Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM)

La toma de Cananea y Pasta de Conchos, intolerables represiones de parte de los gobiernos federal y de Coahuila, sometidos a Germán Feliciano Larrea

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, Distrito Federal, 07/06/10.-

  • Son hechos ilegales e inconstitucionales que se pretenden justificar sin otros “argumentos” que los de la fuerza bruta contra trabajadores mineros.
  • Trabajadores y familias de Cananea y Pasta de Conchos no cejarán en su lucha por alcanzar justicia, ya que estas acciones son unos actos más de la quiebra del orden legal por el gobierno.

Como ya es conocido, fuerzas armadas federales penetraron este domingo 6 de junio en los espacios e instalaciones de la mina de Cananea, Sonora, desalojaron a los trabajadores que hacían guardia en el lugar y, después de herir con armas de fuego a tres personas (dos trabajadores y un joven), bañaron con gas lacrimógeno ese espacio y procedieron a instalar un régimen de terror contra los compañeros que sostenían la huelga heroica de casi tres años de duración en demanda de justicia hacia su movimiento.

Unas horas después, este mismo domingo 6, otras fuerzas armadas, en el caso locales de Coahuila, aislaron y se apoderaron de la mina de Pasta de Conchos, que el 19 de febrero de 2006 explotó matando a 65 trabajadores, y que el líder nacional del Sindicato Nacional de Mineros, Napoleón Gómez Urrutia, calificó justa y objetivamente entonces como “homicidio industrial” ya que fue resultado de la negligencia criminal de la empresa Grupo México, de Germán Feliciano Larrea Mota Velasco, lo cual inició la perversa y larga persecución que el gobierno federal ha mantenido contra el gremio minero trabajador y sus dirigentes.

Una vez más, se revela en toda su descarnada suciedad la indignante complicidad con que han actuado en estos acontecimientos, tanto el gobierno federal como el psicópata empresario Germán Feliciano Larrea Mota Velasco, dueño de Grupo México, con la participación activa de los secretarios del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, y de Gobernación, Fernando Gómez Mont, sus serviles empleados.

Con todo esto, el gobierno ha roto las vías de diálogo y conciliación pacífica que en el Poder Legislativo se habían abierto en los últimos meses para resolver por la vía de la negociación las huelgas y la reparación a las viudas y deudos de Pasta de Conchos, que incluía en este último caso el rescate de los cuerpos de los mineros muertos. Estas son evidencias reales que implican la prosternación cómplice del actual gobierno hacia los dueños del dinero. Todos los hechos confirman que este gobierno no desea el diálogo ni la negociación, sino las vías de la violencia, hipócritamente camuflados en falsos argumentos legales.

El Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos, Siderúrgicos y Similares de la República Mexicana responsabiliza al gobierno de Felipe Calderón de los resultados de violencia y sangre que se puedan presentar en adelante, y exige de manera terminante que este gobierno dé marcha atrás en esta invasión militar e ilegal de la mina de Cananea, meta al orden a Grupo México y lo obligue a negociar una solución pacífica del conflicto minero con justicia para los trabajadores y con respeto al Sindicato Nacional de Mineros y a sus agremiados, así como que otorgue a las viudas y familiares de los mineros de Pasta de Conchos la justa compensación que su negligencia criminal ha provocado en ese lugar.

Estos atropellos quedan por lo pronto inscritos entre las páginas más negras de la política anti obrera y anti sindical de México. El gobierno y Grupo México de Larrea están haciendo historia pero al revés, pretendiendo echar hacia el pasado los avances que, como el derecho a la huelga, o el derecho a la seguridad industrial, se mantenían al menos en la formalidad legal. Los NEOPORFIRISTAS del gobierno y de Grupo México quieren llevar a los trabajadores y a los sindicatos democráticos e independientes a situaciones de exasperación y tensión, que contradicen su discurso hipócrita de legalidad y estado de derecho.

Los trabajadores en huelga de Cananea y el Sindicato Nacional de Mineros jamás aceptaron ni aceptarán el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que en clara y vergonzosa simulación se apoyó en la versión unilateralmente ilegal de la empresa Grupo México de Feliciano Larrea expuesta a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje en abril de 2009, la cual por su parte impidió por completo que el Sindicato expusiera sus razones y argumentos en ese juicio sumario de sólo horas de duración, que más pareció un ilegal “mátalos en caliente” del supuesto y arbitrario juzgador, la JFCA, en remembranza de la orden represiva del dictador Porfirio Díaz.

El Sindicato Nacional de Mineros declara que mantendrá su oposición a que la fuerza sea la vía de solución del conflicto minero, reitera su repudio total a las agresiones ilegales que los gobiernos federal y coahuilense perpetraron el día de ayer, y se manifiesta contra cualquier otro intento de criminalizar el movimiento de los trabajadores mineros, metalúrgicos y siderúrgicos de México, agrupados en el Histórico y Gran Sindicato Nacional de Mineros que encabeza el compañero Napoleón Gómez Urrutia, líder del gremio minero por decisión libre, democrática, unánime y reiterada de los trabajadores afiliados.

Haremos valer todas las acciones que sean necesarias, tanto de orden legal como político, para repudiar y echar atrás esta inconstitucional agresión contra el Sindicato Nacional de Mineros, los compañeros en huelga de la Sección 65, las viudas y familiares de Pasta de Conchos y contra toda la base trabajadora del país.

Es un sarcasmo sangriento que el mismo día en que con bombo y platillos se exalta demagógicamente la unidad de los mexicanos, a convocatoria de los poderosos y los ricos, con el motivo insustancial del Campeonato Mundial de Futbol, se ataque a los mineros y a sus familias que exigen justicia en Cananea, Sonora. O que este gobierno haya realizado estas agresiones en la víspera del montaje de la presentación mediática de la llamada Iniciativa México, que por desgracia han acudido a apoyar sectores académicos y sociales que sin duda no convalidan estos atentado contra el derecho a la huelga y contra los trabajadores mineros, así como contra la demanda de justa reparación en Pasta de Conchos.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Jorge Campos Miranda. / Web