Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM) / Web

Obama y la Reforma Laboral de México

Por Richard Trumka, Bob King, Leo Gerard y Larry Cohen (*)

Información relacionada:

El Sindicato Minero refrenda su rechazo a la reforma laboral de Felipe Calderón y del PAN

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, Distrito Federal, 03/05/13.- Mientras el Presidente Obama se prepara para viajar a México el jueves para una reunión con el Presidente Enrique Peña Nieto, el crecimiento económico, la inmigración y las políticas de seguridad encabezan la agenda. Sin embargo, un tema no mencionado – el deplorable record de derechos laborales en México – tiene importantes consecuencias para estos tres ámbitos de política pública.

De 2006 a 2012, el gobierno de Felipe Calderón montó un asalto a gran escala contra los sindicatos democráticos en México, combinando todos los mecanismos de control laboral construidos durante los 70 años de gobierno del partido único con los ataques militares a gran escala contra los trabajadores en huelga. A pesar de que la remuneración de los trabajadores mexicanos en relación a los trabajadores norteamericanos en la manufactura fue más baja en 2010 que en 1975, Calderón estaba decidido a reducir los salarios todavía más para atraer la inversión extranjera.

Todavía no está claro si Peña Nieto intenta continuar las políticas represivas de Calderón, o si finalmente respetará los derechos de los trabajadores mexicanos. El mensaje que Obama envíe podría hacer una diferencia crucial.

Reconocimiento de los Sindicatos Independientes en México

El gobierno de Calderón desplegó miles de tropas a romper huelgas del Sindicato Nacional de Mineros (“Los Mineros”), y cuatro miembros sindicales fueron asesinados en estas disputas entre 2006 y 2011. El gobierno continua persiguiendo con cargos criminales infundados al líder del sindicato, Napoleón Gómez, incluso después de que estos cargos fueron desechados por cinco tribunales de apelación federales.

En febrero otro tribunal ordenó al Procurador General de Peña Nieto que notifique a la INTERPOL que los cargos han sido desechados; y en marzo la INTERPOL informó a Gómez que su ficha roja había sido eliminada debido a que “la información registrada relativa a él levantó serias dudas sobre el cumplimiento de las normas de INTERPOL” mismas que prohíben a los gobiernos usar a la INTERPOL para perseguir a sus oponentes políticos.

Gómez recibió el prestigioso premio de derechos humanos Meany-Kirkland de la AFL-CIO en 2011—pero le fue negada la visa para viajar a Washington desde su exilio en Canadá sobre la base de que su visita tendría “consecuencias potencialmente serias en la política exterior para los Estados Unidos de Norteamérica.”

El gobierno mexicano despidió sumariamente a 44,000 miembros del Sindicato Mexicano de Electricistas en octubre de 2009, sin el debido proceso o negociaciones con el sindicato. Más de 16,000 trabajadores han presentado demandas de reinstalación, pero el gobierno ha bloqueado todos los intentos por llegar a una solución. En respuesta a una queja bajo el acuerdo paralelo del TLCAN, tanto los Departamentos de Trabajo de EEUU y Canadá están investigando este caso.

Deben de Poner Fin a Los Contratos de Protección

El gobierno mexicano está promoviendo y facilitando cada vez más los “contratos de protección” dominados por el patrón, que niegan a los trabajadores el derecho a elegir democráticamente a sus representantes sindicales. Bajo este sistema, los trabajadores no pueden ver su contrato sindical y a menudo ni siquiera saben que tienen un sindicato.

En PKC, una compañía finlandesa en la frontera EEUU-México que produce partes para la industria automotriz de EEUU, un funcionario de la compañía recientemente fue grabado in flagranti diciendo a los trabajadores que un sindicato de la empresa había sido instalado “para su propia protección.” PKC ahora ha despedido a 11 líderes del sindicato de los trabajadores mineros que estaban buscando desplazar al sindicato dominado por la empresa.

Los esfuerzos de 10,000 trabajadores de call centers en Atento para que elegiesen libremente a sus representantes sindicales fueron violentamente reprimidos por la empresa y por el sindicato dominado por la empresa, que han trabajado juntos para constreñir los salarios a través de un contrato de protección. En tres distintas ocasiones, la Junta Laboral en el Distrito Federal se ha coludido con el sindicato de la empresa para bloquear elecciones libres.

Prácticas similares de otros patrones se han documentado en México, incluyendo en la empresa automotriz japonesa Honda y en Excellon, una compañía minera canadiense.

Prácticas de Derechos Laborales en México violan el Derecho Internacional

En marzo de 2011, el Comité de Libertad Sindical de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) hizo un llamado al gobierno de México para que se reuniera con sindicatos independientes para discutir las prácticas de los contratos de protección, pero el gobierno se ha negado. En su lugar, se aprobaron reformas a la ley laboral en noviembre de 2012 que han debilitado las protecciones a los trabajadores mientras que no hacen nada por garantizar el derecho de los trabajadores a elegir democráticamente a sus representantes.

Estas acciones violan los Convenios de la OIT y el acuerdo laboral paralelo del TLCAN, lo que demuestra un claro desprecio por el debido proceso y por el cumplimiento de la ley, lo que socava los esfuerzos por promover reformas legales en México. Más aún, la destrucción de sindicatos democráticos amenaza la seguridad económica de los trabajadores mexicanos y sus familias, alimenta el ciclo de la pobreza y la violencia, y obliga a los trabajadores a buscar oportunidades económicas y seguridad a través de la migración a los EEUU.

Mientras México entra a negociaciones para la Asociación Trans-Pacifico e intenta unirse a la propuesta Asociación para el Comercio e Inversión Trans-Atlántica con la Unión Europea, el rápido deterioro de los derechos laborales plantea serias preocupaciones relativas a la competencia desleal. Nosotros esperamos que la discusión entre Obama y Peña Nieto resulte en una salida de este destructivo camino.

(*) Richard Trumka, Presidente, AFL-CIO; Bob King, Presidente, United Auto Workers (UAW); Leo W. Gerard, Presidente, United Steelworkers(USW); Larry Cohen, Presidente, Communications Workers of America (CWA). La AFL-CIO representa más de 12 millones de trabajadores de sindicatos afiliados en los EEUU, el número total de miembros representados por USW, UAW y CWA es de dos millones aproximadamente.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Jorge Campos Miranda. / Web