Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Belarús una vez más criticado en la OIT

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 14 de junio de 2005 (CIOSL EnLínea): La Comisión de Aplicación de Normas de la OIT ha denunciado la persistencia de las graves violaciones al Convenio 87 que afectan a los sindicatos bielorrusos independientes, hasta el punto de poner en peligro incluso su existencia. En las conclusiones del debate, la Comisión de Aplicación de Normas de la Conferencia Internacional del Trabajo instó al gobierno bielorruso a implementar todas las recomendaciones formuladas por la Comisión de Encuesta, y particularmente tomar medidas urgentes para que el Convenio 87 sea finalmente aplicado tanto en la ley como en la práctica y los sindicatos que no pertenecen a la organización oficial, la Federación de Sindicatos de Belarús, puedan por fin constituirse y funcionar libremente, sin ninguna injerencia del gobierno.

La CIOSL se congratula de la decisión adoptada por la Comisión de Aplicación de Normas de incluir sus conclusiones en un Párrafo Especial consagrado específicamente a la situación totalmente inaceptable que todavía prevalece en Belarús en materia de violación de los derechos sindicales.

Por otra parte, la CIOSL expresa su total incomprensión ante el anuncio de la elección del gobierno de Belarús para formar parte del Consejo de Administración de la OIT. "Sin pretender interferir en la capacidad de los gobiernos de designar, con total autonomía, a sus representantes, la CIOSL considera no obstante que resulta chocante la elección del gobierno de un país que desde hace varios años pisotea sistemáticamente los derechos sindicales, y que no cumple sus propios compromisos de respetar las recomendaciones de la Comisión de Encuesta. El gobierno de Belarús debería comprender que no se encuentra bien situado para participar en las orientaciones de una organización cuyas recomendaciones se niega a cumplir", comentó indignado Guy Ryder, Secretario General de la CIOSL.

Recordaremos que tras la presentación de una queja oficial por parte de los delegados de los trabajadores durante la Conferencia Internacional del Trabajo, la OIT había decidido en noviembre de 2003 establecer una Comisión de Encuesta de la OIT, la medida más fuerte que puede emprender la organización en contra de un Estado Miembro, y que únicamente se utiliza en casos excepcionalmente graves. Se recurrió a este procedimiento debido al hecho de que el gobierno de Belarús se negaba a cumplir las recomendaciones del Comité de Libertad Sindical, que había tratado la cuestión durante varios años consecutivos. Tras seis meses de encuestas por parte de esta Comisión, la OIT publicó en octubre pasado un informe confirmando todas las acusaciones realizadas por el movimiento sindical internacional contra el gobierno de Presidente Lukashenko, particularmente en lo referente al registro de sindicatos libres, la injerencia del Estado y de los empleadores en los asuntos sindicales, la discriminación antisindical y el hostigamiento o las medidas de represalia tomadas contra los sindicatos, así como el arsenal legislativo que afecta negativamente a los sindicatos y al diálogo social. Basándose en este informe, la OIT pidió al gobierno de Belarús que introdujese rápidamente los cambios necesarios y se conformase cuanto antes a una serie de importantes recomendaciones, la mayoría de las cuales deberían haberse puesto en práctica antes del 1 de junio de 2005.

Desgraciadamente, la Comisión de Aplicación de Normas de la OIT se ha visto obligada a constatar que el gobierno de Belarús no respondió a esa solicitud, una nueva prueba a los ojos del movimiento sindical internacional, de la ausencia de voluntad por parte de las autoridades de Belarús para garantizar realmente el respeto de los derechos sindicales. De ahí la determinación del movimiento sindical internacional en la campaña que viene realizando desde hace tiempo, particularmente ante la Unión Europea, solicitando medidas efectivas contra el gobierno de Belarús, a fin de convencerlo de la necesidad de respetar de una vez por todas las normas sociales universales, y los derechos fundamentales de los trabajadores y trabajadoras.

Gentileza del Departamento de Prensa de la CIOSL.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones