Bufete de Informaciones Especiales y Noticias

Debate sobre la globalización alternativa

La reunión del Comité Central de la FITIM se centró en la movilización para un programa económico alternativo

Rebanadas de Realidad - NewsBriefs de la FITILM No. 26/2003, Ciudad de El Cabo, 04/12/03.- Debate fundamental "Movilización para un programa económico alternativo" se puso en marcha hoy, 4 de diciembre, el segundo y último día de la reunión del Comité Central en Ciudad de El Cabo (Sudáfrica).

En su introducción, el profesor Omano Edigheji, de la universidad de Witwatersrand, adujo que las estrategias propuestas por la FITIM eran "reformistas", no suficientes para la equidad y que "no cambiarían profundamente el orden económico mundial".  Su actitud provocó un debate de tres horas sobre la mejor manera de trabajar por alternativas económicas para afrontar la globalización y sus efectos negativos sobre los trabajadores.

La mayoría de los oradores adujeron que el movimiento sindical es y ha de ser reformista.  Otro tema recurrente fue la importancia de "dejar de hablar y actuar".  La organización y la movilización a nivel nacional son imperativas para ello, lo mismo que –señalaron muchos– las alianzas con fuerzas políticas y sociales que comparten valores fundamentales con los sindicatos.

Alec Erwin, ministro de comercio e industria de Sudáfrica, abogando por identificar los problemas más urgentes y luego abordarlos, puso el ejemplo de Sudáfrica.

"Después de acabar con el apartheid, nuestro principal punto en el orden del día no era la globalización, sino la manera de crear un estado: Empezamos por cambiar la estructura del gobierno, creando una democracia y estableciendo nuevas instituciones que pudieran servir a todos.  Trabajando nacionalmente, conseguimos un espacio político para hacer lo que deseábamos, cuando lo deseábamos.  Disminuimos el riesgo de que Sudáfrica fuera víctima de las políticas de las Instituciones Financieras Internacionales.  Y en 10 años jamás se dirigió Sudáfrica al Fondo Monetario Internacional para solicitar asistencia.  ¡No hablemos de cambios, hagámoslos!  De otro modo existe el riesgo de inactividad radical.  Nosotros vemos y analizamos, en lugar de ver y comprender y ponernos en marcha", dijo Alec Erwin.

Silumko Nondwangu, secretario general del National Union of Metalworkers of South Africa, señaló que la solidaridad es la base de lo que une a los trabajadores metalúrgicos de todo el mundo, tanto de países pobres como de ricos, en la FITIM.  Las estrategias propuestas por la FITIM sobre la globalización alternativa refuerzan su principio fundamental de promover la solidaridad entre países del Norte y del Sur, y agrega otra dimensión:  los sindicatos han de reformarse y ser también "sociales".

Varios oradores de los países nórdicos insistieron en la organización nacional y la negociación colectiva como fundamento para conseguir poder e influencia y fomentar las normas laborales.  Göran Johnsson, presidente de la Federación de Trabajadores Metalúrgicos de Suecia, adujo que la alianza de más de 100 años entre los sindicatos suecos y el Partido Socialdemócrata ha resultado fructífera para los trabajadores y sus familias.

"Hemos de utilizar, pues, nuestra influencia para que los gobiernos promuevan nuestras políticas internacionalmente, en la OMC y la OIT.  Y, análogamente, trabajamos con las Federaciones Sindicales Internacionales.  Entre estos planteamientos no hay conflicto," dijo.

Otros delegados –fundándose en sus experiencias nacionales– dieron ejemplos de los pocos resultados que produce la presión sobre los gobiernos.  Steve Beckman, del United Autoworkers of America, dijo que el resultado de la presión de los sindicatos sobre el gobierno era "escaso".

En el documento se debate de la FITIM se describen estrategias sobre la manera de tratar con las compañías transnacionales.  La negociación de Acuerdos Marco Internacionales (AMI) es un medio muy importante para hacerlo.  Varios oradores secundaron este método, como Mari-Ann Krantz, SIF, de Suecia, quien destacó la importancia de que el movimiento sindical centre su labor en esferas donde tenemos verdadera influencia, es decir, la negociación colectiva.  "La FITIM y sus afiliados deben identificar las compañías transnacionales con Códigos de Conducta unilaterales, y luego tratar de convertir esos códigos en Acuerdos Marco Internacionales," dijo.

Brian Fredricks, secretario general adjunto de la FITIM, destacó que los AMI "no son la respuesta  a todos nuestros problemas; sólo un instrumento.  Para avanzar, hemos de contar con más recursos y un mayor compromiso de nuestros afiliados.  Tenemos que organizar y movilizar a nivel nacional, para poder hacerlo también internacionalmente."  Es preciso reforzar las alianzas con otras Federaciones Sindicales Internacionales.

Guy Ryder, de la CIOSL, hizo una evaluación crítica de que su organización no ha tenido gran éxito al afrontar la globalización impulsada por las empresas.  Describió cambios radicales en la manera de actuar de la CIOSL, incluida una revisión de sus estructuras de trabajo.  "Y esos no serán sólo cambios cosméticos," prometió.

Participaron en el debate 16 delegados de Sudáfrica, Zimbabwe, Namibia, Italia, Francia, Alemania, Suecia, Noruega, Dinamarca, Rusia, Argentina, Brasil, Uruguay, Estados Unidos y la India.

El Comité Central concluyó que el Secretariado de la FITIM, teniendo en cuenta el debate, debía presentar un documento revisado sobre la estrategia a la próxima reunión del Comité Ejecutivo.

Rebanadas de Realidad - Envíenos sus comentarios e informaciones