Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM)

Miente y se auto justifica Lozano a un año de haber estallado tres huelgas

La STPS sigue estando de parte de Grupo México y eso hace inviable su “conciliación”. Queremos arreglo en las huelgas, pero no a costa de las vidas de los trabajadores.

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, 30/07/08.- El secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, emitió un largo boletín de prensa, con motivo de las huelgas estalladas hace ya un año en Cananea, Taxco y Sombrerete, todas ellas en fundos mineros concesionados a empresas de Grupo México. En este boletín, el funcionario asentó mentiras e inexactitudes a granel y actuó como gerente de relaciones industriales de Grupo México.

A este respecto, el secretario de Asuntos Políticos del Sindicato Nacional de Mineros, Carlos Pavón Campos, señaló que Lozano miente cuando se pone en el papel de mediador entre las partes en conflicto, lo cual está más que probado que es falso. A todo lo largo del año, en las tres huelgas el señor Lozano Alarcón ha estado totalmente parcial al lado de la parte patronal, el Grupo México, atizando el conflicto, no las soluciones, y eso se evidencia en las posturas antisindicales y en las omisiones irresponsables que ha tenido hacia su función conciliatoria. Sólo recordemos las provocadoras mantas antisindicales, dijo, que el señor Lozano mandó colocar frente a la Secretaría del Trabajo, que sin duda se explican en el hecho de que los únicos a los que recibe Lozano es a los abogados penalistas de Grupo México, mercenarios especializados en el tráfico de influencias, como Salvador Rocha Díaz, Fernando Gómez Mont y Agustín Acosta Lagunes.

Agregó el secretario de Asuntos Políticos: Falsamente Lozano dice que el Sindicato Minero condiciona las negociaciones de los asuntos laborales a problemas legales del compañero Napoleón Gómez Urrutia. Esto es otra falacia. En repetidas ocasiones el Sindicato ha dicho que una cosa no está condicionada a la otra, pero sí hemos exigido que cese por completo la persecución política contra el compañero Gómez Urrutia, electo democráticamente y por unanimidad por los trabajadores mineros, ya que esa persecución atenta contra la autonomía sindical, mantiene el acoso contra el Sindicato y criminaliza a los trabajadores o a los dirigentes que luchan por justas demandas sindicales.

El compañero Gómez Urrutia es el Secretario General del Sindicato, le guste o no le guste a Lozano y a Grupo México, agregó Pavón Campos, ya que esa fue la decisión de la Convención General de mayo pasado, en el sentido de mantenerlo a él al frente del Organismo Sindical. No es Lozano quien, con su falaz toma de nota, ha de decidir sobre quien encabeza a los mineros, sino éstos. El compañero Gómez Urrutia, con o sin toma de nota, es el líder nacional minero, insistió Pavón.

Afirma Lozano, otra vez falsamente, que “las empresas emplazadas, desde el periodo de prehuelga, se allanaron a los requerimientos del Sindicato Minero”. Ningún “allanamiento” es creíble con el Grupo México, señaló Pavón, pues la experiencia nos indica la mala costumbre permanente de Grupo México de prometer y nunca cumplir, como en Cananea ha ocurrido, lo cual ha motivado que sus trabajadores realicen huelgas en dos ocasiones casi consecutivas en el plazo de 5 o 6 años, exigiendo el cumplimiento de los acuerdos a que las partes han llegado y que la empresa se ha negado a cumplir. Para los trabajadores y para el Sindicato Minero ha quedado claro que Grupo México se niega invariablemente al cumplimiento de sus compromisos, incluso después de haberlos firmado con las formalidades del caso.

En particular, precisó Pavón, Grupo México es culpable de la inseguridad y falta de higiene en la mina de Cananea. Lozano afirma que la STPS llevó a cabo una inspección extraordinaria, en la que se detectaron 263 anomalías, que Lozano llama suavemente “medidas técnicas”, y de las cuales la empresa “solventó” 211 y quedaron pendientes por subsanarse las 52 restantes. Hemos invitado reiteradas veces al señor Lozano Alarcón a que deje la comodidad de su oficina y visite las minas en huelga y por sus propios ojos compruebe que las condiciones de inseguridad e higiene industrial, tanto en Cananea, como en Taxco, como en Sombrerete, así como en las demás minas de Grupo México, son terriblemente peligrosas para los trabajadores, al grado que en los últimos 6 años ha habido más de 90 muertes de mineros por esta causa. Pero Lozano nunca nos ha contestado ni media palabra sobre esta invitación nuestra, añadió Pavón, lo cual demuestra de qué lado está, pero obviamente no con los trabajadores mineros, sino con las empresas.

Afirmó Pavón: “Ya lo dijimos en un comunicado que se difundió en diversos medios con motivo del año de huelga: estamos dispuestos a un arreglo razonable que permita levantar las huelgas, pero no lo haremos sin las mínimas condiciones que garanticen nuestra seguridad, porque nuestras familias nos siguen prefiriendo en huelga, que muertos o lisiados o enfermos crónicos con daños irreversibles a nuestra salud”.

“Ya quisiera ver al señor Lozano si no protestaría encolerizado si uno de sus parientes fuera trabajador minero y estuviera en permanente peligro su seguridad y su salud. Es indignante que un funcionario que debería estar pendiente de la salud de los trabajadores, recurra a mentiras como señalar en su boletín que ninguna de las violaciones detectadas por la inspección extraordinaria de la STPS es causa suficiente para justificar una huelga. El país entero ha visto que ni en Pasta de Conchos fueron suficientes 65 muertes de mineros para que la Secretaría del Trabajo se haya dignado a exigir la investigación de responsabilidades en ese homicidio industrial y ni siquiera se haya enjuiciado a nadie por ese asesinato, que se mantiene impune desde hace más de dos años. Simplemente se trata de una visión feroz, propia del capitalismo salvaje del siglo 19, de un funcionario arrogante con los trabajadores, pero empleado sumiso de Grupo México, dedicado a justificar en todo a Germán Larrea Mota Velasco. Cuando decimos que no queremos otro Pasta de Conchos, estamos hablando con la verdad de los hechos en la mano, no son suposiciones exculpatorias como las que emplea Lozano. No queremos ningún otro Pasta de Conchos, en ninguna parte del país”.

Finalmente, señaló Pavón, no sabemos con qué cara el señor Lozano viene a querer dictaminar sobre quién debe dirigir a nuestro Sindicato, con qué autoridad moral habla quien está metido en el turbio asunto de los 205 millones de dólares junto con el traficante chino de anfetaminas Zhenli Yegon, donde nunca se aclaró la participación del actual titular de la STPS, ni tampoco en el oscuro asunto de la Cofetel, en que el señor Lozano favoreció ilegalmente a una televisora. Él prometió a la nación que todo se aclararía y a la fecha el silencio es el único resultado de sus transas inexplicadas. “Lo que pasa es que el señor Lozano sí que es un verdadero prófugo de la justicia y no se quiere dar cuenta de ello”, terminó el Secretario de Asuntos Políticos.