Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM)

El ingreso de las viudas a la mina provoca gran irritación a Grupo México y a la STPS

Los deudos de las víctimas de Pasta de Conchos demostraron que sí es posible rescatar cuerpos. Rechaza el Sindicato Minero las amenazas penales de Industrial Minera México contra la justa acción.

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, México, 01/10/08.- Las viudas y familiares de Pasta de Conchos, Coahuila, cumplieron su palabra de honor de ingresar a la mina de esa localidad, en demanda de justicia a su siempre ignorada petición de que se rescaten los cuerpos de 63 mineros abandonados en el socavón que murieron en el homicidio industrial del 19 de febrero de 2006, y con el propósito de demostrar que sí es posible el rescate de los cuerpos abandonados en el interior de la mina.

Ingresaron a la mina las viudas Rosa María Mejía, Tomasita Martínez y Claudia Escobar, así como Gilberto Ríos Ramírez, padre de uno de los fallecidos, y también Daniel Cossío Ríos, Secretario General Local de la Sección 64 del Sindicato Nacional de Mineros de Torreón, Coahuila, lo mismo que Fernando Acosta y Cristina Martínez, activistas de "La Otra Obrera", grupo que apoya a viudas y familiares.

El Secretario de Asuntos Políticos del Sindicato Nacional de Mineros, Carlos Pavón Campos, declaró que con su ingreso y su salida sin percance alguno de la mina, ayer domingo 28, las viudas y familiares de los mineros muertos demostraron que son totalmente falsas las versiones de que las condiciones de inseguridad reinantes en la mina hacían absolutamente imposible y mortal el ingreso de personas a la misma.

Esas versiones, recordó Pavón, fueron propaladas desde el momento de la tragedia por la empresa concesionaria Industrial Minera México (de Grupo México, de Germán Larrea Mota Velasco) con la complicidad incondicional de la Secretaría del Trabajo y su titular Javier Lozano Alarcón, con el único objeto de encubrir la responsabilidad de Germán Larrea en el siniestro, debido a la negligencia criminal de su empresa, para así eludir la acción de la justicia.

El Sindicato ha invitado en múltiples ocasiones al secretario del Trabajo y a sus subsecretarios, a que visiten las minas y centros de trabajo de Grupo México, incluso Pasta de Conchos, pero nunca han accedido pues no quieren aceptar que se conozcan la negligencia y la inseguridad que priva en ellas, mismas condiciones en las que operaba la de Pasta de Conchos.

Desde Pasta de Conchos hasta el presente, agregó Pavón, ha habido un total aproximado de 100 muertos, incluidos los de esta mina, por razones estrictas de inseguridad industrial e irresponsabilidad de Grupo México y Larrea, por lo cual el Sindicato mantiene su demanda de que le sean canceladas todas las concesiones a esta empresa que asesina a mineros y trabajadores.

Señaló también Pavón Campos que con este ingreso, con el cual las viudas de Pasta de Conchos hicieron honor a su promesa formulada hace un mes y medio, de que ingresarían al centro de trabajo carbonífero, se confirma la presunción de expertos serios en la materia, expuesta en diversas ocasiones en el pasado reciente, de que sí es posible técnicamente el rescate de los cuerpos de los 63 mineros muertos allí abandonados. La prueba de que el rescate es posible, añadió el dirigente minero, es que durante el recorrido hasta el nivel de la Diagonal 15 de la mina, a sólo 200 metros de donde se supone están los cuerpos, los metanómetros que portaban las personas que ingresaron, marcaron invariablemente cero presencia de gas metano. O sea, es técnicamente posible el ingreso a la mina con la exclusiva finalidad de rescatar los cuerpos, precisó Pavón.

O sea, continuó, Grupo México y Lozano Alarcón han pretendido justificar el cierre de la mina porque alegan que en todo momento es muy alta la incidencia de gas metano, pero los mineros saben que esa es una mentira ya que no puede haber gas si no hay actividad productiva en la mina, la cual está parada desde la tragedia de febrero de 2006. O sea, que la justificación empresarial-oficial para el cierre se cae como una vil mentira, que es otro más de los engaños tanto de Larrea como de Lozano Alarcón a los trabajadores y a la opinión pública.

Pero hizo notar el secretario de Asuntos Políticos que tanto la empresa Grupo México como la Secretaría del Trabajo, en sendos boletines emitidos el propio domingo 28, explayaron su irritada molestia por este ingreso de los familiares a la mina, que confirmó el compromiso de las viudas de los mineros de hace mes y medio. Este ingreso desmiente radicalmente su versión compartida de la imposibilidad total de entrar a la mina, que ambas, empresa y dependencia, han externado hasta la saciedad desde la fecha de la tragedia, sólo con la pretensión de que no se descubra que la explosión del 19 de febrero de 2006 es culpa estricta de la negligencia criminal de la empresa.

¿Cómo es posible que Grupo México quiera demandar penalmente a las viudas que ingresaron a la mina este domingo, si el subsuelo es de México y los mexicanos, y cuando además no hay ningún inculpado de la empresa por la muerte de los 65 mineros muertos en febrero de 2006? Eso es una gran desfachatez, comentó Pavón Campos.

Con ello, consignó el declarante sindical, además de que mostraron una vez más la complicidad sincronizada con que han actuado durante los dos años y medio del largo conflicto minero, Grupo México y STPS evidenciaron el nulo respeto que les sigue mereciendo la justa demanda de las viudas y los deudos de los mineros muertos en ese lugar para darle santa sepultura a sus padres, hermanos e hijos fallecidos. Con estas actitudes que son desvergonzadas a la luz del desprecio que empresa y STPS han mostrado a los deudos de los mineros muertos, pretendieron descalificar el justiciero intento del ingreso a la mina.

Declaró Pavón que Grupo México incluso se permitió la arrogancia de acusar a las viudas de intentar "cometer despojo" en las instalaciones de la mina, amenazándolas además de que levantará denuncias ante el Ministerio Público por este ingreso de las viudas y por la existencia de un supuesto "campamento" en las cercanías de la bocamina ocupado, según inventó la empresa, por personas contratadas sin vínculo familiar con las familias de los mineros fallecidos.

Curiosa manera de atender la justa demanda de las viudas y sus deudos, o sea, con la amenaza de acusaciones penales contra ellas y contra quienes las apoyan, comentó el vocero del Sindicato Minero. Por otra parte, dijo Pavón, en un boletín la Secretaría del Trabajo repitió servilmente la postura de Grupo México cuando reprobó el ingreso de las viudas al interior de la mina, aunque no dejó de lavarse las manos, con hipocresía, señalando que para la dependencia las relaciones laborales "fueron terminadas" en noviembre de 2006, por lo que a la STPS "ya no le corresponde atender los asuntos relacionados con la mina". Ni Pilatos lo hizo mejor que Lozano Alarcón, precisó Pavón Campos, quien agregó que miente una vez más la STPS, pues hasta hoy no se ha finiquitado la relación obrero-patronal entre empresa y Sindicato.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Jorge Campos Miranda.