Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
PLAN FEDERAL - PLAN DE MÉDICOS COMUNITARIOS

Aumenta el trabajo en negro en el sector salud

Por Jorge Yabkowski (*)
Información relacionada:
Gines González García: un ministro ignorante y deshonesto - Por Jorge Yabkowski

Rebanadas de Realidad - Prov. de Buenos Aires, 24/9/04.- Entre las varias deudas que tienen las gestiones políticas con la Salud Pública Argentina la del recurso humano es una de las más significativas.

Varias veces señalamos que el Ministerio de Salud ignora cuántos profesionales trabajan en los 1500 hospitales y 6000 centros de atención primaria de salud.

La presunta "federalización" de los efectores sanitarios públicos, progresivamente transferidos a provincias y municipios según dictados del Banco Mundial devino en una anarquización del Sistema Sanitario, y por ende, en un desprecio sobre los datos más elementales para trazar acciones en políticas de salud.

Provincias y municipios durante la década del 90 adscribieron a la doctrina de la flexibilización laboral incorporando miles de profesionales bajo diversas formas de contratación precarizada .

La resistencia gremial a estas prácticas fue desigual. En grandes hospitales, cabeceras de Sistemas Provinciales y zonales el porcentaje de personal precario terminó siendo a fines de los 90 sustancialmente menor que en los Centros de Atención Primaria. En la Provincia de Buenos Aires miles de profesionales de los pequeños hospitales municipales y de los Centros de Salud se encuentran hoy contratados de manera irregular, tanto por la Provincia como por los municipios mismos. Nuestros cálculos indican que de 14 mil profesionales no menos de 6 mil, es decir más el 40% se encuentran bajo formas de contrato irregular.

El grupo emblemático lo conforman los mil profesionales de los planes Salud con el Pueblo y Materno Infantil, sin aporte jubilatorio desde 1989.

Lomas de Zamora, Quilmes, Tigre, San Miguel, José C. Paz y otros municipios del Conurbano y del Interior tienen entre un 10 y un 50% de los profesionales bajo formas de contratación precaria.

Malvinas Argentinas, Pilar, San Miguel y José C. Paz conforman un polo de referencia donde se combinan la tercerización de servicios, el arancelamiento de las prestaciones públicas de salud y la violación sistemática de los derechos laborales de los trabajadores: el multriprocesado Intendente Cariglino (Malvinas Argentinas) tiene al 95 % del personal bajo la forma de "Contrato de locación de obra", como si obstetras y pediatras fuesen contratistas de bacheo o refacciones edilicias y no trabajadores que cumplen guardias por años en una relación de dependencia que no les es reconocida.

En el interior del país el panorama es variable, pero no mejor.

Se calcula que en Córdoba el 50% de los profesionales está precarizado.

En Santiago del Estero el porcentaje es aún mayor. El juarismo despidió a los profesionales bajo contrato que denunciaron la manipulación de las cifras de desnutrición y mortalidad infantil.

La omnipresencia de los aparatos políticos en los centros de atención primaria de salud es un fenómeno que recorre toda la Argentina.

Siendo la oferta de servicios públicos de salud un bien escaso y codiciado, su regulación en manos del puntero, "caudillo local" o "mediador político" como lo llama Javier Auyero es un punto clave en la construcción del poder territorial. Romero en Salta, Quindimil en Lanús, Cacho Álvarez en Avellaneda, Ubieto en Tigre, Posse en San Isidro, etc., etc. colocan en los centros de salud "administradores" de confianza que suelen tener más poder que los directores profesionales, aún en los temas estrictamente técnicos.

Estos "administradores" están encantados con la inestabilidad laboral de los profesionales. Cualquier interferencia en el mantenimiento de la red clientelar puede terminar con el tralsado o el despido del profesional contratado.

Lo que le pasó a los médicos denunciantes de las mentiras juaristas se repitió en Malvinas con los que denunciaron el arancelamiento y en Lomas de Zamora con quienes denunciaron la inauguración "trucha" de la Sala de Pediatría del Hospital Alende de Budge.

La precarización laboral, lejos de ser sólo una forma de ahorrar unos pesitos en cargas sociales es una estrategia global de control de los aparatos políticos (peronistas, radicales, provinciales) sobre el primer nivel de atención (y en tanto le sea posible el segundo nivel también).

La parábola de Salto, Provincia de Buenos Aires, es emblemática. Edgardo Burgos, Presidente de la CICOP de Salto, era médico radiólogo del Hospital local, contratado. Por denunciar la precarización laboral y la falta de apertura del Hospital local (terminado en 1997 y recién inaugurado en el 2002) fue cesanteado por el Intendente Justicialista D'Alessandro: "No se le renovó el contrato".

Burgos ganó la intendencia de Salto como candidato el ARI como reconocimiento del pueblo a su lucha en defensa de la Salud Pública.

Su primera acción de gobierno fue eliminar el arancelamiento del Hospital local, y este mes regularizará a todos los profesionales a través de concursos. El pueblo de Salto (19 mil habitantes) se ahorrará 120 mil pesos al año en bonos, que serán cubiertos por el Presupuesto Municipal.

No es de extrañar, entonces, que un fiel sirviente de lo peor del aparato político de PJ y los Gordos (y gorditas) de la CGT, el Ministro de Salud Ginés González García, lance bajo la fachada de la defensa de la atención primaria de Salud, una nueva oleada de precarización laboral en el Sistema Público.

Al igual que el Intendente de Salto, el Ministro Ginés, sabe que los argentinos, en particular los 20 millones que no tienen cobertura, necesitan un aumento dramático de la oferta de Servicios Públicos de Salud Gratuitos.

No haría falta en la primera etapa una gran inversión en infraestructura. Con un aumento de insumos y personal del 40% los 1500 hospitales público podrían funcionar en contraturno.

Esa inversión no está prevista en le pomposamente denominado Plan Federal, que no es más que una versión resumida de las recomendaciones del Banco Mundial contenidas en el documento 26144AR de 2003.

Y así como el Remediar nació para salvar el negocio de los laboratorios cuando se empezaba a instalar en el país la necesidad de la producción pública de medicamentos, sueros y vacunas, el plan de Médicos Comunitarios es la tapadera flexibilizadora de la necesidad de reforzar la oferta de Servicios públicos gratuitos y de calidad.

Desde luego que reforzar con profesionales de orientación comunitaria el primer nivel de atención es una necesidad imperiosa. Pero ya en enero advertimos al Ministerio de Trabajo de la orientación del Ministro en el tema de los derechos laborales. La Secretaria de Trabajo, Noemí Rial envió a nuestro pedido una nota al Ministro de Salud para discutir el tema, que nunca fue contestada

El Plan de Médicos comunitarios ofrece muchos interrogantes

Punto 1- ¿Serán 2 mil nuevos médicos?

El Plan permite la inscripción de los médicos que ya están en los centros de atención primaria. Sólo les exige un aumento de 10 horas en su carga horaria previa. La oferta económica para quien deba realizar 35 horas semanales con incompatibilidad con otros cargos de 800 pesos parece magra. Pero en el desquiciado sistema de atención primaria esos mismos 800 pesos por un aumento módico de horas de trabajo podrían ser mucho más tentadores. Podría ser entonces que la incorporación de "nuevos" médicos sea sustancialmente inferior a los 2 mil propagandizados. Según el Ministerio se han inscripto 2100, pero no se ha informado cuantos de ellos ya son médicos del Sistema.

Punto 2 - Con 2 mil nuevos médicos (en el benigno supuesto que fueran todos nuevos) sólo reforzaremos con un profesional a uno de cada tres Centros de Atención Primaria. Si el Ministerio de Salud se dignara a averiguar cuántos profesionales trabajan en APS (Atención Primaria de Salud) podríamos proyectar cuántos nos faltan en realidad y predecir en parte el impacto real del programa.

Punto 3 - Las zonas más desfavorecidas del país son las más necesitadas de este aumento. Pero 800 pesos, sin casas u otros apoyos para radicación son una oferta ridícula para ir a Las Lomitas, San Antonio de los Cobres, Colonia Sarmiento o el Impenetrable.

Brasil ofrece 4500 reales, casa y vehículo para zonas desfavorables y aún así no consigue candidatos.

Ginés tiene tanta confianza en que "sobran médicos" que piensa conseguir personal con cualquier oferta. A menos que en otra de sus características maniobras las zonas más necesitadas estén deliberadamente excluidas de los destinos ofrecidos.

Punto 4 - Obviaremos un análisis detallado del Programa de Formación ofrecido.

Desde ya no es malo que el Estado ofrezca Formación Médica Continuada. Mucho menos si es sobre temas que no mejoran la competitividad individual del médico en el duro "mercado de la enfermedad" (este tipo de cursos y congresos son pagados por el bolsillo del médico y los laboratorios farmacéuticos)

Lo criticable es que este programa sea la pantalla que justifique la condición de becario- precario de profesionales con por lo menos 9 años de formación, ya que se les exige el título de especialista. Buena parte de este programa es parte de la formación básica de los médicos generalistas, una de las cuatro especialidades requeridas.

Punto 5 - Y llegamos a uno de los meollos del asunto: el Plan aumenta la mano de obra barata y precaria en el Sistema Público de Salud y en particular en el Primer Nivel de Atención.

¿Por qué esa misma plata no se gasta en Concursos de Ingreso a una necesaria Carrera Sanitaria Nacional? ¿Por qué no se ofrece estabilidad laboral y sueldos dignos? ¿Por qué no existe un plan real de estímulo a la radicación en zonas desfavorables?

Si el Mercado se ha mostrado un pésimo asignador de los Recursos Humanos en Salud ¿por qué entonces la intervención del Estado es poco menos que una fantochada? ¿Por qué ese programa de formación comunitaria no se planteó como obligatorio luego de un concurso de ingreso que garantice idoneidad y garantías de trabajo digno? ¿Cómo es posible que por un lado el Ministerio de Trabajo combata el trabajo precario y el Ministro de Salud del mismo gobierno lo fomente?

Nuestro aliado en el Mercosur, el gigante brasileño, es el primer empleador en el Sistema Único de Salud de sus 240 mil médicos.

Más del 30% de los mismos está contratado en condiciones precarias.

El propio Ministerio de Salud de Brasil ha lanzado el Programa Nacional de Desprecarización del Trabajo en el Sistema Único de Salud.

Los brasileños asocian, como lo hace la OIT, al trabajo estable y digno con la propia calidad del Servicio Público.

Ginés González García va en la dirección opuesta. Los 1000 profesionales que él contrató en 1989 (originalmente por el lapso de un año) en el Plan Salud con el Pueblo siguen trabajando todavía hoy sin aporte jubilatorio y sin estabilidad laboral.¿Estaremos diciendo lo mismo de los médicos comunitarios en el 2019?

Es deber de todos los movimientos democráticos de defensa de la salud dar cuenta de esta situación, como se hizo masivamente y en la calle el 15 de septiembre.

Dicen las autoridades de ADECRA, una de las Cámaras empresariales de salud que "el Plan Federal debe ponerse en marcha garantizando la financiación pública del Sector prestador privado". Para las patronales de salud Plan Federal es plata del estado para sus negocios. Para los trabajadores Plan Federal es mas flexibilización, como lo pide Thomas Dawson del FMI

El Presidente Kirchner debe saber que los márgenes del doble discurso en Salud se están agotando y que este doble discurso pone en peligro la atención sanitaria de millones de argentinos.

(*)Presidente de la CICOP.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones