Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
POLO DEMOCRÁTICO ALTERNATIVO (PDA) - COLOMBIA

Los negocios de los hijos del Presidente Uribe (Parte 2)

La causa del enriquecimiento de los Uribe Moreno en miles de millones de pesos fueron las decisiones oficiales.
Transcripción de la intervención del senador Jorge Enrique Robledo en el debate sobre los negocios de los hijos del Presidente, plenaria del Senado, 12 de mayo de 2009.
Artículo relacionado:

Rebanadas de Realidad - MOIR-PDA, Bogotá, 31/05/09.-

Más favoritismos y actos ilegales

Hablemos de cómo fue el trámite ante la Comisión Intersectorial de Zonas Francas y empecemos con una información. Cada día de trámite vale plata, porque mientras no se termine el trámite, el negocio no logra concretarse ni puede realizarse. Luego aquí resultan claves los tiempos y los momentos.

Aunque parezca mentira, senadores y colombianos, este negocio empieza con la tentativa de violar la primera de norma sobre cómo tramitar una zona franca ante la Comisión Intersectorial de Zonas Francas. Un buen día, el 7 de diciembre de 2007, se aparece ante las oficinas encargadas la entidad Zona Franca de Bogotá, ojo, no la Zona Franca de Occidente, a tramitar que se conceda una zona franca sobre la tierra de los hijos del presidente Uribe. Pero resulta que las normas establecen como primera condición para iniciar el trámite que el peticionario sea una persona jurídica nueva, creada para ese fin. Luego no podía la Zona Franca de Bogotá hacer el trámite, porque ella existía de tiempo atrás y con otros fines y para esa fecha no se había constituido la empresa Zona Franca de Occidente, que solo se va crear seis meses después, en junio de 2008. Así arranca el trámite, y lo más increíble es que no solo empieza así, sino que quince días después de cometida esta flagrante ilegalidad, que, según entiendo, la Zona Franca de Bogotá ni siquiera intentó ocultar, empiezan los funcionarios de la Comisión Intersectorial a tramitarle a la Zona Franca de Bogotá lo que pedía por fuera de la ley. El 28 de diciembre, le solicitan a la DIAN que certifique si hay continuidad entre los lotes que se van a desarrollar. Y le piden al Ministerio de Ambiente que conceptúe si en ese negocio se aplica el decreto 3600. Luego, repito, en medio de la ilegalidad absoluta, se comienza a tramitar el negocio de la zona franca de los hijos del presidente de la República y de sus socios.

Cómo serían las irregularidades en el trámite, que dos meses después, el 25 de febrero de 2008, se lleva el proyecto a la reunión de la Comisión Intersectorial para que le dé el visto bueno. Y es probable que alguien se haya puesto nervioso, pues la Comisión decidió que no podía aprobarse por la notoria ilegalidad, al no existir una persona jurídica llamada Zona Franca de Occidente. Pero, senadores y colombianos, y quienes tramitan asuntos ante el Estado saben de la gravedad de esta denuncia, no se detuvo el proceso. No es cierto, como usted aduce, doctor Plata, que a lo peticionarios “les tocó volver a hacer la fila”, porque, como lo voy a demostrar, a pesar de la ilegalidad, a pesar de que no se podía tramitar, los funcionarios continuaron con el trámite.

Solo el 16 de junio de 2008 la Zona Franca de Occidente obtuvo su derecho legal a existir. Y un mes después, el 28 de julio, y esto prueba que los trámites prosiguieron en la ilegalidad, la Comisión Intersectorial aprobó el Plan Maestro y le dio concepto favorable a la Zona Franca de Occidente. En 35 ó 38 días se cumplieron todos los trámites, que en otros casos se demoran bastante más. Y el 18 de diciembre la DIAN le otorgó a la Zona Franca Permanente de Occidente el derecho a ofrecer sus lotes con las gabelas señaladas. Otras ilegalidades

Pero los abusos y los favoritismos no terminaron ahí. El 26 de septiembre, la DIAN hace un requerimiento único y da un “término perentorio” de un mes para que quienes están tramitando la Zona Franca de Occidente alleguen todos los papeles, e insisto en el plazo perentorio: un mes. ¿Y saben hasta cuándo entregaron papeles? Hasta el 17 de diciembre de 2008, el día antes que se diera la autorización definitiva. Papeles complejos que no revisaron, de asuntos técnicos, y que tramitaron violando las normas de la República.

Además, la Zona Franca de Occidente presenta, y así lo aprueba la Comisión Intersectorial, que las aguas residuales donde se desarrolla este negocio puedan tirarse a un vallado, violando lo determinado por la CAR y el municipio de Mosquera.

Falsedad en documento público

Igualmente es el colmo que la DIAN, en la resolución definitiva para aprobar la zona franca, afirma que la Zona Franca de Occidente S.A., con NIT 900.224.887, el 8 de diciembre de 2007 le solicitó a la Comisión Intersectorial concepto sobre la viabilidad de declaratoria de existencia de dicha zona franca y sobre la aprobación del Plan Maestro. ¡Y la Zona Franca de Occidente solo tuvo constitución jurídica en junio de 2008, seis meses después! Luego era absolutamente imposible que la DIAN le concediera el NIT a finales de 2007. Esto se llama falsedad en documento público. Ya Felipe Zuleta, conocido articulista del periódico El Espectador, ha anunciado que interpondrá un denuncio penal, porque la violación es notoria. Tengo que lamentar que el actual director de la DIAN le haya escrito una carta a la revista Semana minimizando lo ocurrido, diciendo que no vale la pena, que lo que pasa es que no se entienden las interpretaciones y las conductas geniales de este gobierno.

¿Para qué la falsedad? No se sabe muy bien, pero puede tener que ver con que tenían un problema. Si se daban por recibidos los papeles en junio de 2008, la Zona Franca de Occidente aparecía como tramitada en apenas seis meses. Y lo que anda diciendo el ministro Plata por todas partes es que el trámite duró un año. Pero ahí tiene usted una contradicción grave, doctor Plata. O la zona franca se tramitó en seis meses, entre junio y diciembre de 2008, o entre diciembre de 2007 y junio de 2008 ustedes adelantaron trámites que no podían adelantar, y no fue cierto que ellos hubieran tenido que “volver a hacer la fila” con sus papeles, como usted afirmó.

¿Para qué ocultan los nombres?

También es mortificante la telaraña de empresas que los hijos del presidente constituyeron y que no puedo explicar en detalle porque el tiempo no alcanza. Pero voy a darles los nombres de empresas que aparecen, nombres que en últimas, a mi juicio, tienen como uno de sus propósitos hacer difícil encontrar los nombres de Tomás y Jerónimo Uribe: Residuos Ecoeficiencia, Patrimonio Autónomo FLC Lotes Mosquera, Fiduciaria Colpatria, Zona Franca de Bogotá, Zona Franca de Occidente, Zona Franca Permanente de Occidente, Yogur S.A. y, en Panamá, la firma Achlist Investment Corporation. Les pregunto a los Uribe Moreno. ¿A los 25 años de edad constituyendo empresas en Panamá? Es legal, por supuesto, pero también sabemos que una parte muy grande de las empresas que se montan en los paraísos fiscales son para cometer delitos. No estoy haciendo ninguna acusación, sino formulando una pregunta. ¿Para qué ocultar los nombres? Porque el primer propósito de las empresas que se constituyen en Panamá es ocultar los nombres de los accionistas. Les pido a los hijos del presidente de la República que le digan a Colombia quiénes son los socios de esas empresas que aparecen en Panamá y que están involucradas en ese negocio. Y recordemos que, en buena medida, en el negociado de las acciones de Invercolsa, donde se defraudó el interés nacional, no ha podido saberse en detalle lo que pasó porque esas empresas y esas acciones terminaron bajo el control de algún desconocido que opera con una compañía en Panamá. Luego este reclamo tiene que ver con asuntos legales y morales.

¿Pagaron otros impuestos?

Nos preguntamos también si este veloz enriquecimiento de los Uribe Moreno pagó los impuestos respectivos. Infortunadamente, la DIAN no me respondió una pregunta específica que le hice. Pero el asunto es sencillo. Ellos transfieren valores por 33,9 millones de pesos de Residuos Ecoeficiencia a Yogur S.A., firma también de su propiedad. Y cuando se pasan de una empresa a la otra, su valor salta de 33,9 millones a 3.092 millones de pesos. Ahí hay una ganancia inmensa. La pregunta es simple. ¿La ganancia es de Residuos Ecoeficiencia? ¿La ganancia es de Yogur S.A.? Porque tiene que ser de alguien. ¿Nos hallamos ante el caso clásico de una elusión, en la que, como suele suceder en Colombia, quienes se benefician de esta clase de negocios no pagan los impuestos que sí deben pagar los asalariados y las gentes del común que no tienen manera de evadirlos? Esperaremos con paciencia a que la DIAN nos diga si esta operación tiene un propósito distinto al de evadir los impuestos a que estaban obligados.

La aprobación no era obligatoria

Han dicho los hijos del Presidente que la Comisión Intersectorial de Zonas Francas estaba en la obligación de otorgarles la petición que hicieron sobre la Zona Franca de Occidente. De la misma manera, equivocadamente, dijeron que el alcalde de Mosquera tenía que concederles el Plan Parcial. Pues no es cierto, senadores y colombianos. El otorgamiento de una zona franca en Colombia, y bien lo saben los ministros, porque incluso lo sugieren en las respuestas de este debate, es discrecional de la Comisión Intersectorial de Zonas Francas. Lo dice clarísimo el decreto 2685 de 1999, en su artículo 393-5, cuando señala que la Comisión “podrá emitir concepto desfavorable” a una zona franca permanente por motivos de inconveniencia técnica, financiera o económica”. Inconveniencia, no ilegalidad, dice. Y claro, las causales de inconveniencia pueden ser muchas, porque las zonas francas son negocios que las grandes empresas le proponen al gobierno nacional y que contienen muchos aspectos en que pueden aparecer diferencias. En el acta 01 del 20 de noviembre de 2007, la Comisión Intersectorial señala que hay que estudiar este tema con mayor profundidad y usa la palabra “discrecionalidad”.

Los ministros tenían que saber

Por último, la que puede ser la pregunta del millón. ¿Sabían los ministros y los altos funcionarios del presidente Uribe que en este negocio beneficiaban a los hijos de su jefe, de su patrón, del Presidente de la República? Las posibilidades, a mi juicio, son dos. Una, que supieran que esos lotes eran efectivamente de los hijos del presidente Uribe y, entonces, de acuerdo con la Constitución y la ley, han debido declararse impedidos, como lo han hecho en otros negocios los funcionarios de la Comisión Intersectorial de Zonas Francas, y decir: ‘No podemos atender el caso, porque tenemos el impedimento de ser subalternos del Presidente’. La otra opción es aducir, como están aduciendo, que no sabían. Con franqueza les digo que no sé qué será peor. Porque si no sabían, con franqueza les digo, ministros y demás funcionarios, la irresponsabilidad y la negligencia de ustedes no tienen nombre. Y voy a demostrar que en una lectura sana de las normas, ustedes violan la Constitución y la ley cuando no averiguaron quiénes eran los propietarios del lote de la Zona Franca de Occidente.

Que la DIAN tenía que saber no tiene discusión. Sería el colmo de la falta de seriedad que ustedes intentaran aducir que la DIAN no tenía que saberlo. Miren lo que dicen las normas al respecto. Los usuarios operadores de zonas francas deberán “acreditar ante la DIAN, entre otros, los siguientes requisitos: 6. Allegar estudios de títulos de propiedad de los terrenos sobre los que se desarrollará físicamente el proyecto de la zona franca permanente (…) 9. Adjuntar certificados de tradición y libertad de los terrenos que formen parte del área que se solicita declarar como zona franca permanente”. Más claro no canta un gallo. No hay la menor duda de que la DIAN tenía que establecer de quién eran los terrenos. Y si hay la menor coordinación en este gobierno, el director de la DIAN ha debido declararse sorprendido, por lo menos, si es que lo ignoraba, y haber llamado a su jefe, el doctor Óscar Iván Zuluaga, y a los demás miembros del Consejo Intersectorial y decirles, ‘miren lo que acabo de encontrar: los hijos del Presidente son los dueños del terreno de la Zona Franca de Occidente’.

Más normas que no cumplieron

Observen lo que dicen los artículos de las normas que han debido cumplir. Primero, la Constitución, en su artículo 209, establece que es obligación de la función administrativa desarrollar los fundamentos y los principios de moralidad administrativa. ¡Moralidad administrativa! Y la moralidad administrativa, y más en un país como Colombia, los obligaba a preguntarse de quién eran los terrenos que iban a beneficiar. Aquí voy a repetir algo dicho por la periodista María Isabel Rueda, que es una pregunta que les dirijo a los ministros y que tendrán que responder: si esos lotes hubieran sido de alias ‘Don Mario’ o de ‘Chupeta’, ¿también les habrían dado la zona franca? Si esos lotes, repito, hubieran sido de ‘Don Mario’ o de ‘Chupeta’, ¿también les habrían concedido la zona franca?

La Resolución 001 de 2007 dice además que el Plan Maestro que tiene que revisar la Comisión Intersectorial deberá contener, “como mínimo”, la siguiente información: “Características del terreno”. Y pregunto: entre las características del terreno, ¿no figura, como mínimo, el propietario del lote? ¿Les parece a ustedes que no son de las características del terreno sus propietarios? ¿Les parece que las características del terreno se limitan a si es pantanoso, si hay un arbolito, cuántas vacas hay en él? Curiosa manera de atender, señores ministros, la moralidad administrativa que les ordena la Constitución de Colombia.

Decisiones que los condenan

Y, senadores y colombianos, cuando estudio decisiones de la Comisión Intersectorial de Zonas Francas encuentro que en otros casos sí buscan establecer quiénes son los beneficiarios de los proyectos. El 20 de junio de 2008, en la sesión número 08, ordenan “que la Secretaría Técnica realice un ejercicio conjunto con la DIAN para hacer una verificación previa de los antecedentes de los socios de cada proyecto que se presente a su consideración desde el punto de vista fiscal, aduanero y de lavado de activos”. Y pregunto: quienes aportan en este negocio la parte principal, que son los terrenos, ¿no deben considerarse socios del proyecto, socios del negocio? ¿O se limitan ustedes, como el avestruz, a considerar socios del negocio únicamente a quienes aparecen como tales en esa figura que crearon, la Zona Franca de Occidente, que entre otras cosas tiene como propósito ocultar el nombre de los propietarios del terreno donde se desarrollaba la zona franca? Y van más allá. En la sesión número 9 del acta 7 dicen ustedes: “Para efectos de verificar si el inversionista y sus representantes legales, socios o miembros de las juntas directivas se encuentran reportados en la Lista Clinton, se instruyó a la Secretaría Técnica”, etc., etc. Le dicen ustedes a la Secretaría Técnica que mire si los representantes legales de la Zona Franca de Occidente, los socios o los miembros de las juntas directivas están en la Lista Clinton. ¿Y van a decir que en las revisiones de ustedes sobre la Lista Clinton –una lista que tiene establecido el gobierno norteamericano para señalar y perseguir narcotraficantes– no se les ocurre mirar el nombre de los propietarios de los lotes? Bonita manera de burlarse de esa revisión. Porque es obvio que si se pasan los nombres de la última compañía que aparece, en este caso la Zona Franca de Occidente, no figuran los nombres de todas las personas que hay detrás. Negligencia extremadamente grave.

De paso, hago otra pregunta: ¿se están convirtiendo los negocios fiduciarios en Colombia y la figura de los patrimonios autónomos en una manera de ocultar dolosamente a los propietarios de esos negocios, de forma que no se les pueda revisar el origen de sus fortunas? ¿Este caso es excepcional, o es el ejemplo de la norma? ¿Lo que predomina es que los patrimonios autónomos y los encargos fiduciarios son formas de ocultar a los propietarios de los negocios, de modo que puedan eludir los impuestos que deben pagarle al Estado colombiano?

No les puedo aceptar las explicaciones que ustedes dan, señores ministros. Violan la ley o por acción o por omisión. La violan porque no se tomaron el trabajo de averiguar a quién favorecían con su decisión, es decir, a los hijos de su patrón, o la violan porque sabiendo que los Uribe Moreno estaban en el negocio se hicieron los locos porque, entre otras cosas, si se declaraban impedidos aparecería un enredo de proporciones mayúsculas, en razón de que el Presidente de la República no podía nombrar sus reemplazos en esos cargos para estos efectos, pues él también era parte en el negocio y tenía impedimentos para sustituirlos.

Confesión de boca

Los hijos del presidente Uribe anunciaron hoy que van a donar a alguna institución de beneficencia todas o parte de las utilidades de este negocio. Aquí me uno a la voz de la Iglesia Católica que dice que hechos como ese se llaman confesión de boca. Si aquí no hay nada inmoral ni antiético, si aquí no hay nada ilegal, ¿por qué regalar lo que ellos llaman el fruto de sus esfuerzos como empresarios, que en este caso son esfuerzos como especuladores? Pero además pregunto: cuánta rebaja en impuestos les otorgará que hagan algún tipo de donación. Y agrego otra pregunta: ¿sí será verdad la oferta o será igual a la que nos hizo el Presidente a los colombianos hace unos meses, a la senadora Cecilia López, específicamente, cuando nos amenazó con entregarnos las declaraciones de renta de los Uribe Moreno, y esta es la hora en que el país sigue sin conocerlas? Yo les exijo, señor Presidente y jóvenes Uribe Moreno, muéstrenselas a los colombianos, para ver si pueden explicarnos por qué a los 25 años, en el brevísimo lapso que llevan haciendo negocios, terminan más ricos que muchos de los ricos de Colombia. El país tiene derecho a saberlo y tiene derecho a saber si ustedes están pagando los impuestos que corresponden, entre ellos, el impuesto de guerra, que pretenden hoy trasladarles a los pobres de Colombia (dos días después de este debate, el 14 de mayo, en El Colombiano, los hijos del Presidente explicaron que en este caso “es diferente hablar de proyectos de inversión social a regalar o donar”).

Colombia no es la hacienda El Ubérrimo

Por último, le hice un derecho de petición al jefe del Estado para que me respondiera dos preguntas: en la primera, doctor Uribe, le dije que sus hijos, Tomás y Jerónimo, afirmaron en La W que usted conocía del negocio, porque ellos le consultaban todos sus negocios en la mesa del comedor de su casa. Le pregunté entonces al señor Presidente: ¿conocía usted, doctor Uribe, si sus hijos estaban en este negocio? Y si lo conocía, esta fue la segunda pregunta: ¿les advirtió a sus ministros y a los demás altos funcionarios que sus hijos eran socios de este proyecto, de forma que estos funcionarios cumplieran con la Constitución y con la ley y se declararan impedidos? Dos preguntas absolutamente elementales, razonables, que se le hacen a un funcionario público que, por muy Presidente que sea, también tiene que cumplir con la Constitución y con la ley.

Y miren la respuesta que me dio. Primero, se la encarga al asesor de la Secretaría Jurídica, el doctor Armando López Cortés, quien después de echar alguna frasecita, me dice, y es la respuesta del Presidente a un senador de la República que hace un derecho de petición autorizado por la Constitución y por la ley con dos preguntas elementales. Miren lo que me dice: “Me permito indicarle, como él (o sea, Uribe) ya lo ha manifestado, que es un tema que le compete a ellos (es decir, a los hijos), quienes manejarán directamente frente a cualquier inquietud que se requiera”. No, doctor Uribe, no les estoy preguntando nada a sus hijos. Nada les estoy preguntando, entre otras cosas, porque no tengo ningún derecho legal de hacerlo y no voy a hacer el oso de que no me respondan. Le formulo a usted, presidente de la República, dos preguntas simples: ¿sabía usted que sus hijos estaban en el negocio? ¿Por qué no les advirtió a los altos funcionarios del Estado para que se declararan impedidos? Eso es todo lo que hay que responder. Y nos sale con esta. ¡La satrapía! Ante hechos tan escandalosos como estos, el doctor Uribe me dice que esos son problemas de los muchachos, que hable con ellos. No, doctor Uribe, esto no es El Ubérrimo, esto es la República de Colombia, donde se supone que los funcionarios públicos, por encopetados que sean, tienen que cumplir la ley. También pediré que se investigue la conducta incluso dolosa del jefe del Estado en este sentido.

Los ministros deben renunciar

Concluyo diciendo que los favoritismos públicos y privados en beneficio de los hijos del presidente Uribe son manifiestos y que todo su enriquecimiento en este caso tiene como causalidad las decisiones oficiales. Los enriquecen las decisiones del municipio de Mosquera, los enriquecen las de la Comisión Intersectorial de Zonas Francas. Aquí se configuran una serie de delitos que no voy a detallar porque, entre otras cosas, no soy especialista en el tema, pero sí es evidente que aquí hay violaciones a la ley que tendrán que tipificar las autoridades competentes. ¿Qué hacer con los ministros y con los altos funcionarios que actuaron como no debían actuar, sea porque sabían o porque no sabían? En principio los instaría, señores ministros, a que les pidan perdón a los colombianos por estas conductas. Aceptándoles que no sabían, ministro Plata, ministro Óscar Iván Zuluaga, es manifiesta su irresponsabilidad. Pero además deberían renunciar para que pudiéramos creerles el perdón que les estamos solicitando.

Pero como en Colombia estamos, y se trata de los asuntos del Presidente, no nos sorprendamos, senadores y colombianos, si antes de que el doctor Uribe salga de la Casa de Nariño les concede la Cruz de Boyacá a estos funcionarios por su conducta ejemplar.

Que los colombianos no se dobleguen

Llamo a todos los colombianos a reconocer la gravedad de lo que ocurre en el país. Colombia se hunde en la descomposición. Nuestra patria avanza en grado superlativo en un proceso de putrefacción y esto sucede, primero, porque hay quienes le hacen daño, pero también porque las gentes buenas, y ahí incluyo a mucha gente que ha sido partidaria de este gobierno, decide en estos casos enterrar la cabeza en la arena como el avestruz, mirar hacia un lado, taparse las narices, decir que son exageraciones de la oposición, que aquí no pasa nada, que si es que los hijos del Presidente no tienen derecho a hacer negocios. Invito a los colombianos a no doblegarse ante estas conductas, a entender que el país sí tiene arreglo, pero solo en la medida en que las gentes buenas no toleremos que este tipo de conductas se sigan repitiendo.

Muchas gracias, señor Presidente.

Segunda intervención

Empiezo por lamentar que el senador Javier Cáceres haya hecho una salida tan en falso como la de esta noche. Definitivamente, el uribismo que tiene subido a la cabeza le melló la punta al chuzo con el que hizo su campaña electoral.

Ya se han refutado varias de las equivocaciones que él lanzó. Voy a comentar unas más. Doctor Cáceres, primero, tirar las aguas de la Zona Franca de Occidente a los vallados viola la ley. Segundo, los Uribe Moreno compraron baratísimo el lote de Bavaria. Usted le puede dar las vueltas que quiera, pero a 16 mil pesos por metro cuadrado en ese sitio y en ese momento es un regalo que esa empresa les hizo a los hijos del jefe del Estado y a sus amigos. Usted se ufana de que cuando los hijos del Presidente les vendieron un pedazo del lote a los hijos del alcalde de Mosquera, se ganaron 200 millones de pesos. Pero lo que no señala es que dejaron de ganarse 2.240 millones de pesos al no venderlos al mismo precio al que le vendieron a otro comprador dos días después. Luego es lamentable, doctor Cáceres, su intervención, porque no resiste análisis.

Quiero mencionar también que el doctor Óscar Iván Zuluaga, en forma astuta, aduce que este es un debate moral. No voy a hacer discusiones morales con el doctor Zuluaga, porque después de las cosas lamentables que oímos de su parte, definitivamente ahí no hay cómo comunicarnos. Pero el ministro de Hacienda oculta que yo hice por lo menos diez cargos de violaciones a la ley y a la Constitución. Por ejemplo: que hubieran empezado el trámite a pesar de que no estaba constituida la Zona Franca de Occidente; la falsedad en documento público que presenta la resolución de otorgamiento de la zona franca; el alargue de los plazos que le dieron a la entrega de los papeles que tenían un término perentorio; que se haya aceptado que se boten las aguas servidas a los vallados del municipio de Mosquera.

Pienso además que tenían que saber que esos lotes pertenecían a los hijos del Presidente de Colombia, entre otras cosas, porque el doctor Ramiro Bejarano, en el periódico El Espectador del 6 de diciembre de 2008, señaló que ese lote pertenecía, por lo menos en parte, a los Uribe Moreno. Y ustedes nos dijeron que no conocieron la denuncia del doctor Bejarano. ¡Que tal la historia! Fueron probablemente los únicos colombianos que no leyeron la columna, ellos, los interesados en la Casa de Nariño, José Obdulio Gaviria, el ministro del Interior, nadie leyó que Ramiro Bejarano denunció a quién pertenecían esos lotes.

Y dice el doctor Óscar Iván Zuluaga que por qué tenía que saber que en el patrimonio autónomo FLC Lotes Mosquera estaban los hijos del Presidente de la República. Pero en este documento, entregado por el Ministerio de Comercio y expedido por la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos, doctor Zuluaga, que usted ha debido mirar, dice que ese lote es de propiedad de Residuos Ecoeficiencia, donde aparecen como socios los hijos del Presidente, y Tomás Uribe Moreno como el representante legal de la empresa. Luego si usted no pudo saber que detrás del patrimonio autónomo se hallaban los Uribe Moreno, fue porque no se tomó el trabajo de leer este documento que reposaba en los archivos de la Comisión Intersectorial de Zonas Francas.

Entonces me ratifico en las dos ideas principales que he planteado. La primera, que el origen del enriquecimiento de los hijos del Presidente, la causalidad, son las decisiones del alcalde de Mosquera y de la Comisión Intersectorial de Zonas Francas. La segunda, que además de los problemas éticos y morales que hemos planteado, los hay gravísimos de ilegalidad, que inclusive pueden ser de tipo penal, y les señalo uno: por qué los hijos del Presidente le vendieron a menos precio unos lotes a la familia del alcalde de Mosquera, quien los acababa de favorecer valorizando unos predios que eran de excelente calidad, porque tampoco es cierto que fueran de mala calidad.

El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de la Oficina de Prensa del Senador Jorge Enrique Robledo, Vocero Polo Democrático Alternativo. / MOIR