Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
8 DE MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Perú: "Es necesario promover en los sindicatos el poder de decisión de las mujeres de la economía informal"

Por Laurent Duvillier

Rebanadas de Realidad - Bruselas, 7 de marzo de 2005 (La CIOSL EnLínea): Vendedoras ambulantes o "mujeres para todo servicio"... ¿Cómo se puede sindicalizar a las trabajadoras de la economía informal y mejorar sus condiciones de trabajo? Guillermina Huaman Salazar, de la Central Unitaria de Trabajadores de Perú (CUT), describe la experiencia pionera realizada en Lima, gracias a la cual ya se pudo sindicalizar a 10.000 trabajadoras. Esta experiencia se inscribe dentro del marco de la campaña internacional "Los sindicatos para las mujeres, las mujeres para los sindicatos", llevada a cabo por la CIOSL y por su organización regional para las Américas, la ORIT.

Guillermina Huaman Salazar representa a las trabajadoras de la economía informal dentro de la Central Unitaria de Trabajadores de Perú (CUT) y es secretaria de actas y archivos de la Federación Departamental de Vendedores Ambulantes de Lima y Callao (FEDEVAL).

  • En numerosos países en desarrollo, la economía informal constituye una de las principales fuentes de empleo, especialmente para las mujeres. ¿Qué porcentaje de la población femenina peruana realiza actividades en la economía informal?

En la región metropolitana de Lima, las mujeres constituyen más del 75 por ciento de la mano de obra informal, es decir que son más de 20.000 trabajadoras, de las cuales 10.000 están afiliadas a nuestra federación y a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT). Esa cifra aumenta cuando se examina la situación a escala nacional pero lamentablemente no hay estadísticas actualizadas. Pertenecen a esta categoría de trabajadoras las vendedoras ambulantes, las empleadas domésticas, las campesinas empleadas como mano de obra barata y las trabajadoras denominadas "mil oficios" o "mujeres para todo servicio".

La mano de obra femenina constituye uno de los pilares de la economía informal, la cual en este momento representa la principal fuente de empleo en Perú. La insuficiente creación de empleos formales de parte del Estado obliga a los ciudadanos y ciudadanas que no tienen trabajo a dedicarse a este tipo de actividades. Quienes pierden sus empleos a causa de un despido no tienen más alternativa que crearse una fuente propia de ingresos para poder subvenir a sus necesidades vitales. Es la única salida posible.

  • ¿Cuánto gana en Perú, por ejemplo, una vendedora ambulante y cuáles son sus condiciones de empleo?

Durante los períodos en los que se hacen ventas excepcionales, como el comienzo de las clases, las fiestas de fin de año, la fiesta nacional o el día de la madre, las vendedoras ambulantes pueden ganar como promedio entre 20 y 30 soles diarios (1 sol = 0,47 € ó 0,3 US$). El resto del año, sus ingresos oscilan entre los 10 y los 15 soles diarios. La mayor parte de las vendedoras ambulantes pagan un impuesto de 2 soles diarios por el espacio que ocupan. Las autoridades municipales cobran eso por llevar a cabo actividades temporarias a pesar de que las ordenanzas en vigencia rigen y controlan específicamente el comercio ambulante. Las vendedoras ambulantes tienen que hacer frente a condiciones de trabajo muy duras: el sistema de "carros" les permite trabajar en el día y dormir en el carro mismo con sus hijos durante la noche. Otras vendedoras se desplazan a pie de un lugar a otro.

  • Empleadas domésticas, vendedoras ambulantes, campesinas sin tierra... la mayoría de las mujeres que trabajan en la economía informal de Perú lo hacen en la calle o a domicilio, sin contrato ni negocio constituido oficialmente y sin que sus actividades estén reglamentadas por el Estado. Dentro de un contexto tan volátil, ¿cómo logran sindicalizarlas en medio de tantas dificultades?

Desde 1996, la CUT lleva a cabo acciones apuntadas a la economía informal para sindicalizar prioritariamente a las mujeres. Durante mucho tiempo, los cambios en las estructuras directivas resultantes de las elecciones sindicales que se realizan cada cuatro años hicieron que esas actividades progresaran muy lentamente. A pesar de ciertas dificultades, la labor de sindicalización se realizó utilizando estrategias eficaces que se tradujeron en un refuerzo de ese proceso durante 2003 y 2004.

En general, esto contribuyó a que en el seno de la CUT se integraran cinco federaciones correspondientes a los cinco sectores representativos de la economía informal. En el año 2003 se afilió la FEDEVAL, que representa a los vendedores ambulantes, la federación departamental de micro empresarios (FEDAMPI), la federación de changadores (FETRAAMAP), la asociación de campesinas de Huancabamba (AAMBHA) y la SINUTRADIS, que representa a las mujeres con discapacidad. En la capital, Lima, ya se llevó a cabo un curso de formación de coordinadoras por distrito. Esas coordinadoras están preparadas para las actividades que se ha previsto realizar este año.

