Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM)

Reitera el Sindicato Minero su lucha contra la persecución política del gobierno de derecha que encabeza Felipe Calderón

No aceptamos la “toma de nota”, que es una trampa de control oficial contra las organizaciones sindicales. La no-solución a las huelgas de Taxco, Cananea y Sombrerete, forma de agresión del gobierno y de Grupo México de Germán Feliciano Larrea. En el conflicto electricista, el Sindicato Minero refrenda su absoluta solidaridad al SME. Hemos derrotado en tribunales las acusaciones ilegales y perversas contra los dirigentes mineros.

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, Distrito Federal, 17/11/09.- El Sindicato Nacional de Mineros reivindica su derecho a la autonomía y a la libertad sindical, que es un derecho fundamental de todos los sindicatos del país y del mundo, con motivo de los nuevos acontecimientos ocurridos en las últimas semanas en el ámbito laboral y sindical del país.

Entre estos está, señaladamente, la agresión sufrida por el Sindicato Mexicano de Electricistas, similar a la que el Organismo Sindical Minero ha resistido durante más de tres años y medio de parte del gobierno de derecha y de algunas empresas voraces y abusivas que en complicidad pretenden destruir o anular al sindicalismo independiente y democrático.

La "toma de nota" es utilizada facciosamente por el gobierno de derecha

Este gobierno, al servicio del sector más reaccionario de la iniciativa privada, ha utilizado permanentemente el recurso de la llamada “toma de nota” como instrumento de control gubernamental sobre la vida de los sindicatos mexicanos. La “toma de nota” no es más que un trámite administrativo de registro estadístico, de ninguna manera una autorización o permiso para que puedan existir los organismos sindicales. El actual grupo gobernante ha utilizado este trámite simplemente registral para entrometerse en la vida interna de los sindicatos, en asuntos que son exclusivos de los trabajadores agremiados, y de nadie más, ni del gobierno ni de las empresas.

Ante la arbitrariedad de la Secretaría del Trabajo y Previsión al negarle en junio de 2008 la “toma de nota” a la quinta elección democrática y por unanimidad del compañero Napoleón Gómez Urrutia como Secretario General del Sindicato Nacional de Mineros, nuestra Organización Sindical siempre le ha negado toda atribución legal al gobierno para entrometerse por esta vía en los asuntos internos sindicales. Con ese motivo, el Sistema Minero Nacional Trabajador rechazó desde entonces, por absoluta unanimidad, esta pretensión burda de intervenir en asuntos internos del Sindicato Minero.

Pero además, el Sindicato Nacional de Mineros ha mantenido activamente las gestiones legales para ampararse contra esta lesiva determinación gubernamental, en la que no hemos de cejar hasta que se reconozca el derecho que nos asiste a elegir a quienes los trabajadores deciden que los encabecen. Esta es una de las causas, provocadas siempre por las autoridades laborales y gubernamentales, por las cuales se ha estancado el conflicto minero de más de tres años y medio de duración.

Las tres huelgas, firmes

Igualmente, como parte del mismo conflicto minero, están los casos de las tres huelgas legales y legítimas en Taxco, Guerrero (Sección 17), Cananea, Sonora (Sección 65), y Sombrerete, Zacatecas (Sección 201), que ya han cumplido 27 meses sin resolverse pues estallaron todas ellas el 30 de julio de 2007. Las huelgas, derecho constitucional de los trabajadores cuando los patrones incumplen con sus obligaciones laborales, han sido persistentemente agredidas por Grupo México de Germán Feliciano Larrea Mota Velasco, en complicidad con el gobierno, como forma concertada de agredir a nuestra Organización Sindical.

La cerrazón gubernamental y empresarial ha llevado a los compañeros en huelga a situaciones extremas de necesidad ante las cuales, sin embargo, ellos no se han doblegado y han decidido resistir y persistir en su justa lucha por mejores condiciones de trabajo y mejores salarios y prestaciones, y sobre todo por condiciones de higiene y seguridad industrial que les garanticen la integridad física y la salud a ellos y a las poblaciones en que se encuentran esos centros de trabajo. En esta actitud han contado con el enérgico apoyo directo del Comité Ejecutivo Nacional y nuestro dirigente, Napoleón Gómez Urrutia, y con la solidaridad sindical nacional e internacional.

