Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM) / Web

Imponente expresión del duelo minero en el 7º aniversario de la represión en Lázaro Cárdenas, Michoacán

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, Distrito Federal, 22/04/13.-

  • Se reafirmó el liderazgo de Napoleón Gómez Urrutia al frente del Sindicato, así como la autonomía sindical.
  • Acudieron representantes de las organizaciones mundiales y de las propias Secciones Mineras.

Miles de trabajadores mineros, metalúrgicos y siderúrgicos del puerto industrial Lázaro Cárdenas, Michoacán, recordaron el sábado 20 de abril el séptimo aniversario de la resistencia heroica en esa localidad contra la represión desatada por el gobierno de Vicente Fox, y honraron la memoria de sus dos compañeros asesinados por tropas federales y estatales, Mario Alberto Carrillo y Héctor Gómez Álvarez, cuya muerte, dijeron oradores en los actos conmemorativos de la gesta obrera, no fueron en vano ya que fortalecieron la conciencia de clase de los trabajadores.

A los diversos actos acudieron miles de trabajadores de las Secciones 271, 274 y Fracción 1 de la Sección 271, del Sindicato Nacional de Mineros que dirige el compañero Napoleón Gómez Urrutia, y pobladores de ciudad Lázaro Cárdenas, así como una nutrida representación de varios cientos de miembros del Sindicato Unido de los Trabajadores del Acero de Estados Unidos y Canadá, United Steelworkers, encabezados por el compañero Jim Robinson, así como de la organización Unite de Inglaterra y de la Federación de Trabajadores Mineros del Perú y los petroleros de este mismo país. Acudieron también representaciones de la mayoría de las Secciones del Sindicato Minero. Los actos culminaron en una larga marcha por las calles del puerto hasta los monumentos Al Minero y a los dos compañeros caídos.

La imponente manifestación de duelo se inició a las 9 horas en el auditorio de la Sección 271, con una asamblea general en la que los asistentes ratificaron la unánime condena a la represión del gobierno de Fox y defendieron la autonomía sindical y los derechos de los trabajadores, los cuales fueron el motivo central de la huelga que habían estallado el 2 de abril de ese año y que fuerzas armadas federales y estatales intentaron desalojar sin éxito. Esa huelga fue, asimismo, en defensa del liderazgo del compañero Napoleón Gómez Urrutia, en acatamiento a la autonomía y la libertad sindicales.

Desde Canadá, en videoconferencia, Napoleón Gómez Urrutia recriminó al gobierno federal priísta seguirse conduciendo como las administraciones panistas, mientras la solidaridad nacional e internacional con Los Mineros continúa extendiéndose. Gómez Urrutia se refirió el pronunciamiento en Coahuila del secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete Prida, que fue muy desafortunado e irresponsable porque desconoce la autonomía y la libertad sindical, así como el derecho a la libre asociación de los trabajadores, que son derechos garantizados por el Convenio Internacional 87 que el gobierno de México tiene firmado desde hace más de 70 años con la Organización Internacional del Trabajo, OIT, y por la propia Ley Federal del Trabajo.

“Los sindicatos, agregó NGU, son de los trabajadores y son para defender los derechos laborales, y sus decisiones son de quienes los integran, no de las empresas ni de los gobiernos”. Añadió que “no deja de ser irónico que mientras los mineros mexicanos tienen un enorme reconocimiento mundial, no pueden tener cordialidad con el gobierno del país, y cuyo secretario del Trabajo siga avalando la conducta reprochable y caprichosa de unos cuantos empresarios miserables que se han dedicado a explotar la mano de obra y los recursos naturales del país”.

La unidad, dijo también Gómez Urrutia, debe imperar en el sindicato minero, ya que existen fuerzas empresariales e intereses oscuros que buscan agredir y dividir a nuestra organización, sin distingos de colores políticos. “Los enemigos se encuentran en cualquier sitio, amenazando la dignidad sindical. La fortaleza de los mineros será un escudo para reprimir los abusos en su contra”.

“Es momento, continuó Gómez Urrutia, de analizar con objetividad esos intereses ocultos. Debemos avanzar a una mejor etapa pero con madurez y unidad, ya que de esta forma seguiremos defendiendo los derechos de los trabajadores y al Sindicato Minero. El poder empresarial, en esas condiciones, no es un obstáculo para el Sindicato Minero, y nunca logrará sus objetivos”.

La huelga iniciada el 2 de abril de 2006 tuvo el episodio de esa represión de las fuerzas armadas federales y estatales, pero no culminó en ese momento, sino varios meses después, habiendo obtenido, primero, el respeto a los trabajadores y su sindicato, y después un extraordinario aumento de salarios del 42%, el pago del 100% de salarios caídos durante esos 5 meses que duró la huelga, así como importantes prestaciones sociales. Fue un triunfo de la dignidad del Sindicato Nacional de Mineros, su máximo dirigente y sus afiliados.

En la marcha posterior a esa asamblea, encabezada por los Secretarios Generales de las Secciones 271, 274 y Fracción 1 de la Sección 271, y por miembros del Comité Ejecutivo Nacional de la Organización, fueron recordadas las agresiones sufridas aquel 20 de abril de 2006 de parte de los gobiernos federal y estatal, y agradecieron a la sociedad cardenense al apoyo que les brindó en aquellos difíciles momentos. Previamente a la colocación de una ofrenda floral en el Monumento a los Mártires, el padre Serafín Elizarrarás Almanza ofreció una misa a la memoria de los mineros caídos.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Jorge Campos Miranda. / Web