  • Concretamente, ¿qué tipo(s) de proyectos pudieron realizar para las trabajadoras de la economía informal?

Dentro del marco de las acciones realizadas en ese sector, las mujeres gozan del respaldo de la secretaría de la mujer de la CUT. En marzo de 2004 se llevaron a la práctica distintos programas de formación gracias a la asistencia técnica de la Asociación de Desarrollo Comunal (ADC) y con la participación de Comisiones Obreras de Andalucía, España. Eso nos permitió realizar actividades de educación y de formación para las mujeres, principalmente el programa de "promotoras educativas", con el que se busca acentuar el poder de decisión de las mujeres en el ejercicio de sus actividades laborales de la economía informal. Dentro del marco de un programa de acción que se extiende hasta 2005, las centrales sindicales fomentaron a las trabajadoras de la economía informal a compartir entre ellas las informaciones y las experiencias personales, como así también las nuevas experiencias adquiridas. Se atribuye una importancia fundamental a la dimensión educativa de las actividades multiplicadoras, como la sindicalización y la organización.

A comienzos de 2005 llevamos a cabo los primeros encuentros de mujeres de la economía informal, nacional y regional, con la participación de la Secretaría de Relaciones Internacionales y de la Secretaría de la Mujer de la CUT y la asistencia técnica de la Asociación de Desarrollo Comunal (ADC). Estos eventos fueron organizados bajo los auspicios de la CIOSL y de la ORIT. Es la primera vez que una organización internacional se aboca exclusivamente a respaldar a las mujeres de la economía informal.

  • ¿Cuáles fueron las principales conclusiones de los dos encuentros recientes que sirvieron de espacio de reflexión para las trabajadoras de la economía informal? ¿Cuáles son sus principales reivindicaciones?

Nosotras, las mujeres, consideramos que la sociedad hace caso omiso de nuestras expectativas, se nos explota y carecemos de protección de nuestros derechos sociales, económicos y culturales. Como resultado, hay una precarización de nuestras condiciones de vida y se limita nuestro desarrollo. Reclamamos que el Estado nos reconozca, al igual que la sociedad peruana y la comunidad internacional. Reclamamos que se conciban tanto las leyes nacionales como las ordenanzas municipales de manera de regularizar e incorporar a ellas las actividades socioeconómicas de la economía informal de nuestro país.

Las únicas leyes que existen en este ámbito -que se refieren exclusivamente a los empleados domésticos y a los changadores- en la práctica no se respetan. En el ámbito del comercio ambulante, hay leyes que nadie defiende o que nadie cuestiona. Por eso reclamamos nuestra participación en los foros de toma de decisiones de nuestras centrales sindicales y de las autoridades locales.

  • Desde un punto de vista crítico, ¿qué le falta todavía a este proceso? ¿Cuáles serán las prioridades de trabajo de la CUT durante los meses venideros?

Frente a las constantes violaciones de los derechos humanos que cometen las autoridades, principalmente en forma de expulsiones a la improvista, malos tratos físicos, chantaje o amenazas de muerte contra trabajadoras, reclamamos que el gobierno cree un espacio para dialogar con el Ministerio de Trabajo. En 2005, la CUT piensa realizar gestiones ante autoridades locales regionales para mantener consultas tripartitas entre los trabajadores, las comunidades y las autoridades locales. Eso permitiría esbozar políticas de desarrollo del comercio ambulante concentrando la atención en las mujeres.

Queremos mejorar las condiciones de vida y de trabajo de las mujeres de ese sector a través de una legislación que las proteja como se hace en el sector formal de la economía, velando para que este proceso de formalización se adapte a los ingresos de esas trabajadoras emergentes. Además de las 10.000 mujeres ya sindicalizadas de la región metropolitana de Lima, recientemente hemos invitado a integrarse al movimiento a las 6-7.000 compañeras trabajadoras de las cantinas populares. Se ha previsto asimismo establecer alianzas estratégicas con entidades nacionales e internacionales que puedan respaldar programas destinados a esas mujeres.

  • ¿Pudieron entablar un diálogo con el gobierno para terminar con esos abusos ?

Hace unas dos o tres semanas, en la capital fueron desalojadas más de 10.000 trabajadoras sin que se les brindara ninguna posibilidad de regularizar su situación. En realidad, los propietarios de los inmuebles manipulan al gobierno municipal para sacarle más de 100 dólares estadounidenses mensuales a las trabajadoras por el alquiler de un local en el subsuelo o en el primer piso y hasta 500 dólares en la planta baja. La mayoría de esas trabajadoras no pueden pagar tales alquileres con sus bajos ingresos.

