Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Birmania y las empresas multinacionales

Información relacionada:
Informe sobre las empresas multinacionales

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 31 de enero de 2005 (La CIOSL EnLinea): La Confederación Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL) hizo público hoy un nuevo informe sobre los negocios con Birmania. Ese documento de 28 páginas, titulado "Haciendo negocios con Birmania", trata sobre las inversiones que se hacen en Birmania y el comercio con ese país y muestra que las relaciones comerciales extranjeras que tiene Birmania -con empresas multinacionales grandes y pequeñas- generan enormes ganancias para los dictadores militares de ese país. La CIOSL dio a conocer al mismo tiempo una versión actualizada de su banco de datos sobre empresas que comercian con Birmania, lista en la que actualmente figuran unas 440 empresas multinacionales, al haberse agregado más de 40 nombres nuevos.

Birmania es el único país del mundo de donde el movimiento sindical internacional reclama que se retiren inversiones. Este último informe de la CIOSL sobre las inversiones y el comercio con Birmania constituye fundamentalmente un panorama resultado de investigaciones, se basa en hechos y pormenores procedentes de más de 40 fuentes diferentes (nuevos casos, informes de gobiernos, de organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales y de investigadores particulares). El mismo demuestra de manera concluyente que no es posible invertir en Birmania sin contar previamente con la venia de la junta. También muestra que el régimen sistemáticamente orienta los operativos comerciales, especialmente los más rentables, hacia empresas mixtas integradas por empresas de propiedad estatal.

Según el informe, el entorno comercial "encubierto y corrupto" de Birmania carece de cualquier tipo de transparencia. Que las empresas sean o no propiedad directa de los militares no implica una verdadera diferencia. Cuando pertenecen al ejército, muchas de ellas son propiedad de militares de alto rango y están a su nombre como "particulares" o a nombre de parientes o allegados. Durante los últimos 15 años, la dictadura militar de Birmania ha pasado a controlar prácticamente todos los aspectos del mundo de los negocios.

Las cifras que se mencionan en el informe indican que durante los últimos años se ha producido en general una reducción de las inversiones en Birmania. Más y más personas, empresas y países están reconociendo que invertir o comerciar con Birmania no tiene sentido, ni en el orden moral ni en el comercial. Lamentablemente, un puñado de países vecinos, en parte debido a los juegos regionales de poder, se niega a sumarse a esta tendencia. Intereses comerciales de China, India, Tailandia y otros países cercanos de ASEAN están entrando en el círculo que otros están abandonando.

El informe abunda en ejemplos concretos del destino que la junta da a los ingresos. Por ejemplo, más del 40 por ciento de su presupuesto nacional se destina a gastos militares. El informe hace asimismo hincapié en la responsabilidad de la junta por la enorme cantidad de abusos de los derechos humanos que se cometen, entre ellos, la utilización sistemática y continua de trabajo forzoso. El informe pone también de relieve lo que el gobierno no hace con el dinero, ya que destina a salud nada más que el 0,3 por ciento del PBI.

Entre los distintos temas que se tratan en el informe, la CIOSL también aborda cuestiones como la corrupción, la transparencia, el tráfico de drogas y la aplicación arbitraria de impuestos, como así también el hecho de que la junta sostenga que las sanciones económicas afectan a "18 millones de trabajadores", cosa que no es cierta.

La CIOSL ha actualizado asimismo su lista de empresas que mantienen vínculos comerciales con Birmania. En dicha lista figuran actualmente los nombres de unas 440 empresas multinacionales. Las nuevas empresas se agregan como resultado de una investigación continua y por ello las que se han agregado no indican con exactitud el aumento de la participación de empresas en el comercio de Birmania. Algunos de los nombres más conocidos que se incorporaron a la lista son China PetroChemical Corp. (Sinopec), China Telecom, Lloyd's de Londres, Rolls Royce y el Banco Nacional de la India.

En el curso de los últimos años muchas grandes empresas multinacionales se han ido de ese país. Sin embargo, algunas empresas, como Daewoo International de Corea del Sur, Aerolíneas de Austria, SWIFT (Bélgica), Total (Francia), Unocal (Estados Unidos), Suzuki (Japón) e Ivanhoe Mines (Canadá) continúan manteniendo sus vínculos con Birmania.

Como país, Birmania sigue siendo uno de los que más violan los derechos humanos y sindicales. A pesar de que en los últimos años se han tomado algunas medidas positivas de poca monta, en parte como resultado de la presión internacional, muy poco ha cambiado realmente en la manera en que los dictadores birmanos tratan a la ciudadanía. Las pretensiones de adelantos de las que hacen alarde los militares han sido únicamente de forma y fueron seguidas de nuevas oleadas de brutal represión. Esta represión comprende violencia contra minorías religiosas y étnicas, reasentamientos forzosos, golpizas, trabajo infantil, violaciones y asesinatos. Todos estos delitos siguen cometiéndose cotidianamente. Muchísimos presos políticos siguen tras las rejas. Los militares continúan utilizando trabajo forzoso, uno de los problemas que afecta a mayor cantidad de personas.

El banco de datos de las empresas que mantienen vínculos con Birmania y donde se brinda información específica sobre cada una de las empresas, como así también información de referencia sobre esta iniciativa, se puede consultar en el sitio web de la CIOSL: http://www.global-unions.org/burma.

Gentileza del Departamento de Prensa de la CIOSL.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones