Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
OPINIÓN - VENEZUELA

Jorge Di Pasquale: no puedo guardar silencio

Por Rodolfo Romero Garcete (*)

Artículos de Rodolfo Romero Garcete editados en Rebanadas:

Información relacionada:

Asunción: En Argentina, fueron identificados y recuperados los restos de Jorge Di Pascuale

Rebanadas de Realidad - Caracas, 20/12/09.- JORGE, HERMANAZO, REAPARECES Y TU MEMORIA SE HACE NUEVAMENTE VIDA. LA DICTADURA QUISO MATARTE, PERO FUE IMPOSIBLE. TU MOLECULA PERTENECE AL GRITO DE EVITA. "VOLVERE Y SERE MILLONES".

Tuve el privilegio de compartir con Jorge muy pocos momentos, tanto en Argentina como en Venezuela. Y por esas cosas raras de la vida, de nuevo me toca poder acompañar sus restos los días 28 y 29 de diciembre, ya que estoy de paso por el país. Usaba una camiseta especial que trasudaba compromiso. Poseía un profundo olfato político, una perspicacia para el análisis certero y una gran capacidad reflexiva. No se imponía. Más bien convencía y marchaba al frente. Era un líder nato, con profunda visión estratégica y una humildad - honestidad a toda prueba. Era retador. Desafiaba el peligro.

Su compromiso sindical era un compromiso de clase, y su lucha política trascendía los entreveros del coyunturalismo. Repugnaba el "tacticaje". Cuestionaba a fondo las estructuras opresivas y los aparatos represivos del capitalismo, y tenía la convicción de que las dictaduras militares eran simples engranajes criminales de las clases dominantes y del imperialismo.

Conocía muy bien de la hipocresía, del cinismo y de las brutalidades de la oligarquía rioplatense, y jamás sintió el miedo ante las amenazas contra su vida. Aceptó todo tipo de desafío y entregó su vida como lo hacen los hombres ejemplares y los luchadores singulares. Muchos le rogamos que se quedara en Venezuela, pero su compromiso de clase y su valor cívico pudieron más que su prudencia.

Su elocuencia nunca se tradujo en mera retórica, y sus pinceladas de la realidad que denunciaba con fundamentos y argumentos sólidos, eran irrebatibles, por eso era una amenaza para la derecha reaccionaria y gorila, y un peligroso militante para quienes odiaban al pueblo y utilizaban las armas como su argumento de fondo.

Jorge Di Pasquale era un luchador humanista. Era un abanderado del grito por la liberación humana. Era un demócrata, un servidor de su clase y de su pueblo. Era un defensor del ESTADO DE DERECHO. Poseía una fe carbonaria y una esperanza sin límites.

Con su mirada serena parecía poder encender la pradera de la arbitrariedad, de la injusticia, del oprobio, de la violación sistemática de los derechos humanzo. Físicamente parecía débil, pero tenía la fortaleza del roble y su espíritu rebelde era indomable.

Los trabajadores de farmacia deben sentir un orgullo sano por todo lo que sigue representando Jorge Di Pasquale, y todos los trabajadores argentinos y latinoamericanos le rendimos un homenaje muy especial. En estos tiempos de crisis, en que sin embargo avanza la conciencia de nuestros pueblos y de la clase trabajadora, la memoria de Jorge nos refresca el compromiso de nuestras vidas: seguir combatiendo por LA LIBERTAD, POR LA JUSTICIA SOCIAL, POR LA DEMOCRACIA REAL Y POR LA LIBERACION HUMANA.

JORGE, ERES UNA NUEVA RAZÓN PARA CERTIFICAR UNA VEZ MÁS QUE LA NAVIDAD ES RENACIMIENTO. EN ESTE DICIEMBRE DE 2009, RENACES EN CADA UNO DE NOSOTROS.

Por todo ello y mucho más, NO PUEDO GUARDAR SILENCIO.

(*) Ex Secretario General Adjunto de la CLAT; ex Director General de la Universidad de los Trabajadores de América Latina (URAL); ex Presidente de la Comisión Latinoamericna de Defensa de los Derechos y Libertades de los Trabajadores y Pueblos de América Latina (CLADEHTL). En la actualidad es Asesor de la CNT de Paraguay.