Total solidaridad con el SME

Como muestra de la verticalidad con que el gremio minero trabajador asume su derecho a la autonomía y a la libertad sindical, el Sindicato Nacional de Mineros refrenda su absoluta solidaridad hacia los compañeros del Sindicato Mexicano de Electricistas, que están sufriendo una artera agresión con el ilegal e inconstitucional decreto de extinción de la empresa estatal Luz y Fuerza del Centro, con lo cual este gobierno ha pretendido asestar un golpe definitivo a la existencia tanto de ese Sindicato hermano como de su Contrato Colectivo de Trabajo, dejando en la calle, sin empleo y sin amparo, a más de 60 mil trabajadores y jubilados.

El Sindicato Nacional de Mineros, que dirige el compañero Napoleón Gómez Urrutia, igual que otros Sindicatos Independientes y Democráticos, así como sectores de las clases medias y populares, se sumó vigorosamente el miércoles 11 de noviembre al Paro Cívico Nacional en solidaridad con el SME, que fue una de las muestras más poderosas del repudio popular contra la política del actual gobierno de derecha contra las clases trabajadoras y sus organizaciones sindicales.

Hemos demostrado que son falsedades judiciales las acusaciones del gobierno

Nuestro Sindicato ha entendido, desde que hace tres años y ocho meses se inició el llamado conflicto minero, que para enfrentar la agresión gubernamental y empresarial contra nosotros, junto con las movilizaciones y movimientos de protesta, debía acudir a los diversos recursos que la Ley le brinda a las organizaciones obreras, que en México están estipulados en la Constitución y en las leyes secundarias, y lo ha hecho con resultados inequívocos de éxito, pero que este gobierno irresponsablemente ha desechado.

Frente a la persecución política y judicial emprendida por éste contra el Sindicato Nacional de Mineros, hemos respondido en el terreno legal, en tribunales, demostrando en cada caso la ilegalidad de las agresiones de parte del gobierno y las empresas empeñadas en destruir a la Organización Sindical, y hemos obtenido respuestas legales que demuestran que son falsas, facciosas y perversas las acusaciones con las que este gobierno ha montado la persecución política y judicial, respuestas que éste ha incumplido permanentemente, poniéndose con ello al margen y en contra de la Ley.

Diversos tribunales e instancias judiciales han dictaminado formalmente, como cosa juzgada, la inconstitucionalidad de todas las órdenes de aprehensión contra el compañero Napoleón Gómez Urrutia, así como contra los compañeros José Ángel Rocha Pérez, Héctor Félix Estrella, y Juan Linares Montúfar, Presidente de nuestro Consejo General de Vigilancia y Justicia, quien está ilegal y arbitrariamente preso desde diciembre de 2008. En todos estos casos, el Sindicato ha demostrado que las acusaciones lanzadas contra ellos son FALSAS, y así lo han dictaminado las diversas instancias judiciales.

El Sindicato Minero también ha demostrado, en complicados procesos jurídicos, que no existen ilícitos, ni delitos, ni irregularidades en el manejo de los fondos bancarios sindicales, ni en el Fideicomiso Minero, y que los supuestos delitos de lavado de dinero, o de fraude y administración fraudulenta, sólo son abyectas invenciones del gobierno para criminalizar la lucha sindical minera. Por lo tanto, todas esas acusaciones son ilegales y constituyen un abuso de poder, junto con las demás agresiones a nuestro Sindicato, como los repetidos aseguramientos de cuentas bancarias de la Organización Sindical, que sólo pretenden asfixiar la vida normal y la justa lucha del Sindicato Nacional de Mineros a favor de sus agremiados y sus familias, lucha que también lo es por la autonomía y la libertad sindical, así como por los derechos obreros universales, como el derecho a la huelga y el de libre asociación sindical.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Jorge Campos Miranda. / Web