Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
IRAQ

Asesinato de un sindicalista del sector del petróleo y ola de secuestros marcan el resurgimiento de la intimidación contra los trabajadores

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 25 de febrero de 2005 (CIOSL EnLínea): Iraq se está convirtiendo en un lugar cada vez más peligrosos para los sindicalistas, según afirma hoy la CIOSL, al condenar el último asesinato de un dirigente sindical iraquí. Ali Hassan Abd (Abu Fahad), un destacado miembro del sindicato del sector del petróleo y gas, fue asesinado cuando se dirigía a su domicilio, cerca de la refinería del petróleo Al Dorah en Bagdad. Ali Hassan Abd fue uno de los primeros activistas en organizar sindicatos en la industria del petróleo, luchando por hacer oír la voz de los sindicatos en el Iraq posterior a Saddam, ya desde abril de 2003.

Tras el asesinato de Hadi Saleh, Secretario Internacional de la Federación Iraquí de Sindicatos (IFTU), la tortura y el asesinato de dirigentes sindicales en Iraq se han convertido en una tendencia preocupante en un país donde los sindicalistas todavía deben operar bajo una legislación antisindical que data de la era de Saddam Hussein.

La CIOSL está profundamente preocupada por la ola de secuestros de dirigentes sindicales iraquíes. Morid Hamed, Secretario General de la rama en Mosul de la Federación Iraquí de Sindicatos, ha sido el último líder sindical secuestrado, el 11 de febrero de 2004. Este hecho se produjo tras el secuestro y posterior liberación de otro sindicalista de la misma organización. El movimiento sindical internacional teme que el clima se degrade aún más. Según la Federación de Consejos y Sindicatos de Trabajadores en Iraq (FWCUI), un grupo extremista ha venido planeando secuestrar a varios activistas laborales en Basora.

Las estimaciones de la Federación Internacional de Periodistas (FIP) indican que 72 periodistas y personal de los medios de comunicación han sido asesinados en Iraq desde el inicio del conflicto. En 2004 se produjeron ataques mortales contra los trabajadores del ferrocarril en Basora y Mosul. Además, el descubrimiento de los cuerpos de 18 trabajadores en el norte de Iraq el 5 de enero de 2005 fue objeto de una firme condena por parte del movimiento sindical internacional. Los trabajadores, residentes en Bagdad, habían viajado a Mosul con la promesa de obtener trabajos en esa ciudad. Las 18 víctimas murieron de un disparo en la cabeza.

Los trabajadores iraquíes siguen expuestos a un nivel sin precedentes de inseguridad y a una total falta de seguridad personal. Estos incidentes, que cada vez afectan más al sector del petróleo y gas, son testimonio de los peligros a que se enfrentan los sindicalistas y trabajadores en este país, al convertirse en blanco de los ataques de aquellos que se oponen a los derechos de los trabajadores/as. Los trabajadores iraquíes desempeñan un papel crucial en la reconstrucción del país, y las autoridades deben asegurarse de que puedan trabajar sin temor a ser acosados o sufrir violencia física, subrayó la CIOSL.

Tras las reuniones mantenidas del 6 al 10 de febrero en Jordania, que agruparon a representantes de todas las organizaciones sindicales en Iraq, la CIOSL reafirma una vez más su compromiso a seguir de cerca la situación en Iraq e informará sobre la situación respecto a la seguridad de los trabajadores y de los derechos sindicales en ese país de Oriente Medio, en su Informe Anual sobre las Violaciones de los Derechos Sindicales.

Gentileza del Departamento de Prensa de la CIOSL.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones