Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM)

Trabajadores mineros fueron interceptados en los límites del Estado de Zacatecas

Ese bloqueo oficial es un alevoso atentado fascista contra las libertades de manifestación, de tránsito y de expresión, consagradas en la Constitución General. Los trabajadores se trasladaban para presenciar el proceso judicial por el asesinato del trabajador Juventino Flores Salas, en Fresnillo.

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, Distrito Federal, 25/11/09.- Esta madrugada, 11 autobuses con representantes de las Secciones del Sindicato Nacional de Mineros fueron interceptados, y de hecho secuestrados, en los límites de la frontera del Estado de Zacatecas, por fuerzas públicas federales, estatales y municipales, para impedir su ingreso a esa entidad, a la cual acuden para seguir el proceso penal que se sigue en la capital estatal para investigar y encontrar a los culpables del asesinato, en junio pasado, del compañero Juventino Flores Salas, quien ese mes fue vilmente golpeado a batazos por seguidores del líder charro y traidor al Sindicato Minero, Carlos Pavón Campos, su hermano y otros.

Los mineros interceptados viajaron desde ayer, martes 24, a Zacatecas, desde diversos puntos del territorio nacional, en cumplimiento de un acuerdo de la Tercera Asamblea Nacional de Secretarios Generales del Sindicato Minero, efectuada en la Ciudad de México, con el fin de promover pacíficamente que las autoridades estatales investiguen y consignen penalmente a los autores intelectuales y materiales de ese crimen, para lo cual ya hay orden de consignación contra el mencionado traidor Carlos Pavón Campos, conocido en el gremio minero como “la marrana”.

Este comportamiento ilegal de autoridades federales, a instigaciones de la empresa Grupo Peñoles, de Alberto Bailleres, que utiliza recursos mal habidos del lavado de dinero, su complicidad con el crimen organizado y sus evasiones fiscales, significa ya un claro comportamiento fascista del actual gobierno federal, de represión a compañeros mineros trabajadores y de violación total a las garantías constitucionales de libre tránsito y de libre manifestación.

No contentas con eso, las fuerzas armadas desplegadas mantienen secuestrados en los autobuses a los mineros, sin alimentos, sin agua, y los tienen impedidos por las tropas para realizar sus elementales necesidades fisiológicas.

El Sindicato Nacional de Mineros exige vigorosamente a las autoridades federales, estatales y locales, en especial a la gobernadora Amalia García, que no impidan la libre manifestación, pacífica además, de los compañeros mineros que acuden a Zacatecas para exigir justicia. Todo este hecho es un acto vandálico de carácter fascista de fuerzas policiacas y militares, absolutamente violatorio de la Constitución General de la República y de las garantías fundamentales de todos los ciudadanos mexicanos.

Las autoridades locales, encabezadas por la gobernadora Amalia García, deben tomar cartas en este asunto, que les atañe de manera directa por el hecho de que se está impidiendo a un grupo de ciudadanos manifestarse en la ciudad de Zacatecas, el cual constituye un acto de intromisión en asuntos de jurisdicción estatal, lo cual viola flagrantemente el Pacto Federal.

Por vía de mientras, ya otros 8 autobuses con mineros se dirigen desde otras partes del país a sumarse a los que están interceptados, y de hecho secuestrados, en los límites del Estado de Zacatecas.

Ante estos hechos, el Sindicato Nacional de Mineros manifiesta su más enérgica protesta por este atentado a las libertades de tránsito, manifestación y expresión, y por la detención absolutamente ilegal de los compañeros mineros que viajaron a Zacatecas.

Responsabilizamos formalmente al gobierno de Felipe Calderón, a las autoridades policiacas y militares federales y de Zacatecas y, sobre todo, a Grupo Peñoles, de cualquier violencia o hecho de sangre que ocurra en este atentado a las libertades.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Jorge Campos Miranda. / Web