Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO DE EMPLEADOS DE LA EMPRESA TELEFONICA DEL PERU S.A.A
AFILIADO A LA UNION NETWORK INTERNATIONAL - UNI

La corrupción en su laberinto

Informaciones del SETP editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - SETP, Lima, 02/10/07.- La extradición del corrupto y genocida Fujimori, ha evidenciado que todo el sistema de corrupción enquistado en el aparato estatal, se encuentra en su laberinto que los obliga a concertar y coordinar acciones para protegerse mutuamente.

Atrás quedaron las viejas mentiras y poses demagógicas de la vieja casta política, que hoy en día buscan proteger al dictador, para que no revele y salga a la luz los compromisos no solo de los grupos y líderes políticos, sino también del sector empresarial que se benefició de los grandes negociados (privatización) durante el gobierno de Fujimori.

Es evidente que el fujimorismo que es la cloaca de la política peruana, se propone liberar de responsabilidades penales al jefe de la mafia; para lo cual, buscan poner en jaque a los jueces a través del chantaje político, haciendo anuncios y asustándolos con revelar el manejo oscuro y gansteril de la justicia en el Perú. De allí, que los actuales autoridades del Poder Judicial, no garantizan la aplicación con firmeza y vigor de las sanciones punitivas que establece la Ley. La conducta funcional de este Poder Judicial, no es garantía para sancionar la corrupción, sino recordemos su triste papel en el proceso contra Alan García, que esperó en Paris, largos años para beneficiarlo con la prescripción de sus delitos por limite de tiempo.

En este propósito de salvar a Fujimori, no es casual que los encargados de la actual administración de los poderes del estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) coincidan en su silencio cómplice y se allanen a las exigencias de sus partidarios, que no solo piden cárcel dorada sino que también preparan desde el Congreso modificar el Código Penal para beneficiar al dictador, haciendo más benigna la pena por los delitos que cometió durante su gobierno. Delitos que no solamente afectaron los intereses de la patria, al aplicar un modelo económico que genera grandes ganancias para unos cuantos y el empobrecimiento de las grandes mayorías nacionales. También durante su gobierno se aplicó una política de genocidio y violación de los derechos humanos, que no prescribe y son de seguimiento internacional, por los cuales tiene que ser castigado con la mayor severidad.

Los trabajadores no hemos sido ajenos a la política perversa y de negación de los derechos laborales. Recordemos que durante el gobierno de Fujimori se aplicó el marco legal que permitió los despidos masivos y el Cese Colectivo compulsivo arrojando al desamparo a miles de trabajadores, que perdieron su empleo por la aplicación nefasta de normas laborales que permitieron el despido arbitrario; en Telefónica del Perú, se aplicó programas de reducción de personal y tercerización laboral que produjo la pérdida de cerca de 9 mil puestos de trabajo.

Así mismo, aplicó una legislación laboral que permitió el desconocimiento y anulación de beneficios laborales, conquistadas en largas y sacrificadas jornadas de lucha, que los trabajadores estamos obligados volver a recuperar con la fuerza de nuestros gremios sindicales, que el fujimontesinismo pretendió liquidar para facilitar la política del salario barato y empleo precario para el trabajador, pero si las grandes ganancias para los empleadores y las empresas, principalmente trasnacionales.

La dignidad de nuestro pueblo, demanda una lucha frontal e implacable contra la corrupción; por lo que, los hombres y mujeres de bien de nuestra patria, tenemos que denunciar y movilizarnos para que el vende patria Fujimori, sea castigado y pague sus crimines de lesa humanidad, expresado en la tortura y desaparición física de miles de peruanos. También por la política económica antinacional, que aplicó en su gobierno y continuada por Toledo y García, que nos está conduciendo a una sociedad mayoritariamente de pobres, pero si de pocos ricos; sin importarles el futuro de nuestra población que en la zona rural y periferia urbana de las ciudades carecen de las condiciones mínimas de vida con acceso a la educación, salud, vivienda y principalmente trabajo, para vivir de sus ingresos y no de la mendicidad estatal que los utiliza como clientelaje político; siendo necesario y urgente que tengamos un gobierno que no sea servil y lobista de las grandes empresas, pero si atento al clamor popular y nacional de construir un Perú de bienestar y oportunidades para todos.

El presente material se publica en Rebanadas por gentileza de Iván Gómez G., Secretario General del SETP.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones