Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM)

Mala fe e ignorancia de Lozano Alarcón sobre la Ley Federal del Trabajo, en su actitud de perdonavidas de sindicatos

El titular de la STPS desatiende cifras del INEGI y del Presidente en su I Informe y con ello le hace daño al Ejecutivo.

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, 24/05/08.- El Sindicato Nacional de Mineros aclaró y desmintió falsedades, ignorancias e imprecisiones del secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, sobre el Acuerdo del Organismo Sindical de convocar a un paro nacional de labores del gremio trabajador minero, metalúrgico y siderúrgico, para el próximo lunes 26, como inconformidad legítima ante la renuencia de la dependencia laboral a otorgar la toma de nota a los nuevos cambios en los órganos de gobierno sindical, que son el Comité Ejecutivo Nacional y el Consejo General de Vigilancia y Justicia.

El secretario de asuntos Políticos, Carlos Pavón Campos, lamentó que el secretario del Trabajo carezca de conocimientos sobre el contenido de la Ley Federal del Trabajo (LFT) en cuanto a la toma de nota a que tiene derecho el Sindicato, después que su XXXV Convención General Ordinaria eligió a sus nuevos Comité Ejecutivo Nacional y Consejo General de Vigilancia y Justicia, con el compañero Napoleón Gómez Urrutia al frente de la organización, quien también es vicepresidente de la Federación Internacional de Trabajadores de las Industrias Metalúrgicas, FITIM. No hay en la LFT artículo alguno, dijo, que establezca 60 días como plazo para la entrega del registro a cambios en la dirigencia sindical, como afirmó en boletín de prensa el funcionario de la STPS el miércoles 21. El artículo 366 de esa Ley, precisó, establece dicho plazo sólo para el registro de nuevos sindicatos, no para los cambios en la composición de los órganos directivos de las agrupaciones sindicales ya existentes.

Por otra parte, Pavón Campos refutó la afirmación de que el Sindicato Nacional de Mineros está constituido sólo por 35,581 trabajadores sindicalizados, pues Lozano omite que entre eventuales, terceros y trabajadores directos, más los sindicalizados, la suma del conjunto llega a más de 270 mil personas, que son tomados en cuenta en las negociaciones entre el Organismo Sindical y las diversas empresas en las revisiones de contratos colectivos y de salarios. Conviene, dijo, que el titular de la STPS consulte el Primer Informe de Gobierno del Presidente Felipe Calderón Hinojosa, del 2007, donde mencionó las cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), que sitúan el número de trabajadores de este gremio en esa cifra, 270 mil.

Añadió Pavón Campos que el hecho de que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje intervenga en las que Lozano Alarcón dijo que son seis inconformidades y una demanda de nulidad, no implica que la STPS esté impedida para dar la toma de nota a nuestro Sindicato por sus cambios internos, dijo el secretario de Asuntos Políticos, ya que se trata de distintas competencias, puesto que el Sindicato ya existe y simplemente la autoridad tiene que dar, para efectos estadísticos de registro, la toma de nota a esos cambios, y esto debe ser inmediato. Posponer esta toma de nota es seguir alimentando dolosamente las maniobras de Germán Larrea y Grupo México para atacar al Sindicato y las decisiones unánimes de sus delegados a la XXXV Convención General Ordinaria, máximo órgano de gobierno sindical, ya que esas supuestas inconformidades han sido fabricadas por esta empresa y sus abogados, con la complacencia de la autoridad laboral.

En cuanto a la afirmación del funcionario laboral, externada en Veracruz el miércoles 21, de que a otros sindicatos existentes ya se les dio la toma de nota respectiva por cambios internos, porque le “entregaron personalmente la documentación” respectiva, y que esa es “cosa que no puede hacer Gómez Urrutia” quien sigue en el extranjero, Pavón Campos le recordó que con toda oportunidad se le invitó a la XXXV Convención General Ordinaria del Sindicato, pero él mandó decir que no asistiría porque eso era tanto como avalar a la Convención y sus acuerdos, y no acudió, naturalmente, ni envió ningún representante.

El señor Lozano, abundó el secretario de Asuntos Políticos, pretende descalificar nuestro planteamiento de justa inconformidad con su solo dicho, con lo que comprueba que las autoridades laborales están en la línea de bloquear o negar todo acto del Sindicato Minero, mostrándose como peones de los peores intereses empresariales que hay en el sector minero-metalúrgico de México, cuando su papel debía ser el contrario, esto es, tutelar los intereses de los trabajadores, e incluso promoverlos, razón para la cual existe la Secretaría del Trabajo, no para defender al sector patronal de inexistentes acciones negativas del sindicalismo. Esto sería ajustarse al “imperio de la ley y las instituciones” que tanto pregona el funcionario.

Es una lástima, concluyó el secretario de Asuntos Políticos, que el señor Lozano Alarcón desconozca de tal manera la Ley Federal del Trabajo y acuse de “chantaje”, “amenaza” o “amago” la preparación de un paro nacional de labores para el lunes 26 de este mes, que sólo es un acuerdo adoptado legítima, legal y democráticamente por los delegados a la XXXV Convención General Ordinaria, efectuada entre los días 5 y 9 del presente mes, en lucha por su autonomía, y es sólo una posición provocada por la larga experiencia de que se nos ignora o se nos quiere dar la vuelta en las decisiones que en uso de la autonomía sindical acordamos los trabajadores mineros. Y eso lleva al funcionario laboral a tomar una actitud de perdonavidas de los sindicatos que, como el nuestro, luchan porque se los trate con justicia, con respeto y con legalidad, tanto de parte de los patrones como de la autoridad, finalizó Pavón Campos.