Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Tweet SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES MINEROS, METALÚRGICOS Y SIMILARES DE LA REPÚBLICA MEXICANA (SNTMMSRM) / Web

Otorga Canadá la ciudadanía al licenciado Napoleón Gómez Urrutia

Comunicado de los abogados David Martin, de Canadá, y Marco A. Del Toro, de México.
Información relacionada:
Estados Unidos, Canadá: Declaration of Leo Gerard, International President, United Steelworkers

Rebanadas de Realidad - SNTMMSRM, Distrito Federal, 13/08/14.- Los abogados David Martin, de Canadá, y Marco Antonio del Toro, de México informaron lo siguiente:

OTORGA CANADÁ LA CIUDADANÍA AL LICENCIADO NAPOLEÓN GÓMEZ URRUTIA

Mientras en México corren versiones que muestran que hay quiénes todavía pretenden continuar con un asunto moribundo -en tanto se ha demostrado de manera reiterada la inexistencia de delito-, en Canadá se le otorgó al Licenciado Napoleón Gómez Urrutia, Secretario General del Sindicato Minero, su ciudadanía. Así, Canadá es su segundo hogar, un país que le abrió sus puertas en medio de una persecución política que puso de manifiesto la calidez, madurez y solidaridad de su gente, compañeros sindicales e instituciones.

El 30 de junio se concluyó el complejo proceso de otorgamiento de la ciudadanía canadiense, mismo que no fue ni remotamente afectado por imputaciones falsas, las que en México fueron cayendo una a una, precisamente por la fragilidad inherente a toda acusación sin fundamento.

El estatus jurídico del Licenciado Napoleón Gómez Urrutia en Canadá es ahora el de ciudadano. Naturalmente conserva la nacionalidad mexicana de conformidad con el artículo 37 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que sobre el particular señala que ningún mexicano por nacimiento -que es su caso-, pueda ser privado de su nacionalidad ni de sus derechos, incluso cuando se adopta una segunda.

Antes de ello tenía la situación migratoria de residente permanente, la que le fue conferida por escrito en el que la autoridad canadiense expresamente afirmó considerar como no fundadas las acusaciones formuladas en México. Nunca fue asilado político ni jamás ha sido prófugo de nada ni de nadie como erróneamente se ha mencionado malintencionadamente.

Canadá, como país desarrollado que es -destacando su sistema de justicia de enorme solidez técnica y ética-, no ha dado entrada a acusaciones evidentemente falsas e idénticas a otras que ya dieron lugar a declaratorias de inocencia firmes.

En sintonía con la posición internacional, los Gobiernos de Suiza y Noruega también extendieron en su momento salvoconductos al Licenciado Napoleón Gómez Urrutia para entrar a sus países, con la garantía de no ser detenido aún en el supuesto de que el Gobierno mexicano solicitara su extradición, lo que habla por sí mismo.

El Licenciado Napoleón Gómez Urrutia goza de todos los derechos de un nacional canadiense. De hecho recibió la carta de bienvenida como ciudadano signada por el Primer Ministro Stephen Harper, después un emotivo acto y la entrega de su certificado.

Resulta inexplicable insistir en difundir una acusación propia de una evidente persecución política, en la que once veces se intentó acusar por los mismos hechos y en diez de éstas ya se obtuvo sentencia firme y absolutoria. La última de ellas está por resolverse y lo razonable es que de igual modo deje en claro su plena inocencia.

En México, Napoleón Gómez Urrutia conserva todos sus derechos como mexicano. Continuará ejerciendo el liderazgo sindical íntegro y vertical, protector de los derechos de los trabajadores que lo ha caracterizado, pero que irónicamente motivó que se le iniciara la persecución política que ha enfrentado. Claro está, sabedor de la necesidad de afianzar las tareas que emprendió para mejorar la situación de los trabajadores del Sindicato Minero, prepara su regreso a fin de que como mexicano que orgullosamente también es, se consoliden todos los proyectos que exitosamente ha venido desarrollando, muy a pesar de quiénes creyeron que claudicaría ante las embestidas que lanzaron en su contra y que han fracasado en los tribunales.

La comunidad internacional ha rechazado, con hechos, esta persecución política y de intereses económicos. Mientras tanto en México todavía se sigue difundiendo información sin fundamento que puede generar responsabilidades legales para quiénes falazmente, por intereses personales o políticos, las emiten.

La ciudadanía canadiense recién otorgada estrecha los lazos de los mineros de ambas naciones y pone en claro que siempre debe prevalecer la verdad por encima de intereses obscuros y la solidaridad por encima de la irracional persecución.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Jorge Campos Miranda. / Web