Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Nueva Ley Laboral: una construcción colectiva

Fragmentos de las declaraciones del Senador Carlos Alfonso Prades al asumir la Presidencia de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social (Senado de la Nación, 10 de Febrero de 2004)
Por Carlos Alfonso Prades (*)

Rebanadas de Realidad - Buenos Aires, 11/02/04.- Parece ser que las dicotomías gobernaran la realidad política e institucional de nuestro país. A las ya conocidas Capital contra Trabajo o Peronismo y antiperonismo, por citar unas de las más conocidas hemos agregado los Argentinos las de nuevo senado y viejo senado, como si la simple división retórica alcanzara para explicar los grandes desacuerdos nacionales o sirvieran para justificar tanto vaivén institucional.

¿Hubo un viejo Senado, corrupto, decadente, delincuencial, casi mafioso, de oscuridad y pactos a espaldas de la ciudadanía y hay otro nuevo, puro, transparente, capaz, patriota, y de probidad republicana? La respuesta más fácil y que no explica nada es considerar válida la opción reduccionista y pensar que efectivamente hay dos senados, lo que además de ser una simpleza deja desamparados a muchos hombres honestos que a lo largo de la historia han pasado por este cuerpo y lo han honrado con una tarea digna y responsable y deja latente la posibilidad de estar poniendo en la misma categoría a quienes, presumiblemente, han delinquido deshonrando al cuerpo, a sus partidos y a si mismos, sea cual fuere su extracción o situación política actual.

La justicia dará su palabra final y a ella deberemos atenernos. Pero mientras tanto los radicales a quienes represento por mandato del voto directo de los ciudadanos de Santa Cruz nos hemos propuesto correr el velo de la historia y asumir la responsabilidad que nos toca vivir.

Desde el Gobierno de la Alianza se sostuvo una ley que tiene fundadas sospechas de ilegitimidad y hoy el mismo partido y sus legisladores se proponen derogarla. Este es, nada más y nada menos, que el libre ejercicio de la responsabilidad política que emerge de nuestros propios actos de gobierno. Y desde la Presidencia de la Comisión de Trabajo y Previsión, lugar que paradójicamente me ha situado la circunstancia política, en nombre de un radicalismo que hace los esfuerzos para reivindicarse frente a la sociedad, contribuiré a derogar esa ley que tanto por sus formas como por su fondo inició un sinuoso camino sin retorno a una alianza que debió abandonar anticipadamente el poder.

Pero lo vamos a hacer con transparencia y para ello me permitiré solicitar a mis pares la aplicación del procedimiento de Audiencia Pública, definido por el Artículo 99 del Reglamento de este Senado y cuyo procedimiento se explicitan desde los Artículos 112 hasta el 123 del mismo dispositivo. La nueva ley laboral que involucra a millones de compatriotas debe ser construida a la luz pública, sin apresuramientos inconducentes, convocando a todos, para que en definitiva sea el pueblo de la república quién sepa "de que se trata" en una institución que necesariamente debe redimirse frente a los argentinos.

Por eso no aceptamos opciones facilistas, damos la cara y asumimos nuestras responsabilidades. Ni viejo ni nuevo Senado; sólo una institución formada por hombres y mujeres elegidos por las comunidades de sus provincias, que de frente al pueblo intentan cumplir con el sagrado deber de representarlos y en su faena rescatan a los grandes hombres que han pasado por este recinto y aparta a aquellos que lo han deshonrado.

No es tarea fácil pero este Senado, el que a partir de la Reforma Constitucional del 94 surge de la voluntad popular, el señero y verdadero Senado de la Nación está dispuesto a encarar la tarea al servicio de la república, coincidiendo y discrepando pero de cara a los argentinos, porque este es la mejor manera de sentir que podemos recuperar el orgullo de formar parte de esta venerable institución de la república.

(*)Senador de la Nación, Presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones