Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
LOS SINDICATOS EN DAVOS

"Peligrosa fragilidad de la economía mundial"

Información relacionada:
Contacto en Davos: Tim Noonan, Director de Comunicaciones de la CIOSL, +32 475 670 833 ó tim.noonan@icftu.org.
Declaración de los dirigentes sindicales ante la reunión anual de 2005 del Foro Económico Mundial

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 27 de enero de 2005 (La CIOSL EnLínea): Los dirigentes sindicales internacionales presentes en la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos advierten esta semana a los líderes de gobiernos e industria sobre la peligrosa fragilidad de la economía mundial. Con un déficit presupuestario estadounidense a punto de estallar, la abrupta caída del valor del dólar estadounidense, los elevados y persistentes precios del petróleo y el creciente traslado de la producción mundial a China, se ve amenazado el sustento de decenas de millones de trabajadores y trabajadoras tanto de los países en desarrollo como de los países industriales de todo el mundo.

Siendo el tema de Davos de este año "Arduas opciones", los dirigentes sindicales reclaman que se tomen nuevas medidas para que haya coherencia en las tomas de decisiones mundiales y para que se rindan cuentas, como así también que con urgencia se pongan las cuestiones sociales en el centro de la política internacional comercial y financiera. La finalización del sistema de cupos del comercio de textiles y ropa es un ejemplo más de millones de trabajadores y sus familiares que quedarán en la calle como resultado de un proceso incoherente y desequilibrado de tomas de decisiones mundiales. Diversos países en desarrollo, como Bangladesh, Mauricio, Camboya y otros, se enfrentan a catastróficas pérdidas de exportaciones de sus sectores textiles al trasladarse las empresas a China para aprovechar la producción explotadora con bajos salarios que se hace en ese país, basada en una grave represión de los derechos sindicales básicos por parte de las autoridades chinas.

"Si trabajaran basándose en tomas de decisiones multilaterales, los líderes mundiales optarían por las alternativas adecuadas, que tomen debidamente en cuenta los intereses y las preocupaciones de la gente que trabaja, de quien depende el desarrollo y la prosperidad mundiales", dijo Sharan Burrow, Presidenta de la central sindical australiana Australian Council of Trade Unions y de la CIOSL, quien agregó que "los trabajadores y trabajadoras de todo el mundo se enfrentan con una creciente inseguridad, de la que los políticos y líderes empresariales hacen caso omiso por su propia cuenta y riesgo".

Burrow integra la delegación de 17 dirigentes sindicales internacionales presentes en el evento de Davos. "El movimiento sindical internacional se ha embarcado en un gran proceso de consolidación, al unificar la CIOSL y la Confederación Mundial del Trabajo. Sabemos que tenemos que trabajar juntos para responder a los desafíos que plantea la globalización. Creemos que las instituciones mundiales y los gobiernos que las componen también deben examinar su propia coherencia y trabajar juntos en el futuro de una manera mucho más efectiva", declaró.

La delegación sindical también pone de relieve la que denomina "Wal-Martización", refiriéndose a la manera en que algunas empresas llevan a cabo actualmente sus operativos. "En la comunidad empresarial hay quienes consideran que Wal-Mart es un ejemplo positivo pero la realidad es que los empleados y empleadas de esa empresa son objeto de intolerancia y explotación. Perciben salarios míseros, sufren discriminación, tienen muy poca o ninguna atención médica y se violan otros de sus derechos fundamentales. Si otras empresas siguen este ejemplo en la denodada carrera hacia abajo, el futuro de los trabajadores y trabajadoras en cuestión y de sus respectivas familias será realmente muy sombrío", dijo Philip Jennings, Secretario General de la UNI, la federación sindical internacional de trabajadores de los sectores de finanzas, comercio y servicios. Jennings señaló asimismo que en algunas empresas mundiales se aplican dos tipos de normas, tratándose con justicia a los trabajadores en sus países de origen y aprovechándose de las legislaciones laborales e inspecciones laborales menos estrictas de otros países para explotar allí a sus trabajadores.

Preocupa especialmente el papel que desempeñan los Estados Unidos en la economía mundial y los dirigentes sindicales reclaman que el gobierno de ese país vuelva a poner ese gran poder económico mundial "en el buen camino", abandonando su política enfocada en el déficit, volviéndose a comprometer plenamente con las instituciones multilaterales que determinan el marco político mundial y garantizando pleno respeto para las normas laborales internacionales en los mismos Estados Unidos.

Considerando que 2005 es el año clave para que los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) fijados por las Naciones Unidas "se concreten o se disuelvan", el movimiento sindical internacional intensifica su accionar en la lucha contra la pobreza. La iniciativa sobre gobernanza mundial del Foro Económico Mundial ha estimado recientemente que los gobiernos, las empresas y la sociedad civil solamente están haciendo aproximadamente la tercera parte de lo que deberían hacer para que se alcancen los ODM. "Se necesita una acción urgente y abarcadora y durante 2005 haremos mucho hincapié en ello a través del Llamamiento Mundial a la Acción contra la Pobreza. El Reino Unido, que ha hecho un gran compromiso con los ODM, preside este año tanto el G8 como la UE, por lo que esta cuestión permanecerá en el orden del día internacional. El desafío consiste en concretar las promesas que se hicieron, dijo John Evans, Secretario General de la Comisión Sindical Consultiva ante la OCDE.

La delegación sindical presente en Davos mantendrá asimismo conversaciones con dirigentes sindicales clave de la reconstrucción que se está efectuando luego del maremoto del Océano Índico, poniendo una vez más énfasis en que las promesas de ayuda que hicieron los gobiernos se deben traducir en una financiación real, lo que no siempre ha ocurrido en las respuestas a catástrofes anteriores. En lo referente a la reconstrucción, los sindicatos abogarán por un compromiso estable y a largo plazo, situando en el centro de sus esfuerzos la creación de empleos y los cursos de formación en las zonas afectadas. Las observaciones realizadas por la reciente misión sindical internacional que estuvo en las zonas afectadas por el maremoto serán también tema de conversaciones con gobiernos, empresarios y representantes de ONG en el Foro Económico Mundial.

Dirigentes sindicales de Australia, Bélgica, Dinamarca, Malasia, Noruega, Reino Unido, Estados Unidos y Zambia, junto con representantes de la CIOSL, la CMT y las Federaciones Sindicales Internacionales de distintos sectores industriales asisten a la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos.

Gentileza del Departamento de Prensa de la CIOSL.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones