Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

El pueblo trabajador en la calle y en paro contra la política del presidente Uribe

"Hoy el movimiento sindical tiene que levantarse por que esta enfrentado al reto de su fortalecimiento o su desaparición".
Por Dick Emanuelsson

Rebanadas de Realidad - Colombia, Bogotá, 29/02/04.- "Es evidente, que lo que se pretende, es aplicar la máxima neoliberal, el mejor sindicato es el sindicato que no existe y el mejor sindicalista es él que no vive."

Fueron las palabras duras contra la política del gobierno del presidente Álvaro Uribe Vélez por parte de Julio Roberto Gómez, secretario general de la central obrera CGTD, la segunda central más grande de Colombia, durante la culminación del paro nacional que se efectuó en gran partes del país el jueves pasado.

Ante 50.000-70.000 bogotanos en Plaza Bolívar que se colmó, Gómez advirtió a los manifestantes que "hoy el movimiento sindical tiene que levantarse, por que esta enfrentado al reto de su fortalecimiento o su desaparición".

Las palabras, que llaman a la atención, tienen que ver con varios factores. El primero es la guerra sucia que en Colombia ha arrasado con el movimiento sindical, sobre todo con la central obrera más grande del país, la CUT, ha tenido que enterrar más de 3.000 de los mejores dirigentes y cuadros.

El segundo factor es el modelo mismo que en toda América Latina ha tenido como meta de arrasar con la legislación laboral y los derechos de los trabajadores. Las reuniones de la OIT anualmente en Ginebra ahora solo confirman la ofensiva patronal y la política antiobrera y sindical que pone todo tipo de obstáculos para crear sindicatos o permitir el derecho constitucional de sindicalizarse.

Detenciones de dirigentes populares

Hoy día en Colombia prácticamente no existen sindicatos en el sector privado, mientras los 650.000 afiliados a la CUT casi todos pertenecen al sector público.

Y cuando el vicepresidente Francisco Santos se pega en el pecho y dice que los asesinatos de sindicalistas se han reducido a 72 del año pasado, lo hace con el conocimiento de que no hay tantos dirigentes más para asesinar, y los que todavía hace resistencia, en muchos casos son encarcelados, como el caso de Hernando Hernández, "HH", vice presidente de la USO (petroleros).

También esta el caso más reciente de Luz Perly Córdoba, presidenta de los campesinos y labriegos del departamento de Arauca (ACA) y encargada del departamento de DD.HH. de la junta directiva nacional de Fensuagro.

La señora Córdoba fue detenida por los organismos de seguridad acusada, como miles de otros compatriotas y sobre todo campesinos, de ser auxiliadora de la guerrilla en el departamento de Arauca. Pero ella permanece en Bogota por las amenazas y ataques de las cuales ha sido objetiva la dirigente campesina por parte de los paramilitares pero también por integrantes de la 18ª Brigada del ejército en Arauca.

Mientras los sindicalistas tienen que operar clandestinamente en las fabricas o en otros lugares de trabajo para no ser despedidos, las calles colombianas se llenan cada vez cuando las centrales obreras convocan a una marcha. De esa forma se puede ver el gran descontento popular de los trabajadores.

Un éxito total del paro

Los trabajadores ayer lanzaron consigna como "Bolívar un gigante, Uribe un enano, por eso los gringos lo tienen de marrano". O la columna de los comunistas colombianos que con una banderola grande tenia el texto: Uribe, el Judas de América" o, desde la tarima en repetidas veces lanzaron las consignas: "Uribe, tumbamos el referendo y ahora el Plan B".

El mencionado plan tiene que ver con la reforma tributaria, reforma política pero sobre todo la reelección del mismo Uribe a un nuevo periodo presidencial.

En el paro de ayer participaron miles de estudiantes de los colegios públicos, sobre todo del sur de Bogota donde reina la miseria y el desempleo masivo. Es entre los cuatro millones de pobres en Bogota, según las cifras oficiales, donde la insurgencia recoge tanto fuerza como su base social para la guerra.

- Queremos entregarles el primer parte de victoria de cada una de la capitales departamentales de un éxito total del paro para mostrar al gobierno que el movimiento popular, estamos en la calle, combatiendo al régimen del régimen de Álvaro Uribe Vélez, informaba el fiscal de la CUT, Tarcisio Mora ante un júbilo de los manifestantes que coreaban ¡"Uribe paraco, el pueblo esta verraco"! mientras los trabajadores de Sintrateléfono sacudaban una bandera colombiana de 50 metros, para mostrar el patriotismo de resistir cualquier intento de vender esta empresa pública efectiva y rentable por parte del nuevo alcalde Bogota, Lucho Garzón, ex presidente de la misma CUT.

La guerra de las encuestas

Ante la ola de detenciones masivas, criticadas hasta por el procurador, el fiscal de la CUT atacó duramente el gobierno de Uribe:

- Este gobierno pretendía de amedrentar a los colombianos y garantizar el estado de terrorismo colombiano e impulsar los allanamientos a las casas de los dirigentes, de garantizar e imponer en su congreso cuantas medidas y proyectos de ley para garantizar que la protesta social no se sentía sentir a los ancho y largo del país.

En los medios fieles del gobierno, que a propósito brillaba con su total ausencia ante un acto de masas de tan grandes dimensiones, las encuestas han sido un arma para mostrar ante los colombianos y el mundo que el presidente Uribe es respaldado por 80 por ciento del pueblo colombiano. Pero en el referendo, el 25 de octubre, 2003, a penas 20 por ciento votó a favor a las propuestas de Uribe que trabajó día y noche meses antes del día del referendo. Y el dirigente sindical no pudo evitar a tocar el tema de cuestionadas encuestas:

- El gobierno ha querido manipular a los medios de comunicación y ha querido llevarse la imagen que tiene 80 por ciento de popularidad. Pero desde esta plaza vamos a decir a los medios que los "80" por ciento esta ausente y con el dedo por abajo (y muestra con el dedo gordo hacia el suelo) mostramos que este gobierno va por abajo, este gobierno es enemigo del pueblo, este gobierno no representa los intereses de los colombianos!

Revés militar

Es cierto que el gobierno enfrenta más resistencia y cuestionamientos cada día a su política. El miércoles en la mañana, las fuerzas militares sufrieron un duro revés cuando el Frente 17 atacó una base militar en la ciudad de Santa María, en el departamento de Huíla y al mismo tiempo entró con 60 guerrilleros del Frente 66 en dos camiones del ejército a un barrio residencial en Neiva, la capital huilense. Ahí "los guerrilleros caminaban como Pedro por su casa", como decía uno de los políticos del departamento.

En los combates murieron doce soldados y dos guerrilleros mientras los guerrilleros en Neiva se retiraron sin novedad con tres colombianos comerciantes.

Peor que las bajas gubernamentales es la derrota política de la política de seguridad democrática de Uribe. Los partes victoriosos de los militares ha intentado de mostrar que ellos prácticamente tienen a la guerrilla en estado de derrota y no en repliegue táctico antes los bombardeos y las mejorías de los operativos militares. En estas se puede ver una mejor coordinación entre la infantería y la aviación que definitivamente han causad a la guerrilla bajas, por lo cual esta se ha retirado de muchas ciudades para no ser vulnerables por la aviación. Según esta última, entrará ahora en la "segunda fase de la guerra" que significa más bombardeo a las posiciones guerrilleras.

El Gato y el ratón

Pero las acciones guerrilleras desnuda también el costo que tiene la guerra, aunque los norteamericanos han aumentado considerablemente su ayuda económica y que hoy prácticamente esta pagando la guerra en gran parte para el gobierno colombiano.

Los 150 soldados elites que se encontraban en Neiva para enfrentar eventuales ataques guerrilleros, fueron trasladados hace tres semanas al municipio de Miraflores, en el departamento de Guaviare, que durante los últimos siete años se encontraba bajo control de la guerrilla. Con la retoma estatal de Miraflores, el gobierno sentía que todo avanzaba muy bien, hasta que la misma guerrilla entró fácilmente a Neiva, con 248.000 habitantes y ejecutó su operación sin encontrar mayor resistencia. La tropa de la contraguerrilla se encontraba más de 500 kilómetros de la capital huilense.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones