Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM)

Muere un trabajador de la Sección 11 de Santa Bárbara, por las pésimas condiciones de seguridad industrial

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, Distrito Federal, 25/04/10.-

  • La empresa Mimenosa, S. A., pertenece a Grupo México de Germán Feliciano Larrea.
  • No hay quien proteja a trabajadores, cuya Sección está secuestrada por la empresa arrogante.

Debido a las inhumanas y pésimas condiciones de seguridad e higiene industrial en las minas concesionadas a Grupo México de Germán Feliciano Larrea Mota Velasco, en días pasados falleció el compañero trabajador Evaristo Hernández, de la Sección 11, de Santa Bárbara, Chihuahua, aplastado en el derrumbe de una roca en el momento en que se trataba de removerla para proseguir con trabajos de perforación.

El incidente se debió a la negligencia con que permanentemente actúa el Grupo México en esa y en las demás minas que tiene concesionadas en el país. La mina es Mimenosa, SA, antes de Asarco, y produce zinc, plata, plomo y algo de cobre. El compañero Evaristo Hernández tenía 30 años de antigüedad como trabajador en la mina.

La Sección 11 de Santa Bárbara, Chihuahua, es la que tiene secuestrada temporalmente el Grupo México y que con maniobras en complicidad con autoridades laborales y amenazas de despido y violencia física, incluso con la presencia de fuerzas armadas, contra los trabajadores por parte de la empresa, ha sido sustraída al Sindicato Nacional de Mineros. Desde 2006 Grupo México secuestró esta Sección Sindical y la usó para difundir los mensajes sucios por televisión con los que por casi un año calumnió al compañero Napoleón Gómez Urrutia, Secretario General del Sindicato, en lo cual gastó más de 600 millones de pesos, cantidades que ni por asomo pudo tener nunca en su patrimonio esta Sección Sindical.

Este secuestro de toda una Sección Sindical Minera explica por qué no se ha dado a conocer este percance a los medios de prensa locales ni a los federales. Y esto también indica cómo se las gasta el empresario Larrea Mota Velasco con aquellos trabajadores a los cuales, con amenazas y terror, ha logrado secuestrar temporalmente en perjuicio de los mineros y del Sindicato. No hay una voz como la de la Organización Sindical que denuncie estos verdaderos homicidios industriales y los proteja de las arbitrariedades de la parte patronal. Los trabajadores tienen miedo de hablar por temor a las represalias.

El derrumbe de la roca ocurrió porque previamente no estaba “amacizada” a la pared del túnel en que se trabajaba. Fue al momento de venirse abajo cuando el compañero Evaristo Hernández quedó aplastado muriendo de inmediato, y cuando el supervisor Ignacio Terrazas, perteneciente a la empresa, también contribuía en ese esfuerzo, quedó igualmente lesionado, aunque su estado es estable. Trataban de abrirse camino en una parte del cañón de la mina hacia el polvorín de la misma.

Una vez más, resalta la arrogancia e insensibilidad deshumanizadas con que Grupo México trata a sus trabajadores en todo lugar donde opera, y eso es un anuncio terrorífico de lo que están viviendo aquellos trabajadores a los que esta empresa secuestró en su beneficio, y de lo que podrían vivir otros núcleos de obreros que llegaran a estar en las mismas condiciones de sometimiento laboral, o sea, en la explotación más despiadada.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Jorge Campos Miranda. / Web