Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM)

Siete trabajadores muertos en los últimos tres meses

Una vez más, se demuestra que la negligencia de las empresas provoca la muerte de obreros. Urge que se promulgue una ley que penalice la negligencia y la irresponsabilidad social de empresas que no protejan la vida y la salud de sus trabajadores.

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, Distrito Federal, 17/03/09.- Está totalmente demostrado que la inseguridad en centros de trabajo mineros, metalúrgicos y siderúrgicos de todo el país, es la constante en el trabajo diario para los trabajadores del sector, y no la excepción. Las pésimas instalaciones de seguridad industrial, de higiene del trabajo y de prevención y cuidado del medio ambiente, han sido y siguen siendo un azote para la vida y la actividad productiva de los trabajadores. En lo que va de los últimos 3 meses, ha habido 7 muertes de trabajadores de distintas empresas, sumando a la más reciente, ocurrida ayer lunes 16 en la mina de roca fosfórica de San Juan de la Costa, municipio de La Paz, Baja California Sur.

Esta última de la serie, según la información proporcionada por el compañero Salomé Herber Aguilar, Secretario de Conflictos y de Vivienda del CEN del Sindicato, fue la lamentable muerte del compañero Ladislao Espinosa y Silva, de 23 años de edad, de la Sección 295 del Sindicato Nacional de Mineros, quien cubría el turno nocturno, y que después de comer a eso de las 2:00 horas de la madrugada de ese día, cuando estaba reposando en el socavón de la mina, sin aviso la máquina de acarreo del material comenzó a moverse para retirar materiales sobrantes de las perforaciones, pasándole encima del cuerpo y provocándole inmediata muerte. Esto es resultado de lo muy mal organizados que están los servicios y métodos de prevención de desastres por parte de la empresa Rofomex (Roca Fosfórica Mexicana 25, SA de CV) en la mina El Fénix, Sistema Cinco, dedicada a la producción de fluorita. Una vez más se trata de un deceso que pudo evitarse de haber habido las adecuadas condiciones de seguridad en la mina.

La serie de desastres en que han perecido siete compañeros trabajadores mineros, vuelve a poner en evidencia la inexistencia de sistemas de seguridad industrial adecuados a la peligrosidad del trabajo, como resultado de que las empresas no asumen su responsabilidad social, y a la nula supervisión de las autoridades que en vez de mantenerse en atento análisis y corrección de tales condiciones de inseguridad industrial y falta de higiene en el trabajo, se han dedicado a perseguir políticamente al Sindicato Nacional de Mineros, a sus dirigentes y a los trabajadores agremiados, en una complicidad con el sector empresarial del ramo que rebasa ya los límites tolerables. También hace urgente la expedición de una Ley contra el Homicidio Industrial que penalice a las empresas que no cuiden la vida de sus trabajadores por no establecer adecuados sistemas de seguridad industrial y salud en el trabajo.

Los hechos trágicos de este año, que suman ya esas 7 muertes, se han dado en los siguientes centros de trabajo, siendo todas ellas tragedias que pudieron evitarse de cumplir las respectivas empresas con los requisitos de seguridad en el trabajo:

Charcas, San Luis Potosí, del Grupo México de Germán Larrea Mota Velasco, donde el 31 de diciembre de 2008 perdió la vida el compañero Rafael Reyna Aguilar, de 39 años de edad, por un derrumbe en la mina que produce oro plata y otros metales, imputable en todo a la negligencia de la empresa.

Mina de Sabinas, Zacatecas, del Grupo Peñoles. El compañero Rogelio Carrillo Acuña, de 21 años de edad, falleció el domingo 1 de marzo como consecuencia de un derrumbe al apuntalar paredes y techo de la mina, tras un barrenado supuestamente controlado. El occiso era hijo del estimado compañero Rogelio Carrillo, ex secretario general de la Sección 201 y quien ahora es el representante del Sindicato Minero ante el Seguro Social en Zacatecas.

Lázaro Cárdenas, Michoacán. Aquí perdieron la vida 3 compañeros de dos empresas ubicadas en esta ciudad industrial: Luis Alberto Santana García, el martes 10 de marzo, de la empresa Sadcon SA de CV, subcontratista del Grupo Fertinal, SA de CV; el compañero fallecido no tuvo supervisión adecuada de parte de los coordinadores de tarea de la empresa en una maniobra de prueba de un contenedor y pereció a resultas de una caída a varios metros de altura.

En la misma ciudad industrial, pero ahora en empresas subcontratadas por Mittal Steel SA de CV, la CCIndustrial y Mantenimiento y Refractarios Industrial, perecieron el 12 de marzo los compañeros Edson Enrique Martínez y Gustavo Navarro, de la Sección 274 del Sindicato, ambos trabajando como subcontratistas o terceristas para esas dos empresas contratadas por Mittal Steel, en percances que también se pudieron evitar de prevalecer adecuadas normas de seguridad, prevención y capacitación industrial. Ambos perdieron la vida al caer de una estructura de más de 20 metros de altura.

Otra vez en Sabinas, Zacatecas, en la Mina Sabinas, también del Grupo Peñoles, falleció el compañero Reynaldo Monreal Guerrero, de 28 años de edad, quien pertenecía a la Sección 166 del Sindicato, cuando operaba para el achique de las rocas con el fin de volverlas manejables, y una roca de gran tamaño le cayó en el pecho privándolo de la vida casi en el instante.

Finalmente, el caso ya informado del compañero Ladislao Espinosa y Silva, de la Sección 295, fallecido este lunes 16 de marzo, en Rofomex, del municipio de La Paz, Baja California Sur.

Las empresas tienen recursos de sobra para instalar sistemas de seguridad industrial y para capacitar e inducir a sus trabajadores en el adecuado manejo de sus materiales y equipos de trabajo, ya que salvo una temporal caída de precios de los metales, estos están al alza en todo el mundo y en México.

Para el Sindicato Nacional de Mineros, estamos viviendo un escandaloso caso de negligencias y encubrimientos en relación con las vidas de los trabajadores, solapado desde el gobierno y operado en las empresas del sector, que forzosamente debe cambiar.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Jorge Campos Miranda. / Web