Bufete de Informaciones Especiales y Noticias
UNIÓN DEL PERSONAL JERÁRQUICO (UPJ) DEL BANCO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Ley de la Caja

Por la Comisión Directiva de la UPJ

Informaciones de la UPJ editadas en Rebanadas:

Rebanadas de Realidad - UPJ, Buenos Aires, 03/10/08.- Con la Ley de la Caja promulgada, llegó el momento de sacar conclusiones, y éstas nos llevan a un lugar común. La gran mayoría de los compañeros, nucleados y representados por todas las Gremiales (salvo una fracción de la Seccional Buenos Aires) y todas las Agrupaciones de jubilados (salvo un pequeño sector, compuesto por quienes fueron jubilados mediante las listas sábanas, lo que justifica su postura radical y su enojo contra el Banco), más -por supuesto- UPJ, estuvimos de acuerdo en que la nueva norma, era la mejor ley que se podía conseguir, y por ello, la apoyamos férreamente.

De la mano de su promulgación, se destrabó el pago del incentivado, y el blanqueo de los $220.- que conlleva un aumento en los haberes previsionales, pero lo más importante es que alejó el "fantasma del reparto". No nos olvidemos que la nuestra es (era) una Caja de reparto, lo cual significa, lisa y llanamente, que en el caso que no alcanzara la plata recaudada proveniente de los aportes de los activos, más los propios de la patronal, se repartía (únicamente) lo que ingresaba. Esto por supuesto, con el perjuicio económico que representaba para el jubilado. Hoy, ese fantasma, merced el compromiso formal que le impone la Ley a la Provincia, fue aventado.

Tampoco vemos que nos esté por intervenir el ANSES, como los fatalistas consuetudinarios pronosticaban. Tampoco se está por vender a precio vil la participación en Provincia Seguros (sobre esta posibilidad la Ley nada impone). Nos cansamos de escuchar y ver en comunicados, que se denunciaba la omisión (adrede) de la palabra "móvil", y que por ello perdíamos la movilidad salarial. Esta posición, sustentada por un sector muy pequeño de jubilados, que hacen del rumor su razón de ser, no hizo otra cosa que demostrar la ignorancia lamentable que "alegremente" detentan, pues en su afán de atacar el contenido de la Ley, no la supieron leer, y por ello no llegaron a comprender que la movilidad del haber jubilatorio se encuentra en el espíritu de la normativa. Basta analizar el contenido de los distintos artículos afines para darse cuenta, o sea, que la cuestión no se reduce al pensamiento simplista, de si se insertó o no la famosa palabra. En conclusión, sabemos que no logramos la mejor Ley, sabemos que hay mucho para mejorar, pero también sabemos que es lo mejor que -dadas las circunstancias- estábamos en condiciones de conseguir.

Para nosotros, siempre fue prioritario lograr salvar el déficit de la Caja de una vez y para siempre. Nunca perdimos de vista lo creciente del déficit, que este año rondará los $160.000.000,- y que el año que viene será mayor. Esto nos llevaba a preguntarnos: ¿Si no sale la Ley?, ¿de dónde sale la plata?. ¿Quién estaba en condiciones de ponerla?, ¿qué marco legal obligaba a "alguien" a ponerla?. Semejante cantidad no sale graciosamente de "cualquier lado" ni se encuentra en "cualquier bolsillo", baste comparar que el aumento que hoy reclaman los maestros, y que tiene a los chicos hace un mes sin clases, representa la mitad de esa suma.

En este sentido, UPJ que representa a muchos jubilados (y activos) vela por el bien común, tratando de obtener siempre, aquello que colectivamente favorezca a la mayor cantidad de compañeros posible, y se planta lejos de apetencias personales, o de frases grandilocuentes, vacías de contenido pero cargadas de intencionalidad y fines inconfesables. En consecuencia, puede gustar o no nuestra posición, pero es sincera y transparente, no engañamos a nadie, todos saben perfectamente qué pensamos de cada tema.

Por ello, con nuestro proceder, estamos demostrando que un sindicalismo diferente es posible.

Bs. As., 30-09-08

El presente material se edita en Rebanadas por gentileza de Myrian Domine.