Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Belarús: se registraron violaciones a los derechos laborales

"La Comisión de Encuesta de la OIT nos da la razón", declara la CIOSL.

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 8 de octubre de 2004 (La CIOSL EnLínea): Una investigación llevada a cabo por un organismo de la ONU durante seis meses ha encontrado en Belarús evidencias de graves violaciones de los derechos de los trabajadores y en su informe, hecho público en el día de la fecha, se reclama al gobierno efectuar cambios rápidamente y acatar sin más demora una serie de importantes recomendaciones. Es probable que el informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la ONU haga que se reclamen sanciones económicas contra el régimen del Presidente Lukaschenko. La Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) ha acogido con gran satisfacción el informe de 200 páginas y ha declarado que es probable que el mismo influya en la Unión Europea, que actualmente está examinando una queja presentada por el grupo sindical con sede en Bruselas y por otras organizaciones sindicales internacionales y europeas dentro del marco del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) de la UE.

El informe de la OIT es consecuencia de la formación el pasado mes de noviembre de una Comisión de Encuesta en virtud del artículo 26 de la Constitución de la OIT, a fin de que la misma examinara en qué medida el gobierno de Belarús aplica los Convenios núm. 87 y 98 de la OIT sobre la libertad sindical, la protección del derecho de sindicación y la negociación colectiva. Esta decisión se tomó luego de que los delegados de los trabajadores presentaran una queja oficial ante la Conferencia Internacional del Trabajo, la reunión que la OIT lleva a cabo anualmente en Ginebra. La formación de una Comisión de Encuesta de la OIT es la medida más enérgica que esa organización puede tomar contra un Estado miembro y solamente se ha recurrido a ella en casos de excepcional gravedad, siendo el más reciente el de la junta militar que gobierna en Birmania.

La CIOSL dijo que el informe de la OIT "confirmaba todas y cada una de las acusaciones que el movimiento sindical internacional hiciera contra el gobierno del Presidente Lukaschenko". En el informe de la Comisión de Encuesta se examinan de manera detallada distintas cuestiones, entre ellas, el registro de los sindicatos independientes, la injerencia del Estado y de los empleadores en los asuntos sindicales, la discriminación antisindical y el hostigamiento o los actos de represalia contra los sindicatos, como así también la legislación que afecta a los sindicatos y la problemática del diálogo social.

En las conclusiones de su extremadamente minucioso examen de la queja que los sindicatos presentaron en 2003, la Comisión de Encuesta de la OIT indicó diversas trasgresiones de los derechos sindicales internacionalmente garantizados que se cometen en Belarús, como la injerencia de los más altos niveles gubernamentales en la concesión o denegación del registro a los sindicatos. Durante las audiencias oficiales que tuvieron lugar el pasado mes de abril en Ginebra, la Comisión de la OIT descubrió que en este proceso las decisiones eran tomadas por una "Comisión de Registro", encabezada por el Vicepresidente de la administración presidencial del Sr. Lukaschenko, aunque representantes gubernamentales no pudieron proporcionar ningún nombre de los demás integrantes de dicha Comisión. El informe de la OIT dejó sentado asimismo que las disposiciones legales relativas al registro "fueron aplicadas arbitrariamente no sólo por organismos encargados del registro sino también por tribunales, de una forma apuntada a impedir que los trabajadores sean representados por organizaciones no pertenecientes a la estructura de la FPB". La FPB es la estructura sindical oficial, controlada por el gobierno y encabezada por el Sr. Leónid Kozik, ex Vicepresidente de la administración presidencial. La Comisión de la OIT dijo que el Sr. Kozik había "desestimado todas y cada una de las acusaciones de injerencia que se hicieron sin intentar realmente determinar la validez de las mismas"'.

Al comentar las detenciones de diversos dirigentes sindicales, la Comisión de la OIT sostuvo que las mismas "reflejan [reflejaron] el hecho de que el gobierno no protege los derechos de los sindicalistas (...) de la discriminación", lo cual, manifestó, "no solamente es incompatible con la libertad sindical sino también (...) perjudicial para la misma". Entre otras prácticas igualmente incompatibles con las normas internacionales del trabajo, la Comisión señaló restricciones sobre el derecho de los sindicatos belarusos de acceder a la ayuda que proporcionan las organizaciones sindicales internacionales. El informe de la OIT también criticó duramente lo que denominó "un considerable déficit de funcionamiento del diálogo social que abarca a todo el país".

En su larga serie de recomendaciones, que abarcan casi tres páginas, la Comisión de Encuesta de la OIT incluyó el desmantelamiento de la Comisión de Registro anteriormente mencionada, la publicación y "la difusión sin más demora" de todas sus recomendaciones, como así también "adecuada protección e inclusive inmunidad contra las detenciones administrativas" que, según declaró, "se han de garantizar a los funcionarios sindicales en el desempeño de sus deberes o en el ejercicio de sus libertades civiles".

La Comisión de la OIT dijo asimismo que "todas sus recomendaciones pueden y deben ser puestas en práctica sin más demora" y fijó el 1 de junio de 2005 como fecha límite para que el gobierno de Belarús ponga en práctica la mayoría de sus recomendaciones. La fecha límite coincide con la fecha fijada para el inicio de la próxima sesión de la Conferencia anual de la OIT y la CIOSL dijo que si Belarús no cumplía con lo indicado tomaría todas las medidas pertinentes disponibles dentro del marco de la Constitución de la OIT.

"Este histórico informe de la OIT no solamente demuestra sin la más mínima sombra de duda que en Belarús se violan flagrantemente los derechos sindicales" -dijo Guy Ryder, Secretario General de la CIOSL- "sino que reforzará asimismo nuestra posición en todas las demás instituciones internacionales que han estado ejerciendo presión para obligar al gobierno del Sr. Lukaschenko a reconsiderar su actitud hacia los sindicatos independientes de su país".

Un portavoz de la CIOSL opinó que el dictamen de la OIT podría influir en la Unión Europea, la cual actualmente está examinando una queja presentada por la CIOSL y por otras organizaciones sindicales internacionales y europeas dentro del marco del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) de la UE.

Gentileza del Departamento de Prensa de la CIOSL.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones