunión del Bloque Organizativo-Gremial de la CTA a nivel nacional, con la presencia de representantes de todo el país, y también a encuentros regionales en todas las provincias para avanzar en un plan de acción común.

Hay una tendencia a negar los conflictos, los despidos y las suspensiones horarias. Y por eso nuestra intención es hacer público este panorama y acompañar a los compañeros que todos los días se acercan a la CTA para buscar soluciones y propuestas para enfrentar la crisis.

Son fundamentalmente trabajadores del sector privado los que se acercan a la CTA. Son compañeros que vienen de la construcción, del transporte, de la seguridad privada, de la industria azucarera, del comercio, y también del sector industrial. Ellos no se sienten representados y viven de manera mucho más intensa el impacto de esta crisis. No olvidemos que el actual modelo sindical argentino permite una connivencia del sindicalismo empresarial con el sector patronal y el Gobierno.

Venimos denunciando la pérdida de los puestos de trabajo y la implementación de una nueva política de flexibilización laboral, que les permite a los patrones desentenderse de la relación con los trabajadores. Y a eso hay que sumar la gran cantidad de trabajadores no registrados que hoy sufren las consecuencias de la crisis.

Hoy los compañeros plantean que hay gobiernos provinciales que no reconocen la estabilidad de los trabajadores, incluso de compañeros que pertenecen a organizaciones con Personería Gremial. Esto es muy grave porque marca un grado de deterioro muy grande de las instituciones.

Necesitamos instalar una política entre los trabajadores que pueda impactar en las decisiones públicas. Y frenar el avance de esta crisis que hoy no aparece en los medios pero que existe y se sufre todos los días.

Ha trascendido que la multinacional Techint propone bajar un 15% los sueldos de sus empleados a partir del primero de julio. El plan dependerá de la aceptación voluntaria de cada trabajador y a cambio se le ofrecerá trabajar un día menos por semana. Desde el cadete, pasando por la secretaria y hasta el gerente general deberán resolver si aceptan esta propuesta.

Esto puede convertirse en un caso testigo. Y es una contradicción con lo que se resolvió en la última asamblea anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En Ginebra se firmó un pacto para preservar el empleo que tiene como objetivo fundamental respetar los derechos mínimos e indispensables para el conjunto de los trabajadores. Pero Techint acaba de implementar otra cosa. La flexiseguridad, como se llama a estas medidas, no es más que flexibilizar otra vez los derechos laborales. O sea, el trabajador va a pagar las consecuencias de una crisis que no originó.

Volvemos a exigir el pleno respeto por la libertad y la democracia sindical para que los trabajadores puedan organizarse y elegir a sus representantes. Está visto que no se trata de hacer valer un papel, porque de hecho Techint firmó ese pacto y ahora resolvió esto. Se trata de que para que ese papel tenga posibilidades concretas de convertirse en realidad se necesita del desarrollo organizativo y la representación de todos los trabajadores.

Argentina necesita, por ley, eliminar los despidos sin causa; hay que terminar con las políticas del retiro voluntario y la jubilación anticipada, porque todo eso significa despidos encubiertos. Esto se resuelve con más derechos para los trabajadores y con más poder adquisitivo. Por eso estamos pidiendo la inmediata convocatoria al Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario.

Para enfrentar lo que se viene nosotros vamos a continuar con el proceso y el plan de acción que viene desarrollando la CTA durante los últimos meses. Porque lo que se necesita es el desarrollo de la organización sindical para que los trabajadores podamos dar batalla frente al avance patronal. Y en eso pondremos todos nuestros esfuerzos.

Lo que garantiza la posibilidad de enfrentar esta crisis es mantener el desarrollo de la producción; mantener el poder adquisitivo y los derechos que le garanticen estabilidad a los trabajadores; desarrollo del mercado interno pero no ayudando a los bancos o al sector financiero, sino a los sectores populares.

Por eso hay que decirle no a la política de flexiseguridad que proponen los empresarios, porque eso es un invento para someter y explotar al conjunto de los trabajadores.

(*) Secretario General del Sindicato de Luz y Fuerza Mar del Plata; titular de FeTERA y Secretario de Organización de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA).
El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Guillermo Albanese, Secretario de Prensa del Sindicato de Luz y Fuerza Mar del Plata.