Dado que las autoridades municipales no tienen en cuenta las propuestas que les hacemos, la CUT elevó una queja directamente al gobierno. ¿En qué consisten nuestras propuestas? Tomemos el ejemplo de una agrupación de trabajadoras de un distrito de Lima. Esas mujeres no pueden pagar un alquiler ya que fabrican ellas mismas la mercadería, preferirían invertir en la compra de un local. Ésa nos parece una propuesta válida, aun cuando es de largo plazo. Recuerdo que una compañera me dijo: "Aunque no tenga para comer, prefiero tener mi local propio. No vamos a pasarnos la vida trabajando para pagar el alquiler". Esos problemas se repiten tanto en la capital como en todas las provincias del país y nadie los toma en serio. Por suerte, la CUT se puso de parte de las vendedoras ambulantes presentando una propuesta a los gobiernos locales con la que se busca proteger los derechos de las vendedoras ambulantes.

  • ¿Cómo ven esta experiencia las corrientes más tradicionales del movimiento sindical peruano?

Esta experiencia sorprendió a los compañeros del movimiento sindical, tanto más cuando que sus miembros ignoran la realidad de las trabajadoras de la economía informal. Procuramos invitar a todos los compañeros y compañeras a acompañarnos para que puedan hacerse una idea más clara de nuestra realidad. Principalmente por ese motivo se me permitió hablar directamente con el presidente de la CUT a fin de ponerlo en conocimiento de nuestros problemas.

  • A escala mundial, la CIOSL decidió iniciar una campaña apuntada a los sectores menos protegidos, como las zonas francas, la economía informal y la mano de obra migrante. ¿Cómo ven las trabajadoras peruanas esas iniciativas internacionales de respaldo y de formación?

En nombre de las compañeras trabajadoras de la economía informal que represento, quiero felicitar y agradecer a la CIOSL la labor sin precedentes que lleva a cabo en pro de las mujeres de ese sector de Perú. Por primera vez nos sentimos realmente respaldadas al ver que esa organización internacional dedica su atención a este sector, que es un sector sobre todo femenino y donde la mayoría de las mujeres desempeña el papel de padre y de madre al mismo tiempo. Pienso que a escala mundial tal campaña puede constituir un camino hacia la solución de nuestros problemas, tanto en el plano legislativo como social y educativo, en Perú pero también en los demás países donde hay trabajo informal.

  • ¿Qué expectativas tienen con respecto a esta campaña mundial que inició la CIOSL?

En primer lugar, conseguir que los principios que figuran en las resoluciones del Congreso Mundial de la CIOSL se incorporen a las tomas de decisiones políticas, conforme al programa estratégico de la CUT-Perú. En segundo lugar, obrar por el respeto de los derechos de las trabajadoras en todos los países donde dichos derechos se violan y hacerlo consiguiendo que se tomen en cuenta las actividades de la economía informal. En tercer lugar, promover el poder de decisión de las trabajadoras de la economía informal dentro de las organizaciones que las representan, como así también su participación en los foros de discusión de las centrales unitarias. Finalmente, brindar a las mujeres la posibilidad de capacitarse a través de actividades educativas a desarrollarse, por ejemplo, a lo largo de uno o dos años, para que a su vez puedan transmitir sus conocimientos y experiencias a otras mujeres y llevar a cabo sus propios proyectos.

  • Su programa peruano de sindicalización de trabajadoras del sector informal podría constituir una fuente de inspiración para otras organizaciones sindicales de otros lugares del mundo, especialmente de otros países en desarrollo. ¿Qué recomendaciones le haría a las afiliadas de la CIOSL que quisieran seguir su ejemplo?

Crear conciencia entre las mujeres sobre la necesidad de reforzar las organizaciones que defienden los derechos de la mujer a través de una adecuada formación. Para defender sus derechos sociales y laborales, las trabajadoras deben disponer de sus propias estructuras sindicales. Nosotras, las trabajadoras de la economía informal, debemos ampliar nuestros conocimientos, no solamente los políticos y sociales sino también los tecnológicos. Para ello tenemos que poder responder a ciertas preguntas esenciales: ¿Cómo pueden las mujeres aumentar su productividad a corto plazo? ¿Cómo pueden abrir nuevos mercados para comercializar sus productos? En verdad, queda muchísimo por hacer pero lo esencial es que las mujeres se organicen y se refuercen para impulsar este proceso de cambio.

Gentileza del Departamento de Prensa de la CIOSL.
Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones