Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
Rel-UITA - REGIONAL LATINOAMERICANA DE LA UNIÓN INTERNACIONAL DE TRABAJADORES DE LA ALIMENTACIÓN, AGRÍCOLAS, HOTELES, RESTAURANTES, TABACO Y AFINES (UITA) / Web

Nestlé Chile: Producir más a cualquier costo

Por Enildo Iglesias

Rebanadas de Realidad - Rel-UITA, Montevideo, 03/06/09.- El pasado diciembre Consumer Internacional denunciaba que los cereales “para niños” de Nestlé y de Kellog’s contenían sobredosis de azúcar, sal y publicidad. Cinco meses más tarde Nestlé acaba de anunciar que se propone reducir 25 por ciento de sal y 5 por ciento de azúcar en sus productos durante los próximos cinco años. Simultáneamente, publicita el inicio en más de 100 países del proyecto Nestlé Healthy Kids (Chicos Saludables) conteniendo programas educativos sobre nutrición y actividad física destinado a los escolares. Está bien que Nestlé se preocupe -aunque sea por la presión de las denuncias- por la salud de los consumidores. Lo que no está bien es que no le interese la salud de sus trabajadores. Como ejemplo, veamos lo que ocurre en Nestlé Chile.

Horas extraordinarias y sin feriados como sistema

La consigna de Nestlé Chile -empresa que ronda los 950 millones de dólares en ventas anuales- es producir más a cualquier costo y cuando los costos pasan factura, siempre son los trabajadores quienes deben pagarla. La empresa ha convertido las horas extraordinarias -que como la norma indica son aquellas que superan la jornada ordinaria de trabajo- en permanentes, provocando una serie de distorsiones en las condiciones de trabajo y en el clima laboral que afectan seriamente a los trabajadores. Esta situación, que ha sido denunciada reiteradamente por los sindicatos, no tiene solución de continuidad pese a las víctimas que está provocando.

La última fue Aldo Saavedra, quien el pasado domingo 3 de mayo perdió una falange de un dedo de su mano, en un accidente de trabajo ocurrido la fábrica de refrigerados del Complejo Macul. Si bien Aldo quitó una protección de la máquina que estaba operando, la causa del accidente va más allá de un error del operario. Aldo, hacía tres semanas que venía trabajando sin descanso semanal, el sábado 2 trabajó de 7 a 14 horas volviendo a ingresar al trabajo a las 23 horas del mismo día y a la hora 3 del domingo ocurrió el accidente.

Además de las violaciones a la legislación vigente, ¿hasta que punto la sucesión de jornadas de trabajo sin el descanso semanal correspondiente influyó en el accidente? Abundan los estudios mostrando que esta forma de intensificación del trabajo se traduce en más accidentes de trabajo, patologías cardiovasculares, estrés, perturbaciones del sueño y depresión, todo lo cual Nestlé sabe o debería saberlo.

Las horas extras como arma antisindical

Es tanta la urgencia de producir a como de lugar, que incluso en la fábrica de refrigerados se trabajó el pasado 1º de Mayo. Si bien los trabajadores pueden optar por trabajar o no en día feriado, en los hechos se ven ante la alternativa de acudir a trabajar o ser despedidos. En la Dirección del Trabajo se encuentra radicada una denuncia del Sindicato de Trabajadores Nº 1 de Nestlé Chile División H.R. donde se acusa a la empresa de haber despedido a 20 trabajadores sindicalizados durante 2008 y 16 trabajadores sindicalizados hasta marzo de 2009. Todos ellos -con contrato de trabajo indefinido y algunos con 15 y 20 años en la compañía- fueron despedidos invocando el nefasto artículo 161 del Código de Trabajo: “necesidades de la empresa”. Desde el momento en que los despedidos fueron inmediatamente reemplazados por trabajadores nuevos, la supuesta necesidad se convierte en un argumento burdo y falaz.

Por si lo anterior fuera poco, el Sindicato también denunció un comunicado al personal luciendo la foto de la Sra. Ivonne Avilés, Jefe (sic) de Recursos Humanos de Nestlé Macul, donde configurando una clara medida antisindical, responsabiliza al Sindicato por la suspensión de las horas extraordinarias*. Lo que la Sra. Avilés no dice, es que la fiscalización a la que hace referencia en el numeral 1 fue solicitada debido a su pretensión que los salarios generados el pasado domingo 7 de diciembre se pagaran sin recargo alguno.

Ahora, esta señora que prefiere ser “Jefe” y no “Jefa”, corre el riesgo de estar generando otra denuncia, ya que ordenó colocar cámaras de TV en los vestuarios de los trabajadores y ante la protesta de los dirigentes sindicales argumentó: “no se preocupen que no están conectadas”.

Inadecuadas condiciones de salud y seguridad

Éstas son las condiciones y clima laboral en las que se trabaja en la fábrica Macul de Nestlé Chile. Existen otras condiciones laborales inadecuadas de las que nos ocuparemos en una próxima entrega, entre otras:

  • 1) En las tareas de limpieza se usa peróxido de hidrógeno, compuesto químico que en baja concentración se conoce como “agua oxigenada”. Como los extractores de la fábrica no renuevan el aire lo suficientemente rápido, varios trabajadores notan que sus cabellos están tomando una coloración amarilla. Más allá de convertir a los trabajadores en rubios a la fuerza, sobre las consecuencias internas, especialmente en el aparato respiratorio, todavía nada se sabe.
  • 2) También en la limpieza se utiliza cloro, cuando éste se mezcla con los detergentes usados con el mismo fin, se produce una reacción a la cual los trabajadores denominan “bomba”. Si consideramos que el cloro fue utilizado como arma en la Primera Guerra Mundial y recientemente en la Guerra en Irak, el calificativo no es para nada exagerado.
  • 3) En algunas secciones, los trabajadores deben levantar pesos cercanos a los 80 kilos, en clara violación a la legislación vigente.

Se declaran responsables sin sonrojarse

Pese a las anormalidades señaladas, Nestlé Chile se esfuerza por mostrarse como una compañía respetuosa de los principios contenidos -y generalmente no cumplidos- en la llamada responsabilidad social empresarial. Fernando del Solar, Presidente Ejecutivo de Nestlé en Chile fue electo en 2007 director de Acción RSE, asociación que de acuerdo a su sitio Web pretende “sensibilizar, movilizar y apoyar a las empresas a gestionar sus negocios de forma socialmente responsable”. Para ello, una de las cinco áreas de acción que promueve, es la “Calidad de Vida Laboral” (sic). Suponemos que Don Fernando no ha asistido a ninguna de las reuniones convocadas bajo este rubro.

En otro orden y como una forma de mostrar por donde pasan las preocupaciones del gobierno, Marigen Hornkohl, ministra chilena de Agricultura, acaba de visitar Suiza, donde se entrevistó con Paul Bulcke, CEO de Nestlé, a quien propuso que la compañía se sume a la alianza efectuada con las autoridades holandesas (¿Unilever mediante?) para establecer un centro de excelencia en materia de innovación alimentaria.

Llegó Pappalardo y mandó a sudar

Carlos Pappalardo es un ingeniero argentino que en el año 2003 llegó a República Dominicana, más concretamente a la fábrica de Nestlé en San Francisco de Macorís. El gerente regional lo nombró gerente general de dicha fábrica contrariando la opinión de la dirección local, con el argumento de que debían instalarse nuevas máquinas y era necesario reducir las paradas de producción. Muy pronto Pappalardo comenzó a mostrar una personalidad autoritaria y prepotente, justificada por su particular forma de entender el mando: “si negocio pierdo autoridad”. Los trabajadores lo apodaron “el pequeño Hitler” y durante su gestión se sucedieron masivos despidos injustificados y el desconocimiento de los derechos laborales. Las condiciones de trabajo no era algo que le quitara el sueño, en 2003 un trabajador denunciaba: “trabajamos a 32, 33 grados de temperatura y a niveles de ruido de 85 decibeles… nos cambiamos cuatro o cinco veces de camisa por día, sudamos hasta cuando descansamos”.

A tal punto llegaron las cosas que Pappalardo dejó de ser un problema para el sindicato, para convertirse en un problema para las fuerzas vivas de la sociedad de San Francisco de Macorís. En 2005, 200 dirigentes de base del Foro Social Alternativo de la provincia de Duarte se reunieron frente a la fábrica de Nestlé -fuertemente custodiada por soldados del ejército- con la finalidad de entregar un documento manifestando su apoyo al sindicato y reclamando el reintegro de los trabajadores injustificadamente despedidos.

Pappalardo abandonó República Dominicana tan imprevistamente como llegó y por más de un año le perdimos la pista. Ahora sabemos que ese tiempo lo pasó en alguna oficina de Nestlé en Santiago, aparentemente con la intención de que nos olvidáramos de el. Ahora acaba de aparecer como gerente de la fábrica Graneros** y es bueno que sepa que lo tenemos muy presente. Es más, pensamos que muy pronto comenzará a dar que hablar.

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Patricia Iglesias, del Servicio de Información de la Regional Latinoamericana de la UITA (SIREL), Uruguay. / Web - Correo