Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM)

Otro minero fallecido, ahora en la mina de Charcas, de San Luis Potosí

La empresa es filial de Grupo México, de Germán Feliciano Larrea Mota Velasco. Criminales condiciones de seguridad e higiene laboral provocaron este percance. Urge una ley que penalice a las empresas que no instalen adecuadas condiciones de seguridad e higiene en el trabajo, no sólo en el sector minero sino en todas las industrias de la República Mexicana.

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, Distrito Federal, 28/09/09.- El gremio minero trabajador una vez más está de luto. El sábado 26 falleció a las 10 horas de la mañana en Charcas, San Luis Potosí, el compañero minero Martín Torres Bustos, como resultado del impacto que sufrió al caerle encima un tambo de 200 litros de aceite, cuando trabajaba en el área de filtros de la planta de beneficio de la mina reparando diversas fallas.

El compañero Javier Zúñiga García, Secretario de Trabajo del Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Mineros, informó de este hecho trágico. Agregó que la empresa Industrial Minera México, SA de CV, Unidad Charcas, del Grupo México de Germán Feliciano Larrea Mota Velasco, que se dedica a la extracción y procesamiento de zinc, así como plata y plomo, sospechosamente no quiso dar información sobre esta muerte, pero familiares del hoy occiso lo denunciaron ante el Sindicato Nacional de Mineros. Salió aún con vida del percance, pero falleció casi de inmediato en el hospital a causa de las heridas graves que sufrió en la cabeza y en la columna vertebral. El compañero Torres Bustos será hoy sepultado por sus familiares y compañeros de trabajo.

Añadió Zúñiga García que en Charcas, SLP, ha habido ya tres accidentes mortales de trabajadores, y recordó que el Sindicato Nacional de Mineros ha informado puntualmente de estos fallecimientos, que no son simples accidentes de trabajo, sino producto de la negligencia de la empresa Grupo México y su filial Industrial Minera México, por las criminales condiciones de seguridad industrial en que esta empresa mantiene los centros de trabajo que están bajo su dominio concesionado.

Indicó que con este ya suman más de cien accidentes mortales de trabajadores mineros ocurridos en instalaciones tanto de Grupo México como, en menor proporción, de otras empresas.

También dijo que en este caso es un trabajador que tenía perfiles laborales de eficacia óptimos, pero las condiciones de pésima inseguridad lo llevaron al fatal resultado.

El Sindicato Nacional de Mineros reitera enérgicamente, señaló Zúñiga García, la demanda planteada hace más de tres años por nuestro Secretario General, Napoleón Gómez Urrutia, para que se promulgue una ley que penalice a las empresas irresponsables por los homicidios industriales que ocurren en sus instalaciones, como este que se informa. Pero esta legislación, que deberá prever castigos penales, incluso cárcel, para empresarios que no instalen adecuadas condiciones de seguridad, no sólo debe aplicarse a empresas del sector minero, sino a todas las industrias o centros de trabajo del país.

Asimismo, hizo notar que Grupo México se ha significado entre las demás empresas del sector en esta irresponsabilidad hacia sus trabajadores, como lo evidenció el homicidio industrial de Pasta de Conchos, Coahuila, donde murieron 65 trabajadores del carbón y 63 cuerpos de ellos siguen abandonados en el tiro de la mina, habiéndose negado la empresa, con la complicidad de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, al rescate de esos cuerpos, en un afán de ocultamiento de las verdaderas causas, de negligencia empresarial, que ocasionaron la tragedia el 19 de febrero de 2006.

Pero recordó Zúñiga García que hay el agravante de que los trabajadores de esta mina de Charcas son miembros de Secciones Sindicales que Grupo México, en complicidad abierta con la STPS y la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, secuestró hace dos años y las mantiene segregadas del Organismo Sindical, lo cual impide a los trabajadores reclamar y obtener adecuadas condiciones de seguridad e higiene en el trabajo, ya que los tiene indefensos ante la empresa, caracterizada por su arbitrariedad y falta de respeto a los derechos de los obreros.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Jorge Campos Miranda. / Web